Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Calvo defiende que Torra tiene "instrumentos" para contener el brote en Lleida sin autorización judicial

Por
Las mañanas de RNE con Íñigo Alfonso - Calvo cree que la Generalitat debería recurrir el auto que rechaza el confinamiento de Lleida

La vicepresidenta primera del Gobierno, Carmen Calvo, ha defendido este martes que la Generalitat de Cataluña dispone de "instrumentos" suficientes para contener el brote en la comarca del Segrià con medidas que, o bien no necesitan autorización judicial o bien podrían ser avaladas por la justicia, por lo que ha vuelto a descartar que el Ejecutivo apruebe el estado de alarma en Lleida para permitir un confinamiento domiciliario como pretende el Govern de Quim Torra.

Es evidente que las comunidades autónomas tienen instrumentos

"Es evidente que las comunidades autónomas tienen instrumentos. Hemos visto como ha habido actuaciones de algunas comunidades autónomas, y pronunciamientos de los tribunales, que han funcionado bastante bien en diferentes fórmulas", ha argumentado Calvo en una entrevista en Las mañanas de RNE.

La Generalitat de Cataluña decidió este domingo imponer el confinamiento domiciliario a la población de Lleida y de otros siete municipios de la comarca del Segrià, ya confinada perimetralmente desde hacía una semana, para intentar contener la expansión del brote, aunque la medida no fue avalada por la justicia al considerar que la resolución incluía medidas propias del estado de alarma, que solo compete al Gobierno estatal. A última hora del lunes, y para sortear ese veto, el Govern aprobó un decreto que le habilita a imponer restricciones a la actividad o al desplazamiento de personas.

Torra aprueba el decreto para poder confinar Lleida a pesar de la decisión judicial

Medidas alternativas

En este sentido, Calvo ha evitado pronunciarse sobre la constitucionalidad o no de ese decreto, que podría invadir competencias estatales - "Esa es una opinión que requiere los correspondientes informes jurídicos y técnicos de la Administración General del Estado", se ha justificado-, pero ha dejado claro que, en su opinión, se podrían haber recurrido a otras alternativas: "Yo creo que el auto judicial se podía haber recurrido para buscar otra línea de interpretación, como han tenido otros juzgados, e incluso hay comunidades autónomas que han tomado decisiones que han considerado que no tenían que pedir autorización judicial".

La vicepresidenta socialista ha dicho discrepar de la interpretación de la jueza que invalidó la resolución inicial y ha insistido en que la Generalitat debería recurrir el auto, asegurando que así se lo ha trasladado al vicepresidente del Govern, Pere Aragonès: "Hemos visto autos en sentido contrario, es normal en cualquier estado de derecho. Hemos visto pronunciamiento judiciales diferentes".

La Generalitat tiene competencias para adoptar decisiones que afectan a movilidad que no requieren la alarma

En este sentido, ha deslizado que se pueden arbitrar otras medidas efectivas para luchar contra el brote de coronavirus: "La Generalitat tiene competencias para adoptar decisiones que afectan a movilidad que no requieren el rango mayor de la alarma", ha subrayado la vicepresidenta primera.

Confinamiento en el Segrià: desconcierto, indignación e incertidumbre

El estado de alarma, "palabras mayores"

Este lunes, fuentes del Gobierno ya apuntaban, a raíz de la situación de incertidumbre generada en Lleida, que "hay medidas más fáciles de implementar, que tienen menos carga legal, aunque no sean tan eficientes como el confinamiento individual", y mencionaban, entre otras, "el cierre de locales, restricciones de aforo, piscinas...".

"Tenemos que reaccionar con los instrumentos que tenemos, que han funcionado política y judicialmente bien", ha abundado este martes Carmen Calvo, quien, pese a todo, no ha descartado que, si la situación se agrava, el Ejecutivo tenga que actuar: "Cuando los expertos nos vayan indicando que hay zonas, desde el punto de vista sanitario, en riesgo importante, el Gobierno reaccionará".

Con todo, ha recalcado que, al menos por el momento, no se plantea decretar el estado de alarma en Lleida, un extremo que considera "palabras mayores", puesto que no solo es una limitación de los derechos fundamentales de los ciudadanos, sino que tiene "consecuencias económicas y sociales". En este sentido, ha reclamado "alerta máxima" ante la Covid-19 por parte de ciudadanos y administraciones, así como "actuar rápido" si aparecen brotes: "Vamos a luchar durante mucho tiempo con esta situación, hay que convivir con el virus, y convivir significa no parar", ha apostillado.

La mesa de diálogo con cataluña, cuando ERC y JxC se pongan de acuerdo

En este sentido, Calvo ha dejado claro que eso incluye retomar la agenda política y legislativa, incluida la mesa de diálogo con Cataluña, aunque ha supeditado su convocatoria a que ERC y Junts per Catalunya se pongan de acuerdo en torno a la convenciencia de ese foro.

"Lo hemos dicho de verdad. Mientras hemos atravesado el estado de alarma y la situación álgida de la pandemia parecía que no era el momento oportuno, pero ahora tendremos que convivir con la normalidad política que nos obliga, por convicción de diálogo y de encontrar acuerdos, a sentarnos en una mesa en el momento que se plantee", ha explicado la vicepresidenta primera, quien, sin embargo, ha subrayado las diferencias entre las dos formaciones independentistas que sustentan el Ejecutivo catalán.

Cuando parezca que entre ambos partidos hay acuerdo para sentarnos, nosotros nos sentamos

"El Govern de Cataluña tiene dos partidos políticos distintos y hemos visto que uno de ellos, que impulsó esta mesa de diálogo, está en la tesitura de sentarnos pronto. Pero hemos visto pronunciamientos del otro partido político en una dirección no afín a esa posición. Cuando parezca que entre ambos partidos hay acuerdo para sentarnos, nosotros nos sentamos", ha concluido.

Noticias

anterior siguiente