Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El Gobierno brasileño restringe los datos de coronavirus en plena pandemia y levanta críticas

Por
El Gobierno brasileño restringe los datos de coronavirus en plena pandemia y levanta críticas

El Gobierno brasileño ha restringido este sábado la publicación de los datos consolidados de casos y muertes con coronavirus y ha llegado a ser excluido algunas horas del balance global realizado por la Universidad Johns Hopkins, considerado como una referencia internacional.

Después de casi 24 horas fuera del aire, la página web del Ministerio de Salud de Brasil disponible para divulgación de los datos del nuevo coronavirus volvió a operar la tarde del sábado, pero volvió con la divulgación parcial de los datos.

El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro (c), en una imagen del 5 de junio de 2020. REUTERS/Adriano Machado

De esa forma, el Gobierno brasileño pasó tan solo a informar el acumulado de casos y muertes en las últimas 24 horas y excluyó la cifra total de contagios y fallecidos desde que se registró el primer caso en Brasil, el pasado 26 de febrero.

La suspensión temporal de la plataforma hizo que el observatorio de la universidad estadounidense Johns Hopkins, referente mundial en el procesamiento de datos del COVID-19, retirara a Brasil de la estadística global algunas horas, aunque fue incluido nuevamente a primera hora de la noche.

Bolsonaro señala que se debe a la "subnotificación"

Además de la suspensión de los datos consolidados, el Gobierno brasileño pasó esta semana a divulgar las cifras a las 22.00 hora local, tres horas después de lo que venía haciendo en las últimas semanas.

El cambio de metodología del Gobierno alzó voces de protesta en diferentes sectores que criticaron al Ejecutivo del presidente Jair Bolsonaro de obstaculizar el acceso a la información en momentos que la pandemia está en escalada en el país.

Brasil es el segundo país en cantidad de contagios y el tercero en número de decesos por el coronavirus.

Imagen de un voluntario realizando tareas de desinfección en una favela de Río de Janeiro. CARL DE SOUZA / AFP

Bolsonaro, por su parte, ha justificado la decisión del Ejecutivo y ha señalado que se debe a la "subnotificación" e "inconsistencias" que, según él, se presentaban con la publicación anticipada.

El cambio, no obstante, también ha sido asociado a la intención del Gobierno para que los datos no apareciesen en el telenoticiero de la red Globo y en las ediciones impresas de los matutinos del país.

El viernes, en declaraciones a periodistas, el propio Bolsonaro ironizó que con el cambio el telenoticiero dejaría de ser "TV Funeraria" y llevó a la cadena televisiva a interrumpir la telenovela de las 21.00 horas, la de mayor audiencia, para pasar el flash informativo con los datos diarios oficiales del nuevo coronavirus.

Duras críticas contra la decisión del Gobierno  

El exministro de Salud Luiz Henrique Mandetta, quien dejó el cargo por diferencias con Bolsonaro en el tratamiento de la pandemia, ha señalado este sábado en una transmisión en vivo a través de sus redes sociales que la decisión de suspender la divulgación del número total de muertes e infectados "es una tragedia".

"No informar correctamente significa que el Estado puede ser más nocivo que la enfermedad", ha aseverado el exministro.

El magistrado de la Corte Suprema Gilmar Mendes, quien ha participado en la transmisión al lado de Mandetta, ha señalado en sus redes sociales que los datos del Ministerio de Salud "deben estar abiertos al público, a los gestores y, por tanto, a la prensa de forma consistente y ordenada".

"La manipulación de estadísticas es maniobra de régimenes totalitarios. Intentan ocultarse los números de COVID-19 para reducir el control socila de las políticas de salud", ha denunciado Mendes en sus redes sociales.

"El truco no va a eximir responsabilidad por un eventual genocidio", ha agregado.

El Consejo Nacional de Secretarios de Salud (Conass), que reúne a los responsables sanitarios de los 27 estados del país, ha emitido un comunicado en el que considera que los cambios, que también sugieren una revisión de los datos que son enviados al Ministerio, pretenden "dar invisibilidad a los muertos".

Más de 672.000 casos y cerca de 36.000 muertos 

La Asociación Brasileña de Prensa (ABI, por su sigla en portugués) ha comunicado, a su vez, que "mientras el número de muertos y contaminados alcanza niveles récord en el país, devastando la vida de millares de brasileños, el Gobierno de Jair Bolsonaro opta por dificultar el acceso a informaciones sobre el avance del virus". 

Según el boletín divulgado este sábado por su Ministerio de Salud, que ya no incluye datos consolidados del acumulado de muertes, de casos confirmados y recuperados, de contagios en análisis, de óbitos en investigación y de las curvas de tendencias, en las últimas 24 horas hubo en Brasil 904 decesos y 27.075 nuevos infectados.

Sumadas las cifras a las que oficialmente han sido divulgadas desde el primer caso registrado en el país, el 26 de febrero en Sao Paulo, el gigante suramericano totaliza 672.846 contagios y 35.930 muertes.

El estado de Sao Paulo, con 46 millones de habitantes, se mantiene como epicentro de la pandemia en Brasil con más de 140.000 casos confirmados y 9.000 muertes, seguido por Río de Janeiro, con más de 6.600 óbitos y 64.500 contagios.

Noticias

anterior siguiente