Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Bruselas pide evitar el cierre de fronteras mientras los países aumentan las restricciones por temor a una segunda oleada

Por
Varios turistas hacen cola en uno de los mostradores del aeropuerto de Mahón (Menorca).
Varios turistas hacen cola en uno de los mostradores del aeropuerto de Mahón (Menorca). EFE/David Arquimbau Sintes

La Comisión Europea (CE) ha mostrado su preocupación por las nuevas restricciones de viaje que están aplicando varios gobiernos europeos a causa del coronavirus y ha pedido que se evite el cierre total de fronteras para que no se produzcan "disrupciones".

Así lo reclama en una carta fechada el pasado 7 de agosto, cuyo contenido desvela EFE y en la que la CE recuerda a los embajadores de los Estados miembros que "dadas las experiencias al principio de la pandemia", la coordinación en este área "es crucial para asegurar claridad y predictibilidad" para ciudadanos y empresas.

"La situación es ahora volátil, con algunos Estados miembros experimentando cifras a la baja y otros, desafortunadamente, viendo un aumento en los casos. Hemos visto que algunos Estados miembros han decidido mantener o reintroducir ciertas restricciones a los movimientos transfronterizos, a veces de forma bastante descoordinada", dice la carta.

Entre las restricciones, que han aumentado en los últimos días, están la recomendación de Alemania de no viajar a España -con excepción de las islas Canarias-, la decisión de Holanda de hacer lo propio con diez regiones europeas, incluidas Madrid, París o Bruselas, o la decisión de Reino Unido de imponer cuarentena a los viajeros procedentes de Francia, una medida que ya adoptó respecto a España semanas atrás.

Los británicos acortan sus vacaciones tras entrar en vigor la cuarentena del Reino Unido a Francia, Mónaco, Malta y Países Bajos

Cuarentenas y PCR en lugar de cierre

"Aunque tenemos que asegurar que la Unión Europea está preparada para posibles rebrotes de casos de COVID-19, debemos al mismo tiempo evitar una segunda ola de acciones descoordinadas", insiste la carta, firmada por las directoras generales de Justicia e Interior en el Ejecutivo comunitario.

La misiva pide "evitar" restricciones y los controles "ineficaces" e insta en su lugar a plantear medidas "proporcionadas, coordinadas y con objetivos", que se basen en la evidencia científica.

Así, en lugar de la prohibición total de viaje, Bruselas se muestra partidaria de que se permita el movimiento, aunque después se obligue al viajero a hacer cuarentena o hacerse una prueba PCR.

"Las restricciones a la libertad de movimiento solo deberían imponerse en circunstancias excepcionales, cuando esté claro (...) que son necesarias a vista del riesgo a la salud pública", apunta la Comisión, que pide también a los gobiernos que estén en contacto entre ellos antes de poner en marcha este tipo de medidas.

En cuanto a la base científica para justificar estas medidas, Bruselas recomienda no fijarse únicamente en el número de casos nuevos en las últimas dos semanas por cada 100.000 habitantes, sino tener también en cuenta las estrategias de testeo que aplica cada país, incluyendo el número de pruebas y la tasa de positivos de las mismas.

El Ejecutivo comunitario pide también que se tenga en cuenta la distribución regional de los casos y que, en cualquier caso, se siga "permitiendo y facilitando" la movilidad por motivos profesionales o familiares y para los transportistas de bienes.

La recomendación de Alemania de no viajar a España asesta un nuevo mazazo al sector turístico de Baleares

Los turistas intentan regresar

Mientras, miles de turistas que se encontraban fuera de sus países están tratando de regresar apresuradamente por el aumento de casos de COVID-19 y las medidas restrictivas, sobre todo de cuarentena, que están imponiendo diversos gobiernos para frenar una posible segunda ola generalizada.

Es el caso de los británicos, muchos de los cuales han adelantado su regreso de vacaciones tras el anuncio del Gobierno de Londres de imponer cuarentena obligatoria de 14 días a todos los ciudadanos procedentes de Francia, una medida que entró en vigor el sábado y que también afecta a los viajeros que lleguen desde Países Bajos, Mónaco, Malta, las islas de Turcos y Caicos y Aruba.

Los británicos acortan sus vacaciones tras entrar en vigor la cuarentena del Reino Unido a Francia, Mónaco, Malta y Países Bajos

Por su parte, el Gobierno alemán ha pedido a sus ciudadanos extremar las medidas de precaución si deciden viajar a España, destino que desaconseja expresamente -salvo en el caso de Canarias- debido al repunte de casos.

El ministro alemán de Sanidad, Jens Spahn, asegura en una entrevista que publica este domingo el períodico Bild am Sonntag que no se trata de una prohibición "pero es una clara advertencia" y recuerda que todos los turistas que regresen a Alemania desde España tendrán la obligación a partir de ahora de pasar "una cuarentena" de 14 días "si no tienen un resultado negativo".

Una de las consecuencias de esta medida ha sido la decisión de los turoperadores alemanes de cancelar sus viajes organizados a las islas Baleares, uno de los principales destinos de los turistas de esta nacionalidad. 

Fronteras abiertas desde el 21 de junio

Las fronteras interiores de la Unión Europea se abrieron el 21 de junio, debido a la mejora de los datos de contagio en los países comunitarios.

Una decisión que, recordemos, varió la postura inicial del Gobierno español, que había previsto que hasta el primer día de julio no comenzara el tránsito de viajeros entre los socios. Diez días después, el 1 de julio, la apertura de fronteras se amplió a otros países de fuera de la UE considerados seguros.

Sin embargo, tras solo una semanas, y debido al aumento de contagios, algunos gobiernos comenzaron a imponer restricciones a los viajeros procedentes de España, como Reino Unido, Noruega o Bélgica, lo que ha supuesto un duro golpe para el sector turístico. 

Noticias

anterior siguiente