Enlaces accesibilidad

Coronavirus

La Unión Europea avanza hacia la compra conjunta de vacunas y un mayor presupuesto sanitario

Por
Una pareja se hace un 'selfie' frente a la Torre Eiffel de París.
Una pareja se hace un 'selfie' frente a la Torre Eiffel de París. REUTERS

Los países de la Unión Europea (UE) se han mostrado favorables a un sistema para la adquisición temprana y centralizada de vacunas contra la COVID-19 y que, una vez disponibles, se distribuyan simultáneamente en función de los Estados miembros. "No hay objeciones, que yo sepa. Ningún Estado miembro ha dicho que no vaya a unirse", ha declarado la comisaria europea de Sanidad, Stella Kyriakides, al término de una reunión informal por videoconferencia con los ministros de Sanidad.

La comisaria ha hecho una presentación -a puerta cerrada- sobre ese sistema de licitación conjunta, que Bruselas cree que sería más eficaz y contribuiría a evitar una competencia entre Estados miembros con diferente poder adquisitivo para hacerse antes con vacunas para sus ciudadanos.

Según esta estrategia, los acuerdos de compra temprana con diferentes centros que trabajan en el desarrollo de una vacuna para la COVID-19 diversificaría el riesgo de los países de la UE, que serían los responsables de la compra última y la utilización de las vacunas exitosas. Los gobiernos nacionales, que son quienes tienen las competencias en Sanidad en la UE, diseñarían sus propias campañas de vacunación.

La Comisión Europea incorporará ahora los comentarios de los países a su borrador y presentará oficialmente su estrategia la próxima semana, en una fecha aún por definir, ha indicado la comisaria, quien también ha precisado que Bruselas dispone de 2.400 millones ya presupuestados y "por ahora no hay necesidad" de que los gobiernos aporten más contribuciones financieras.

La Comisión, que ha iniciado ya los primeros contactos con los desarrolladores de vacunas, cree que su iniciativa no entra en conflicto con la "alianza" anunciada la pasada semana por Alemania, Francia, Italia y Holanda para unir fuerzas en las negociaciones con futuros proveedores de vacunas contra el Sars-CoV-2.

Más presupuesto en Sanidad

Otro de los puntos abordados en el Consejo de ministros europeos de Sanidad ha sido el futuro presupuesto de la UE en sanidad para el período 2021-2027. La Comisión cree que hay que aprender de la crisis del coronavirus y abrir "un nuevo capítulo de las políticas sanitarias de la UE" y aboga por una dotación de 9.400 millones de euros, lo que supone multiplicar por 23 la partida fijada para el período 2014-2020.

Bruselas quiere que esa dotación sirva para crear sistemas más resilientes, con cobertura sanitaria universal, reservas estratégicas de material sanitario, mayor innovación tecnológica y menos desigualdades en materia de salud.

Reindustrialización farmacéutica

Asimismo, los países de la UE se han mostrado favorables a trabajar por una "relocalización de productos farmacéuticos, incluidas las materias primas, en el territorio de la Unión Europea" para ganar "autonomía" ante futuras crisis.

La Comisión espera aprobar a final de año una "hoja de ruta" para una Estrategia Farmacéutica para Europa que garantice "la asequibilidad, la sostenibilidad y la seguridad del suministro".

Riesgo de confinamiento ante una segunda ola

Expertos sanitarios de la Unión Europea estiman que existe un riesgo "entre moderado y alto" de que buena parte de la población europea tenga que sufrir un nuevo confinamiento si se produce una segunda oleada de COVID-19. Sin embargo, dejan claro que esta posibilidad va a depender de cómo los distintos países van relajando gradualmente las restricciones y de que los ciudadanos cumplen con ellas.


Así se desprende de un informe elaborado por el Centro Europeo para la Prevención y el Control de las Enfermedades (ECDC), y cuya finalidad es evaluar el riesgo de pandemia en la Unión Europea. El trabajo adelanta que durante las próximas semanas se producirá un incremento moderado en las tasas de infección, aunque cree que la transmisión ha alcanzado su punto máximo en la mayoría de los países europeos.

"La pandemia no ha terminado", ha asegurado al respecto la directora del ECDC, Andrea Ammon, quien recalca que si bien hay tendencias decrecientes de las infecciones COVID-19 en toda Europa, aún se necesitan esfuerzos para limitar la propagación de la enfermedad. "Es importante cumplir con las recomendaciones sobre distanciamiento físico y mantener altos estándares de higiene de manos y etiqueta respiratoria", valora, porque "la contribución de todos es lo que marca la diferencia".

"Fatiga provocada por aislamiento"

El ECDC, que tiene su sede en Estocolmo, es el organismo que monitoriza y asesora sobre enfermedades y salud pública en la Unión Europea. "En la actualidad, justo antes del período de vacaciones de verano, a medida que los Estados miembros de la UE relajan las restricciones, existe el riesgo de que las personas no cumplan adecuadamente con las medidas recomendadas", advierte y en este sentido alude a una posible "fatiga provocada por aislamiento".

Sin embargo, el organismo manifiesta que el riesgo sería moderado si las medidas de desescalada se escalonan gradualmente, cuando la transmisión de la enfermedad se ha reducido a niveles esporádicos, y los sistemas de detección y seguimiento de los casos funcionan correctamente.

En este sentido, el director general de la Organización Mundial de la Salud (OMS), Tedros Adhanom Ghebreyesus, también ha alertado de que "la amenaza de un gran rebrote sigue siendo muy real", y que "ahora es el momento de ser aún más vigilante".

"Debemos recordar que, aunque la situación está mejorando en Europa, a nivel mundial está empeorando", ha añadido el mandatario etíope, para prevenir de que "aún tenemos un largo camino por delante y seguiremos necesitando la solidaridad global para derrotar esta pandemia por completo ".

Noticias

anterior siguiente