Enlaces accesibilidad

No, estas imágenes no muestran aviones que fumigan (ni tienen que ver con la falsa conspiración de los chemtrails)

Por
Detalle de la foto central del mosaico compartido por los conspiranoicos con el sello de Verifica RTVE y la palabra "bulo"
Detalle con la fotografía central del mosaico compartido por los conspiranoicos con el bulo sobre la fumigación aérea del coronavirus. Verifica RTVE

Dos canales de Telegram que difunden desinformación sobre la COVID-19 han hecho circular un mosaico de presuntas imágenes de “aviones que fumigan”. Es la teoría de la conspiración de los chemtrails o fumigaciones aéreas con sustancias químicas, que algunos quieren relacionar incluso con la propagación del coronavirus. Pero las fotografías son antiguas y no muestran ninguna operación de esta clase.

“Dentro de los aviones que fumigan”, es el texto del mensaje-mosaico difundido en Telegram, con cerca de 9.000 visionados, aunque algunas de las imágenes también han aparecido en otros lugares de la Red asociados a las teorías de la conspiración, el esoterismo y la pseudociencia. Se muestra el interior de aeronaves con tanques llenos, supuestamente, de productos químicos. Sin embargo, Verifica RTVE ha rastreado las imágenes y están fuera de contexto o muestran partes necesarias en la infraestructura de un avión (como los tanques de lastre o ballast tanks).

Mosaico fotográfico compartido por los conspiranoicos con el bulo sobre la fumigación aérea del coronavirus.

Mosaico fotográfico compartido por los conspiranoicos con el bulo sobre la fumigación aérea del coronavirus. Verifica RTVE

Fotografías fuera de contexto

Las instantáneas proceden de las hemerotecas de los fabricantes -Airbus y Boeing-, de galerías de imágenes de particulares y de blogs. Algunas están circulando en las redes en los últimos días. De izquierda a derecha y de arriba a abajo, la primera de las imágenes del mosaico analizado por Verifica RTVE muestra el habitáculo de un avión en el que se distinguen tres filas de barriles conectados entre sí a través de tubos. En realidad son tanques de lastre empleados para modificar el centro de gravedad de la aeronave y, de esta forma, darle estabilidad durante el viaje. En el caso de esta fotografía, los depósitos están en la parte trasera del avión y se utilizaron en un vuelo de prueba de un Boeing 777-300ER en febrero de 2003

La siguiente imagen, en la parte central superior del mosaicose tomó en 1994. En ella aparece un piloto entre dos filas de los citados tanques.  Como él mismo contó en su momento, tuvo la oportunidad de fotografiarse en la cabina de un Boeing 777, un modelo que en ese momento estaba en pruebas y a punto de salir al mercado. “Esos barriles se llenaban con agua y, para testar el centro de gravedad del avión en cualquier condición de vuelo, se transfería el agua de uno a otro”, explicó el piloto.

En la composición de imágenes difundida en Telegram también se incluye una foto de 2010 extraída de la galería en Flickr de un fotógrafo particular, David Carrizo, en el interior de un avión Boeing 787 ‘Dreamliner’. La instantánea muestra, de nuevo, una serie de ballast tanks dentro de una estancia que está supervisando una mujer. Una búsqueda inversa muestra que la imagen, como el resto de las analizadas, ha sido utilizada en múltiples ocasiones por quienes insisten en la conspiración.

Las exhibiciones y eventos sobre modelos de aeronaves también han supuesto otro recurso para nutrir de imágenes a los artículos en los que se sostiene la existencia de las estelas químicas. Un ejemplo es la imagen de mayor tamaño, ubicada en el centro del mosaico, que enseña el interior de una aeronave aparentemente antigua. Aparecen varios tanques de color verde que en realidad tienen como función albergar compuestos dispersantes empleados para luchar contra derrames de petróleo en el mar. Dicha instantánea está tomada dentro de un Douglas DC-3 Dakota, un modelo desarrollado a mediados del siglo XX y que se exhibió en 2009 en Coventry (Reino Unido).

El mosaico rastreado por Verifica RTVE también muestra una imagen alterada a través de programas de edición para comunicar un mensaje erróneo al público. Se trata de la situada en la parte inferior izquierda, en la que aparecen tres filas de tanques de color negroEn la del centro, uno de esos contenedores porta un supuesto símbolo que indica “sustancias de riesgo biológico”.

En realidad es un fotograma modificado de un vídeo de la BBC sobre los aviones “Jumbo”. En él se ven esos tanques de lastre llenos de agua y sin ningún tipo de señal sobreimpresionada.

La última imagen de la composición es una instantánea donde se ve a varios jóvenes en un recorrido guiado por el interior de un Airbus A380. De nuevo, se aprecian varios tanques de lastre alrededor de los allí presentes.

La foto fue tomada en 2012 durante el evento “Future Days”, en el que participaron 7.500 personas y que estaba enmarcado en el Salón Aeronáutico de Farnborough, una feria de muestras de referencia en el sector de la aviación.  Se celebra cada dos años en Hampshire (Reino Unido). 

Los chemtrails y el virus

Los chemtrails son supuestas estelas compuestas de agentes biológicos o químicos desprendidas por los aviones. Quienes sostienen que este fenómeno existe atribuyen estas acciones a una conspiración de los poderes públicos para intoxicar a la población mundial e, incluso, para provocar cambios en el clima. Afirman que esas sustancias tóxicas pueden confundirse con los cirros (un tipo de nubes altas) y los contrails, que son estelas de condensación que dejan los aviones al expulsar vapor de agua y que se ven si se dan ciertas condiciones de temperatura en la atmósfera. De ahí el característico color blanco que queda en el cielo tras el paso de esos aparatos.

La comunidad científica ha desmentido en varias ocasiones la teoría de los chemtrails, originada a finales de los 90. En una encuesta realizada en 2016 por el Instituto Carnegie76 de 77 científicos denunciaron la falta de pruebas que sostengan esta supuesta conspiración. Hace años el divulgador Pepe Cervera ya desmintió la existencia de la misma en el blog Retiario de RTVE.es. También lo han hecho el periodista Luis Gámez y el investigador Xavier Giménez.

Esta teoría ha encontrado un nuevo argumento con la propagación del coronavirus. Consiste en afirmar que los habitantes de China recibieron en otoño de 2019 una vacuna con ARN (material genético) digitalizado. Este ARN reaccionaría con un “polvo inteligente” fumigado desde el cielo con tecnología 5G, de forma que la enfermedad podría activarse o desactivarse según la voluntad de los poderes públicos. Los defensores de los chemtrails también han llegado a asegurar falsamente que el COVID-19 es en realidad una tapadera de una enfermedad pulmonar provocada por esas estelas tóxicas.

Según el análisis realizado por Verifica RTVE, las fotografías del mensaje-mosaico no muestran aviones que fumiganEs un bulo en línea con otros distribuidos en los últimos meses para alentar la teoría conspirativa del chemtrail o incluso su relación con la COVID-19.

Noticias

anterior siguiente