Enlaces accesibilidad
Coronavirus

España realizará una prueba piloto del pasaporte COVID que prepara la UE

Por
Imagen de archivo que muestra un certificado de vacunación en formato digital, con código QR.
Imagen de archivo que muestra un certificado de vacunación en formato digital, con código QR. Getty

España realizará una prueba piloto del pasaporte COVID, que está preparando y coordinando la Unión Europea. El proyecto, pionero en Europa, tiene como objetivo "probar la idoneidad" de estos certificados digitales de vacunación contra la COVID-19, así como "estar preparados para su uso en el momento en el que los datos de la pandemia lo permitan", según ha anunciado la ministra de Industria, Comercio y Turismo, Reyes Maroto.

En la clausura de una jornada sobre turismo de sol y playa organizado por la alianza para la excelencia turística Exceltur, la ministra no ha descartado que las pruebas se desarrollen tanto en la península como en alguna de las islas, si bien no ha concretado el calendario ni cuáles serán las localizaciones. 

Para "agilizar su desarrollo", Maroto ha recordado que el Gobierno ha creado una Comisión Interministerial, presidida por el presidente Pedro Sánchez. "Para el Gobierno es clave tener disponibles todo tipo de herramientas tecnológicas para iniciar la movilidad y volver hacer que España y que Europa sean destinos de viaje seguros", ha afirmado ante representantes del sector turístico.

"Todas estas iniciativas cuya implementación está alineada con la contención del virus y con la aceleración del proceso de vacunación, sin duda, nos permiten tener un horizonte, tener esperanza y ser más optimistas sobre la reanudación de los viajes", ha manifestado Maroto en la misma línea que, este miércoles, el Gobierno defendía los certificados COVID como una herramienta para "facilitar la movilidad".

El Gobierno asegura que no serán discriminatorios

Maroto ha reivindicado que España es uno de los países "más activos" en la defensa del certificado entre los Veintisiete, para utilidades "más allá de las puramente sanitarias". Precisamente, esos usos son el principal escollo para quienes consideran que supone discriminar a quienes no están vacunados contra la COVID-19 cuando las dosis son todavía escasas y no han llegado a todos los países del mundo. La misma Organización Mundial de la Salud ha advertido de ello.

No obstante, la ministra de Sanidad, Carolina Darias, aseguró este miércoles que el documento "en ningún caso va a ser discriminatorio" y subrayó los usos sanitarios, más allá de "incentivar una movilidad segura". De este modo, un certificado de vacunación serviría, por ejemplo, también para que una persona pueda recibir la segunda dosis de la vacuna en un país distinto a donde se le aplicó la primera. En torno a este uso, la ministra aseguró que existe consenso en el seno de la UE. 

"Nunca van a ser discriminatorios para las personas no vacunadas, que podrán seguir viajando de acuerdo con las indicaciones sanitarias", afirmó también Moncloa en un comunicado remitido a los medios de comunicación, tras una reunión en torno a esta cuestión con todos los miembros del Gabinete concernidos y el presidente Pedro Sánchez. 

El Ejecutivo ha justificado que "no incluirá solo datos de vacunación, sino también otros elementos sanitarios como las pruebas PCR o si la persona ha superado la COVID-19 y posee anticuerpos". 

Preguntado por su opinión, el director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, Fernando Simón, se ha mostrado proclive. "No es algo descabellado, ni nuevo, ya lo conocemos para la fiebre amarilla", afirmó en una rueda de prensa, como en otras comparecencias ha reconocido que pueden ser "útiles". No obstante, el epidemiólogo siempre ha destacado que puede comportar algunos "problemas" para su gestión y dudas en tanto que no todo el mundo tiene acceso a la vacuna todavía.

¿Qué se incluirá en el pasaporte COVID que prepara la Unión Europea?

Será físico y digital, pero ¿qué incluirá el certificado?

La Comisión Europea no presentará su "pasaporte verde digital" hasta el 17 de marzo, pero existe ya una base, acordada por la red comunitaria que agrupa a las autoridades sanitarias de cada país, sobre la que se está trabajando. Dicha propuesta inicial estaba pensada para uso sanitario, aunque ahora se plantee para facilitar los viajes.

El esquema acordado incorpora tres apartados: datos personales, datos de la vacuna y datos del emisor, incluyendo como datos personales el nombre, DNI, fecha de nacimiento y sexo. Además, como no se puede discriminar entre vacunados y no vacunados, se incluirá otros datos sanitarios, como pruebas PCR negativas, o si ya se ha pasado la enfermedad y el portador tiene inmunidad.

Para poder garantizar el seguimiento, de las vacunas se registrará el nombre genérico del fármaco inoculado, el nombre comercial, el número de dosis administradas, cuándo se administró y cuándo tocaría la siguiente. Además, se trazaría el profesional sanitario, el país y el centro responsable de la vacunación.

Finalmente, el certificado recogería quién lo ha emitido, su validez y su versión digital, porque además de la copia física, en papel, se prevén versiones digitales y en formato QR. Así, se podrá emitir en cualquier momento, aunque su duración puede ser distinta a la inmunización de la vacuna.

Noticias

anterior siguiente