Enlaces accesibilidad
Coronavirus

Un 5% de la población española se ha contagiado del virus, según la primera oleada del estudio de seroprevalencia

Por
El estudio de seroprevalencia estima que el 5 % de la población en España se ha contagiado del coronavirus

Alrededor del 5% de la población española, aproximadamente 2,3 millones de personas, habría superado la enfermedad COVID-19 y tendría anticuerpos, de acuerdo con la primera oleada del estudio de seroprevalencia que está llevando a cabo el Ministerio de Sanidad. Los resultados parciales, que se acaban de dar a conocer, reflejan una gran variabilidad geográfica en la incidencia de la enfermedad. En las zonas que tienen mayor prevalencia, esta llega a ser cinco veces mayor que la de las de menor prevalencia.

Una disparidad que se puede apreciar claramente en el análisis de las comunidades y ciudades autónomas en conjunto. Mientras que Ceuta, Murcia, Melilla, Asturias y Canarias presentan prevalencias inferiores al 2%, las comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid superan el 10%. En los mapas provinciales, destaca la agrupación central de provincias con prevalencias iguales o próximas al 10% en el entorno de Madrid.

Así, las provincias de Soria (14,2%), Cuenca (13,5%), Segovia (12,6%), Albacete (11,6%), la propia Madrid (11,3%) y Ciudad Real (11,1%) son las que cuentan con un mayor porcentaje de personas con anticuerpos.

Los resultados están lejos de las estimaciones realizadas por el Imperial College de Londres, que a finales de marzo publicó un trabajo científico que calculaba que en España había unas siete millones de personas infectadas. Según los resultados del nuevo estudio, que ha contado con una participación del 75%, en España habría algo más de 2,3 millones de personas que habrían superado la enfermedad y desarrollado anticuerpos, de las que un tercio -aproximadamente 750.000- se encontrarían en la Comunidad de Madrid y casi 400.000 en la provincia de Barcelona.

Enorme diferencia entre casos detectados y casos reales

Como ya se preveía, lo que el estudio impulsado por el Ministerio de Sanidad refleja es la enorme diferencia que existe entre los casos detectados y los casos reales, una constante que sería similar en todos los países donde la pandemia ha golpeado con mayor fuerza. En España, este 13 de mayo se llevan detectados en total 228.691 positivosuna cifra diez veces inferior a la arrojada por la primera oleada del estudio de seroprevalencia. La desigual incidencia de la enfermedad, con numerosos casos leves o asintomáticos, podría explicar esta diferencia abismal. En este sentido, es muy significativo que, de todos los positivos registrados en el estudio, aproximadamente un 33% correspondan a personas asintomáticas.

Al mismo tiempo, los datos confirman otro hecho ya asumido: que la inmunidad colectiva o de grupo está todavía muy lejos. Se trata de la barrera inmunológica que impide la libre circulación del virus, y se alcanza únicamente cuando un elevado porcentaje de individuos desarrolla anticuerpos. Los epidemiólogos calculan que sería necesario que lo hiciese entre el 60% y el 70% de la población.

Esta baja prevalencia del 5%, según las autoridades sanitarias españolas, subraya la importancia de mantener las medidas estrictas durante la desescalada, a la que el lunes se sumarán nuevos territorios, con Madrid otra vez como principal incógnita.

Illa: "No hay inmunidad de rebaño"



Además, los resultados obtenidos también servirán para recalcular la tasa de letalidad de la COVID-19 entre la población española, que es el número de fallecidos en relación a los casos confirmados. En estos momentos, con más de 27.100 fallecidos y esos casi 230.000 casos oficiales, se sitúa en un 11,9%, por lo que se espera que este marcador se reduzca de manera muy acusada, situándose alrededor del 1%.

Edad, situación laboral y enfermedades crónicas

El estudio no aprecia diferencias significativas ni por sexo ni por edad. Por edades, la prevalencia se sitúa por encima de la media con entre el 6% y 7% en los mayores de 45 años (hasta un 6,9% en las personas de entre 70 y 74 años), mientras que ronda el 4%-5% entre los 10 y los 44 años y baja a entre el 1% y el 3% en el grupo de edad de 0 a 9 años.

Estos datos son muy similares también a los segregados por actividad laboral, ya que son los jubilados, con un 6,1%, los que mayor prevalencia presentan, seguidos de los trabajadores en activo (5,8%), las personas que se dedican a las tareas del hogar (4,5%) y las que están en situación de incapacidad laboral (4,2%). El resto de colectivos, como estudiantes y parados, se sitúan en torno a un 3%.

El hecho de presentar una enfermedad crónica previa marca una diferencia de tan sol un punto, con un 4,7% de prevalencia entre los que no la padecen y un 5,7% de los que sí tenían alguna patología.

Dos objetivos fundamentales del estudio

​El estudio, diseñado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), en colaboración con las comunidades autónomas, comenzó el pasado 27 de abril y tiene como objetivo estimar el grado real de inmunización de la población española frente a la COVID-19, una información que se antoja imprescindible para orientar las futuras medidas de salud pública relacionadas con el control de la transmisión del virus.


Conocer lo mejor posible la circulación del virus es fundamental por dos motivos. El primero es calcular qué porcentaje de la población ha pasado ya la enfermedad y está inmunizada (totalmente o en parte), y el segundo es detectar casos activos, para aislarlos y evitar posibles contagios.

El trabajo estadístico trata de estimar la prevalencia de infección en España, el porcentaje de personas inmunizadas, mediante la determinación de anticuerpos frente al virus, por comunidades autónomas y por provincias, así como por edad y sexo. También está evaluando cambios en esta prevalencia para monitorizar la evolución de la epidemia, con especial atención a la aparición de nuevas infecciones derivadas de transmisión comunitaria.

Estos primeros resultados provisionales se han obtenido de las muestras tomadas a un total de 60.983 personas, con lo que no se incluyen las otras 3.234 del estudio específico insular que se lleva a cabo en Fuerteventura, Lanzarote, La Gomera, El Hierro, La Palma, Formentera, Menorca y un muestreo adicional en Ibiza.

Una parte de los análisis de anticuerpos se han hecho en laboratorio y otra con test rápidos. Para ello han contado con la intervención de 1.416 centros de salud de atención primaria.

Noticias

anterior siguiente