Enlaces accesibilidad

La Haya condena a cadena perpetua al único acusado por el asesinato del exprimer ministro libanés en 2005

  • Salim Jamil Ayyash, miembro de Hizbulá, participó en el ataque terrorista con una bomba que mató a Rafic Hariri
  • En el atentado, cometido en Beirut, murieron 22 personas y 226 resultaron heridas

Por
Salim Jamil Ayyash, único condenado por el magnicidio de Hariri
Salim Jamil Ayyash, único condenado por el magnicidio de Hariri. REUTERS/Tribunal Especial para el Líbano

El Tribunal Especial para el Líbano condenó este viernes a Salim Jamil Ayyash, miembro del grupo islamistas chií libanés Hizbulá, a "cadena perpetua" por el asesinato premeditado del exprimer ministro libanés Rafic Hariri en 2005 y otras 21 personas, confirmando así la primer sentencia internacional por un crimen terrorista.

Después de una década de un juicio en rebeldía, la Corte determinó que la pena máxima se justifica por la “gravedad de los crímenes” cometidos por Ayyash, quien “tuvo un rol de liderazgo” en la comisión del atentado terrorista que se cobró la vida de Hariri, con “el consecuente impacto” que tuvo esa tragedia en la sociedad libanesa.

“El Líbano tiene un sistema parlamentario. Los políticos deberían ser destituidos en las urnas, en lugar de hacerlo con una bala o una bomba en un ataque terrorista”, concluyó una de las juezas del tribunal, con sede en la ciudad neerlandesa de Leidschendam.

22 muertos y 226 heridos en el atentado

Rafic Hariri fue primer ministro del Líbano pero dimitió en octubre de 2004. Su asesinato se produjo en un atentado terrorista cometido el 14 de febrero de 2005 en Beirut. El político perdió la vida en un ataque que causó la muerte a 21 personas más y provocó 226 heridos. Un terrorista suicida hizo explotar una camioneta llena de explosivos al paso del convoy blindado del exmandatario.

Ayyash, prófugo de la justicia, ha sido sentenciado a cumplir cinco cadenas perpetuas "simultáneamente". Las penas fueron dictadas por separado por cada uno de los cinco delitos que se le imputaban, incluida la conspiración y preparación del atentado terrorista; homicidio intencionado de Hariri; homicidio de otras 21 personas; e intento de asesinato de los 226 heridos del ataque.

Para los jueces, Ayyash, “responsable como coperpetrador de cometer estos crímenes”, no solo buscaba “matar a Hariri” con el atentado, sino que con “el impactante ataque terrorista también infligió un daño colectivo al pueblo libanés, atacando su sistema de gobierno”, señaló la magistrada.

Hizbulá rechaza entregar al condenado

Hariri era uno de los líderes suníes más influyentes del Líbano y se oponía a la influencia siria en el país, lo que hizo que muchos señalaran a Damasco como responsable del asesinato.

La Justicia no ha logrado pruebas suficientes que "vinculen directamente" al Gobierno de Siria o a la cúpula de Hizbulá con la preparación del atentado terrorista contra Hariri, aunque Re reconoció que Ayyash, de 57 años, "no actuó solo", pero sí "tuvo un papel importante en la preparación del ataque", lo que le hace "culpable de todos los cargos".

Hizbulá rechaza entregar a Ayyash a las autoridades libanesas para trasladarle a Países Bajos a que participe en los procesos en su contra, tiene aún pendientes en el TEL otros tres juicios por atentados con bomba cometidos contra diferentes políticos libaneses entre octubre de 2004 y julio de 2005.

Noticias

anterior siguiente