Enlaces accesibilidad
Literatura

Del comisario Montalbano a Petra Delicado: el retorno de las mejores series de novela negra

  • Detectives míticos, cierre de trilogías superventas y nombres nuevos que siguen con fuerza, entre los destacados

Por
Las novelas negras suelen presentar tramas adictivas. EFE EFE

Las opiniones desde el sector editorial son unánimes: una vez atravesado el parón de publicaciones del confinamiento cuando aumentaron los índices de lectura, 2020 se ha desvelado como el año de la cosecha fértil de novedades literarias. Una bonanza de calidad y cantidad que también alcanza a la novela negra con aluvión de retornos de sagas policiales consolidadas. A continuación, una selección de algunas de las que más sobresalen.

Comisario Montalbano (Andrea Camilleri )

El comisario Montalbano no necesita presentación. El personaje creado por Andrea Camilleri es el detective más célebre de la novela negra europea reciente. Un policía siciliano, amante del buen comer, instintivo y honrado, que dirige la comisaría del pueblo de Vigàta (trasunto del Porto Empédocle natal de Camilleri). 

Un sabueso puramente mediterráneo que el escritor imaginó con un frondoso mostacho y creó a semejanza de Pepe Carvalho, el detective de su íntimo amigo Manuel Vázquez Montalbán en cuyo nombre se inspira.

Camilleri no siempre se dedicó a la escritura de libros, sino que hasta los setenta años sobre todo dirigió obras teatrales y fue guionista en radio y televisión.

El éxito le llega cuando el común de los mortales se jubila: Con 70 años triunfa con La stagione della caccia (1992), inspirado en la Sicilia rural decimonónica, y con su estilo irónico conquista definitivamente al público desde 1994 con Montalbano. Las historias han sido llevadas a televisión en una exitosa serie protagonizada por Luca Zingaretti que emite La2 de TVE

Tirar del hilo (Salamandra) es la novela número treinta de Montalbano publicada en España y pivota sobre el drama de la inmigración, un tema que obsesionaba a Andrea Camilleri, fallecido el pasado año a los 93 años, junto con los tentáculos de la mafia y sus imbricaciones sociales o la maraña de la burocracia italiana. Todas preocupaciones que conectan con las de propio escritor, veterano afiliado del Partido Comunista y muy crítico con el poder político.

El elenco de secundarios de la serie de novelas también es memorable: desde Livia, la eterna novia en una relación a distancia, Catarella y sus confusiones nominales o el leal Mimi Augello. Un retrato que conforma aquello tan manido de un universo propio.

En Italia ya ha salido a la venta el último libro de la saga, Riccardino, hay dos pendientes en español, que el novelista y dramaturgo reverenciado en su país, dictó ya ciego a su secretaria Valentina. El prolífico Camilleri escribió hace quince años el cierre de Salvo Montalbano, inquieto por si alguna discapacidad le impedía dar el final que deseaba a su amado y también un poco detestado comisario.

La comisaria Petra Delicado (Alicia Giménez Barlett)

Quería un personaje que fuera mujer y tuviera protagonismo porque la mujer en la novela negra o es la víctima, que aparece muerta en la primera página, o es la ayudante de alguien”.

Bajo esta firme-y clarividente en tiempos del postfeminismo- declaración de intenciones ideó Alicia Giménez Barlett (Premio Nadal y Planeta) a la inspectora Petra Delicado en Ritos de muerte en 1996.

Sus señas de identidad: inconformista, peleona y contradictoria, siempre acompañada de su inseparable compañero Fermín Garzón. Una jefa que posee el arrojo imprescindible para ser una de las primeras mujeres al mando de la policía española. Así la moldeó Barlett.

Página Dos - El cuestionario - Alicia Giménez Barlett

La novelista ha convertido a su primero inspectora y luego comisaria en un referente feminista en la novela negra, su popularidad subió exponencialmente con la serie protagonizada por Ana Belén y Santiago Segura en 1999. En Italia, donde la saga ha despachado un millón de ejemplares, también cuenta con su propia versión televisiva.

Sin muertos (Destino) aterriza en las librerías a finales de septiembre y es la novela número doce protagonizada por Petra Delicado en la que bucea en sus memorias: desde su expulsión de un colegio de monjas, sus relaciones fallidas hasta la toma de conciencia de las riendas de su propia vida.

El detective Charlie Parker (John Connolly)

Charlie Parker es un expolicía de Nueva York que tras el asesinato de su esposa e hija desciende a los infiernos para transmutarse en un detective privado particularísimo.

El irlandés John Connollly es el padre literario de Parker y uno de los grandes nombres del suspense europeo. El escritor ha sabido labrarse una carrera con una voladura controlada de las bases del género: mezcla lo sobrenatural con lo policíaco, una tradición aparejada a Irlanda, según confiesa, además de localizar todas las tramas en el estado norteamericano de Maine, muy a lo Stephen King, para acabar de amoldar la perspectiva.

La mujer del bosque (Tusquets) es la última entrega de Charlie Parker, la número dieciséis, que ha llegado a las librerías en tiempos agitados. Una trama secundaria conecta de forma casual con el grito antirracista Black Lives Matter y también aborda la violencia de género.

En este thriller cuasi gótico enhebrado en capítulos cortos, el descreído detective sigue las huellas cuando aparece el cadáver de una mujer en un bosque cuya autopsia revela que acababa de dar a luz. El elemento fantástico no decepcionará a los seguidores porque “cuando los muertos llaman al teléfono solo Charlie Parker se atreve a contestar”.

El subteniente Bevilacqua (Lorenzo Silva)

El escritor Lorenzo Silva define como “un experimento de vanguardia” presentar un relato protagonizado por una pareja de guardias civiles en la España de los 90.

A pesar de recibir el portazo de media docena de editoriales,que anticiparon el fracaso porque “la novela negra no funcionaba en nuestro país y menos con personajes españoles”, Silva continuó confiando en las posibilidades de sus criaturas, y, finalmente, en 1998, salió a la luz El lejano país de los estanques, el primer libro de la serie de los agentes de la Guardia Civil, Rubén Bevilacqua, “Vila”, y Virginia Chamorro a los que define como “dos tipos normales que meten la pata y la sacan lo mejor que pueden”.

Lorenzo Silva publica 'El Mal de Corcira', la décima aventura de Bevilacqua y Chamorro

Silva siempre ha escrito pegado a la actualidad y ha abordado cuestiones como la corrupción o los vaivenes políticos, enmarcados en las pesquisas del cáustico y melancólico subteniente y su inseparable compañera, la eficaz sargento Chamorro.

La saga, de la que se han llevado al cine varios episodios, arrastra a miles de seguidores, y le ha reportado al autor madrileño galardones como el Nadal por El alquimista impaciente (2000) o el Planeta por La marca del meridiano (2012).

En El mal de Corcira (Destino), décima novela protagonizada por los agentes, Silva retorna a sus lectores “una deuda pendiente”: aborda los inicios de un joven Bevilacqua en la lucha antiterrorista en el País Vasco.

Comisario Kostas Jaritos (Petros Márkaris)

El comisario Kostas Jaritos es otro de los pilares de la novela negra mediterránea. Lector de diccionarios, chapado a la antigua, cruza unA caótica Atenas en su destartalado seat acompañado de su esposa Adriani, un ama de casa tan juiciosa como directa.

El escritor, articulista, dramaturgo y activista Petros Márkaris (Estambul, Turquía, 1937) es su creador y relata que el desengañado policía ateniense le sirve de palanca para elaborar una representación brechtiana de la realidad social.

Su tetralogía sobre la crisis (Con el agua al cuelloLiquidación finalPaneducación,libertad, Hasta aquí hemos llegado), también protagonizada por Jaritos, convirtió al escritor en uno de los cronistas del hundimiento de Grecia.

Página 2 - Entrevista: Petros Márkaris

Petros Markaris regresa con la último episodio del comisario, La hora de los hipócritas (Tusquets) en la que contrataca con la Grecia del paro enmascarado, de los trabajadores de más de cincuenta que se quedan en la cuneta y de los sueldos míseros.

Márkaris a sus 88 años no se resiste a ironizar sobre los que lapidaron a su país durante el crack económico y ahora alaban su buenhacer ante el COVID-19. “Nos ponían verdes: desde tratarnos de incapaces y de inútiles hasta definir a Grecia como un failed state. Ahora recibimos solo elogios, mientras yo recuerdo la famosa máxima del Evangelio según san Mateo: "Los últimos serán los primeros".

Los investigadores Antonia Scott y Jon Gutiérrez (Juan Gómez Jurado)

Juan Gómez Jurado ya era uno de los escritores españoles más leídos (Cicatriz) y con más éxito internacional, pero la publicación de Reina roja (Ediciones B) rompió literalmente las listas de ventas (250.000 ejemplares, traducción a 20 idiomas).

Reina roja le siguió Loba negra (dos de los libros más demandados durante el confinamiento), la continuación de las investigaciones de dos personajes tan atractivos como peculiares y sobre todo, muy divertidos: Antonia Scott, la mujer más inteligente del mundo que no tiene miedo a nada salvo a sí misma y piensa tres minutos al día en el suicidio, a la que acompaña el agente Jon Gutiérrez- elegante, gordo "aunque no tanto", homosexual, levantador de piedras, sin pelos en la lengua-. Así, a grandes rasgos.

Un contrapunto a la bilbaína que ha generado una de las parejas más queridas del thriller actual. Novelas que bailan con los géneros entre la acción, las referencias pop y un humor desopilante inspirado en Eduardo Mendoza, afirmado por Jurado, que confiesa que le gusta hacer sufrir a sus creaciones para que el público las ame.

Esta trilogía, directa y muy pensada, cierra en noviembre con la anhelada Rey blanco, en la que Juan Gómez Jurado ha prometido contestar a todas las preguntas pendientes-cuándo, cómo y por qué nació Antonia Scott- en un largo epílogo.

La inspectora Elena Blanco (Carmen Mola)

De Carmen Mola solo se conocen apenas un puñado de datos: escribe bajo seudónimo, es madrileña y sus dos volúmenes de la serie de la inspectora Elena Blanco (La novia gitana y La red púrpura) han arrasado ente los lectores y la han convertido en el último fenómeno de la novela negra española.

Elena Blanco es la inspectora al frente de la BAC (Brigada de Análisis de Casos). Una mujer traumatizada por la desaparición de su hijo, adicta a la grappa, los karaokes y el sexo en todoterrenos con desconocidos. Una jefa policial que la autora define como “excéntrica”.

La nena (Alfaguara) es la tercera entrega de la saga que ha retornado con nuevos personajes, pero con el mismo estilo propio a medio camino entre el gore y el thriller castizo.

Mientras tanto Carmen Mola, a la que se compara con Elena Ferrante por la ocultación de su identidad, alimenta su propio misterio. En una entrevista por correo electrónico para RTVE.es aseguraba que “al principio pensé que el anonimato podría perjudicar a la novela. Por eso tuve dudas, pero ahora veo que fue una buena decisión y que ha provocado que la gente tenga más interés. Intentaré que no se desvele (mi identidad), me siento cómoda así, pero una nunca sabe lo que va a ocurrir”.

Noticias

anterior siguiente