Enlaces accesibilidad

Coronavirus

España podría duplicar el paro de la OCDE, que alerta contra la prolongación indiscriminada de los ERTE

Por
14 horas - España, a la cabeza del desplome mundial del empleo, según las previsiones de la OCDE

España es uno de los países de la OCDE cuyo mercado de trabajo sufre más el impacto de la crisis sanitaria, y su tasa de paro a finales de año podría acercarse al umbral del 20 % o incluso superarlo en caso de una segunda oleada del coronavirus. Esta cifra duplica la media de la OCDE que se situará en el 9,4 %.

En su informe anual de perspectivas del empleo, el organismo alerta contra la extensión indiscriminada de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) que deberán adaptarse "con cuidado, en línea con la evolución económica, la de la salud y las consecuencias específicas en cada sector". Añade que "a medida que la economía reabre, debería considerarse reintroducir una condicionalidad más estricta para las empresas".

El secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico, Ángel Gurría, considera que la situación del empleo en el mundo es "dramática" y el empleo en España va a seguir deteriorándose en los próximos meses, a la vista de que casi tres millones de trabajadores en mayo estaban acogidos a un ERTE , un 18 % de los asalariados, frente a un 25 % de media en la OCDE. Los porcentajes son muy variables: hasta el 70 % en Nueva Zelanda, el 55 % en Francia, el 30 % en Alemania, o menos del 1 % en Estados Unidos.

El paro alcanzará un máximo a finales de 2020, siempre que no haya nuevos brotes, en mayo la tasa fue del 14,5 % en España. En ese primer escenario, la tasa de desempleo sería del 19,2 % de media este año y podría empezar a descender al 18,7 % el próximo. Pero en la segunda hipótesis las cifras ascenderían hasta el 20,1 % en 2020 y hasta el 21,9 % en 2021.

Un 40 % de los empleos peligran en Baleares y Canarias

La OCDE analiza también los empleos en riesgo de contagio que en España son el 56 %. Los países turísticos tienen más trabajos de riesgo, en contacto directo con el público. Así, varias regiones europeas, como "Creta, el Egeo Meridional y las Islas Jónicas en Grecia, las islas Baleares y Canarias en España y el Algarve en Portugal, pueden perder el 40% o más de todo el empleo".

Con respecto a las medidas adoptadas por el Gobierno, valora la introducción del ingreso mínimo vital para aliviar la pobreza y destaca que España es el único de sus países miembros que reconoce la Covid-19 como enfermedad profesional para todos los empleados.

El empleo global caerá hasta un 5 %

La OCDE calcula que el empleo caerá de media en sus países un 4,09 % este año, pero el porcentaje rozará el 5 % (4,98) si hay una segunda oleada de la pandemia.

La tasa de paro de la OCDE, que era de apenas el 5 % en febrero, creció al 8,4 % en mayo, una décima por encima del pico que se registró durante la crisis global de 2008-2009. De ahí seguirá en una senda ascendente hasta el 9,4 % a finales de año, en razón de una caída sin precedentes del producto interior bruto (PIB) del 7,5 %.

Eso, si no se produce un nuevo brote del coronavirus de aquí a finales de año, que agravaría la situación y elevaría el desempleo en ocho décimas más (10,2 %) por un hundimiento del PIB del 9,3 %. Para finales de 2021 la tasa de paro bajará, pero seguirá a un nivel muy elevado, del 7,7 %, siempre que se materialice la recuperación económica. Si hay un segundo rebrote, el desempleo se quedaría en el 8,9 %.

Colombia es el país más golpeado

Colombia, con descensos del 10,6 % y del 12,6 %, respectivamente, será el país miembro que sufrirá el mayor descalabro debido al punto de partida y a que, como gran parte de Sudamérica, es uno de los más sacudidos por el coronavirus. Le sigue Estados Unidos (con retrocesos del 8,15 % y 9,84 %), Irlanda (6,67 % y 8,21 %), Portugal (5,65 % y 7,10 %) y España (5,28 % y 6,38 %).

La crisis dejará una larga huella en la economía, de forma que la renta per cápita en la mayor parte de los países miembros retrocederá a niveles de 2016 en el mejor de los casos, y a los de 2013 si hubiera una segunda oleada. La OCDE justifica el confinamiento pero detalla que en los primeros tres meses de la crisis indujo un bajón de la actividad económica de, al menos, el 15 %.

El número de horas trabajadas descendió en ese periodo diez veces más que en los tres primeros meses de la crisis financiera global en 2008-2009, pese a que un 39 % de los asalariados, de media, ha estado teletrabajando. Además está crisis está golpeando más a las mujeres y a los jóvenes, así como a los trabajadores temporales o aquellos que se ocupan en la economía informal.

El director de Empleo de la OCDE, Stefano Scarpetta, considera urgente evitar una segunda oleada y prepararse por si se materializa. Eso pasa por el teletrabajo al que pueden recurrir un tercio de los empleados en condiciones normales.

Noticias

anterior siguiente