Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Bruselas adelanta al 15 de junio su recomendación de apertura de las fronteras interiores de la Unión Europea

Por
Frontera entre Austria y Eslovenia, en la que se permite el tránsito de viajeros de ambos países desde el 5 de junio.
Frontera entre Austria y Eslovenia, en la que se permite el tránsito de viajeros de ambos países desde el 5 de junio. AFP

La Comisión Europea (CE) ha propuesto a los Estados miembros de la Unión Europea que vayan abriendo gradualmente sus fronteras internas a partir del próximo lunes 15 de junio y que prolonguen el cierre de las externas al menos hasta el 1 de julio. "Dado que la situación sanitaria en ciertos terceros países sigue siendo crítica, la Comisión no propone un levantamiento general de las restricciones de viaje en esta etapa", indica el Ejecutivo comunitario en un comunicado.

14 horas - Bruselas insta a reabrir las fronteras interiores de la UE el 15 de junio - Escuchar ahora

La CE propone que a partir del 30 de junio se abran las fronteras para los Balcanes occidentales (Albania, Bosnia y Herzegovina, Kosovo, Montenegro, Macedonia Norte y Serbia) pero no cita específicamente ningún otro país. La mayoría de los países de la UE tiene previsto abrir sus fronteras internas a otros países de la Unión no más tarde del 15 de junio y la Comisión "alienta encarecidamente" a los que aún no lo hayan hecho a eliminar las restricciones a la libre circulación y levantar los controles fronterizos internos antes de esa fecha. Sin embargo, España en principio no procederá a la apertura generalizada de sus fronteras para ciudadanos comunitarios hasta el 1 de julio.

Los líderes de los Estados miembros de la UE acordaron el pasado 16 de marzo el cierre temporal de las fronteras externas de la Unión durante un período de 30 días, que se ha ido prolongando desde entonces hasta al menos el próximo 15 de junio.

Apertura a terceros selectiva y gradual

Bruselas considera que los miembros de la UE ahora deben seleccionar juntos los terceros países a los que se les abran las fronteras a partir del mes de julio y de forma gradual. Y sostiene que esa relajación de las medidas debe de acordarse sobre la base de "criterios objetivos como la situación sanitaria, la capacidad de aplicar protocolos de contención durante el viaje y consideraciones de reciprocidad", teniendo en cuenta que, una vez dentro de la UE, los ciudadanos pueden moverse libremente de un Estado a otro.

"Los Estados miembros deben adoptar esas decisiones de forma coordinada para garantizar su aplicación uniforme en toda la UE", añade la Comisión, que señala que se trataría de un "proceso dinámico" sometido a futuras actualizaciones en función de la evolución de la pandemia de coronavirus. No obstante, la comisaria europea de Interior, Ylva Johansson, ha manifestado en una rueda de prensa que ya asume que "va a ser muy difícil hacer esto de una manera coordinada".

Para los países que queden fuera de ese grupo al que se le retiren las restricciones, el Ejecutivo comunitario pide que se consideren exentas ciertas categorías de viajeros, como por ejemplo estudiantes internacionales o profesionales altamente cualificados necesarios para la economía, precisa la Comisión Europea.

Los ciudadanos de la UE, de los países del espacio de libre circulación Schengen y los extranjeros que residan legalmente en la UE, así como los miembros de su familia, también "deberían estar exentos de la restricción de viaje independientemente de si están regresando o no a sus hogares, como era el caso hasta ahora", agrega la CE.

"Las restricciones deben de seguir aplicándose para los países cuya situación sea peor que en la UE", agrega la CE, que propone un "mecanismo de coordinación" para apoyar en la desescalada fronteriza a los Estados miembros de la UE y los que forman parte del espacio Schengen, como Islandia, Noruega, Suiza o Liechtenstein.

Los países podrán rechazar la entrada de determinados ciudadanos

Bruselas subraya que los países de la UE siempre podrían rechazar la entrada de un ciudadano no europeo que supusiera una "amenaza para la salud pública, incluso si viniera de un país para el que se han levantado las restricciones".

La Comisión recuerda que la mayoría de los 27 Estados miembros de la UE decidió suspender el proceso de entrega de visados, que afecta a 105 países, como parte de las medidas para contener la pandemia y pide que las capitales se "sincronicen" para reanudar esos procedimientos en consonancia con la apertura de fronteras.

Por último, Bruselas señala que si los Estados miembros decidieran aplicar controles sanitarios, convendría efectuarlos en el momento de viajar o poco antes, y no al solicitar el visado y subraya que deberían de aplicarse por igual a todos los viajeros de una determinada localización, sin tener en cuenta su nacionalidad o el estatus de su visado.

Noticias

anterior siguiente