Enlaces accesibilidad

Coronavirus

Un 5% de la población española se ha contagiado del virus, según la primera oleada del estudio de seroprevalencia

Por
El estudio de seroprevalencia estima que el 5 % de la población en España se ha contagiado del coronavirus

Alrededor del 5% de la población española, aproximadamente 2,3 millones de personas, habría superado la enfermedad COVID-19 y tendría anticuerpos, de acuerdo con la primera oleada del estudio de seroprevalencia que está llevando a cabo el Ministerio de Sanidad. Los resultados parciales, que se acaban de dar a conocer, reflejan una gran variabilidad geográfica en la incidencia de la enfermedad. En las zonas que tienen mayor prevalencia, esta llega a ser cinco veces mayor que la de las de menor prevalencia.

Una disparidad que se puede apreciar claramente en el análisis de las comunidades y ciudades autónomas en conjunto. Mientras que Ceuta, Murcia, Melilla, Asturias y Canarias presentan prevalencias inferiores al 2%, las comunidades de Castilla-La Mancha y Madrid superan el 10%. En los mapas provinciales, destaca la agrupación central de provincias con prevalencias iguales o próximas al 10% en el entorno de Madrid.

Así, las provincias de Soria (14,2%), Cuenca (13,5%), Segovia (12,6%), Albacete (11,6%), la propia Madrid (11,3%) y Ciudad Real (11,1%) son las que cuentan con un mayor porcentaje de personas con anticuerpos.

Los resultados están lejos de las estimaciones realizadas por el Imperial College de Londres, que a finales de marzo publicó un trabajo científico que calculaba que en España había unas siete millones de personas infectadas. Según los resultados del nuevo estudio, que ha contado con una participación del 75%, en España habría algo más de 2,3 millones de personas que habrían superado la enfermedad y desarrollado anticuerpos, de las que un tercio -aproximadamente 750.000- se encontrarían en la Comunidad de Madrid y casi 400.000 en la provincia de Barcelona.

Enorme diferencia entre casos detectados y casos reales

Como ya se preveía, lo que el estudio impulsado por el Ministerio de Sanidad refleja es la enorme diferencia que existe entre los casos detectados y los casos reales, una constante que sería similar en todos los países donde la pandemia ha golpeado con mayor fuerza. En España, este 13 de mayo se llevan detectados en total 228.691 positivosuna cifra diez veces inferior a la arrojada por la primera oleada del estudio de seroprevalencia. La desigual incidencia de la enfermedad, con numerosos casos leves o asintomáticos, podría explicar esta diferencia abismal. En este sentido, es muy significativo que, de todos los positivos registrados en el estudio, aproximadamente un 33% correspondan a personas asintomáticas.

Al mismo tiempo, los datos confirman otro hecho ya asumido: que la inmunidad colectiva o de grupo está todavía muy lejos. Se trata de la barrera inmunológica que impide la libre circulación del virus, y se alcanza únicamente cuando un elevado porcentaje de individuos desarrolla anticuerpos. Los epidemiólogos calculan que sería necesario que lo hiciese entre el 60% y el 70% de la población.

Esta baja prevalencia del 5%, según las autoridades sanitarias españolas, subraya la importancia de mantener las medidas estrictas durante la desescalada, a la que el lunes se sumarán nuevos territorios, con Madrid otra vez como principal incógnita.

Illa, sobre los resultados de seroprevalencia: "No hay inmunidad de rebaño"



Además, los resultados obtenidos también servirán para recalcular la tasa de letalidad de la COVID-19 entre la población española, que es el número de fallecidos en relación a los casos confirmados. En estos momentos, con más de 27.100 fallecidos y esos casi 230.000 casos oficiales, se sitúa en un 11,9%, por lo que se espera que este marcador se reduzca de manera muy acusada, situándose alrededor del 1%.

Edad, situación laboral y enfermedades crónicas

El estudio no aprecia diferencias significativas ni por sexo ni por edad. Por edades, la prevalencia se sitúa por encima de la media con entre el 6% y 7% en los mayores de 45 años (hasta un 6,9% en las personas de entre 70 y 74 años), mientras que ronda el 4%-5% entre los 10 y los 44 años y baja a entre el 1% y el 3% en el grupo de edad de 0 a 9 años.

Estos datos son muy similares también a los segregados por actividad laboral, ya que son los jubilados, con un 6,1%, los que mayor prevalencia presentan, seguidos de los trabajadores en activo (5,8%), las personas que se dedican a las tareas del hogar (4,5%) y las que están en situación de incapacidad laboral (4,2%). El resto de colectivos, como estudiantes y parados, se sitúan en torno a un 3%.

El hecho de presentar una enfermedad crónica previa marca una diferencia de tan sol un punto, con un 4,7% de prevalencia entre los que no la padecen y un 5,7% de los que sí tenían alguna patología.

Dos objetivos fundamentales del estudio

​El estudio, diseñado por el Instituto de Salud Carlos III (ISCIII) y el Instituto Nacional de Estadística (INE), en colaboración con las comunidades autónomas, comenzó el pasado 27 de abril y tiene como objetivo estimar el grado real de inmunización de la población española frente a la COVID-19, una información que se antoja imprescindible para orientar las futuras medidas de salud pública relacionadas con el control de la transmisión del virus.


Conocer lo mejor posible la circulación del virus es fundamental por dos motivos. El primero es calcular qué porcentaje de la población ha pasado ya la enfermedad y está inmunizada (totalmente o en parte), y el segundo es detectar casos activos, para aislarlos y evitar posibles contagios.

El trabajo estadístico trata de estimar la prevalencia de infección en España, el porcentaje de personas inmunizadas, mediante la determinación de anticuerpos frente al virus, por comunidades autónomas y por provincias, así como por edad y sexo. También está evaluando cambios en esta prevalencia para monitorizar la evolución de la epidemia, con especial atención a la aparición de nuevas infecciones derivadas de transmisión comunitaria.

No recomendado para menores de 12 años El Método | Capítulo 12: Reinfecciones y pasaporte inmunitario
Transcripción completa

Subtitulado por Accesibilidad de TVE.

Hola, soy Luis y esto es El método.

Benedetti escribió que grietas no faltan,

así al pasar las que separan a zurdos y diestros,

a présbices y miopes

y yo, en tiempos de Covid, añadiría a inmunes de no inmunes.

En el episodio de hoy vamos a explorar

el monumental lío de la inmunidad, ¿podremos reinfectarnos?

¿habrá pasaportes de inmunidad?

¿cuánto sabemos, e ignoramos, sobre esto?

Vamos.

Para empezar, apuesto a que todos los que estáis viendo esto

tenéis un pasaporte inmunitario y ni siquiera os habéis dado cuenta,

veréis, es que cuando hablo de pasaportes,

no me refiero tanto a esto, como a esto,

¡Ah! ahora lo recordáis, ¿eh?

Yo cuando inmigré a EE.UU. tuve que demostrar

que estaba debidamente vacunado contra bastantes bichos,

es decir, que era inmune.

Pero, claro, ahora no tenemos una vacuna contra el Covid 19,

la pregunta clave es:

¿podemos demostrar inmunidad sin vacuna?

Vamos a preguntarle a una de las mujeres

que más sabe sobre inmunología y virus, Margarita del Val.

Hola Marga,

¿qué sabemos por ahora de la inmunidad contra el coronavirus?

Conocemos que en los últimos cuatro meses

hay ya un buen número de personas que se han recuperado

y tenemos muy, muy poquitos casos, muy poquitas sospechas, si acaso,

de que puede haber una persistencia del virus,

de que puede haber una reinfección.

Es decir, que si pasamos la enfermedad y nos dan el alta,

pues, ya podemos olvidarnos del virus de marras.

La calidad de la inmunidad no la sabemos

porque cuatro meses es muy poquito, sí que sabemos que hacen anticuerpos,

aunque los test de detección de anticuerpos,

como es lógico ante cualquier infección nueva,

todavía no son óptimos.

Vale, vale, pero entonces,

¿cuando tengamos esos test más finos ya podremos ser libres?

No sabemos cuanto protegen los anticuerpos

y no sabemos, no se ha analizado nada

de si tenemos también inmunidad celular.

Igual de importante que es combatir con los anticuerpos

a las partículas infecciosas circulantes

es importante combatir a las fábricas de virus

dentro de nuestro organismo.

A ver, debo admitir que dejé inmunología para septiembre

en la Universidad, porque inmuno es mucha inmuno,

pero, claro, tanto hablar de anticuerpos

pues tendremos que explicar lo básico, ¿no?

Cuando nos enfrentamos a un patógeno tenemos dos líneas de defensa,

la primera es desde el nacimiento, es la inmunidad innata,

la que más rápido se activa, provoca inflamación

y ataca a cualquier bicho de forma, eso sí, genérica,

todos la vimos en "Erase una vez la vida",

macrófagos, neutrófilos

y mis favoritos, las células asesinas naturales.

Pero, lo que nos interesa para ser inmunes

ante una enfermedad como Covid 19 es otro batallón,

el de la inmunidad adaptativa, allí están los linfocitos,

que son los que se quedan con la cara del virus o bacteria

que te ha hecho enfermar para matarlo rápidamente

si se le ocurre volver a presentarse.

Los B producen los tan deseados anticuerpos

que etiquetan al intruso para su destrucción

y que miden los test.

Los T se encargan de aniquilar células de nuestro propio cuerpo,

que ahora son fábricas de virus,

se habla menos de ellos, pero son fundamentales.

Vale, lo básico lo tenemos,

pero ¿que hay de las noticias que se han hecho virales

sobre las personas que se han reinfectado en Corea?

¿Es que ninguna de esas células que os acabo de contar

ha hecho su trabajo?

Hola Rafael, oye, ¿qué piensas sobre las reinfecciones?

Pueden ocurrir en casos de virus que cambian rápidamente,

como son virus de la gripe,

que sabemos que tienen una capacidad de ir adaptándose

y haciendo pequeñas mutaciones para poder evadir los anticuerpos

que se generen en previas estaciones.

Perdona que te interrumpa Rafael, pero creo que me he perdido,

¿quieres decir que una persona puede tener dos gripes seguidas?

En general, es poco frecuente,

ha sido mentado en muy pocas ocasiones

y tienden a ser con personas

que tienen a la vez problemas de inmunosupresión,

o, otro tipo de cosas por el estilo.

OK, me dejas más tranquilo,

la probabilidad de reinfección con Covid 19 es baja,

¿sí? ¿estoy en lo cierto?

Enfatizo de nuevo que, la verdad, es que sabemos muy poco

y hay datos que son, creo yo, por ahora anecdóticos

de personas que potencialmente se reinfectaron con el virus,

pero también no está claro de si, efectivamente,

esas personas dejaron de tener el virus.

Esto que dice Rafael es importante, ¿y si fue un falso negativo?

Como si te dicen que no tienes Covid 19,

pero, en realidad, sí estás infectado,

o en el caso de los coreanos sigues infectado

porque la muestra no se haya tomado bien

o el virus ante escondido.

Esto suele suceder, sobre todo, al principio de la infección,

si te contagias hoy y te hacen la prueba mañana

el resultado será negativo

porque tendrás tan pocos virus en tu organismo

que el test no es capaz de detectarlos,

pero, ojo, también hay falsos positivos,

es cuando te dicen que tienes el virus

pero, en realidad no,

lo más probable es que ya hayas pasado la enfermedad

y que en tu cuerpo queden trozos de virus

que, aunque no puedan enfermarte, sí son detectados por la prueba.

Eso, mientras esperamos que pasen las semanas y los meses

para tener datos concretos sobre este nuevo virus

y nuestra inmunidad,

Margarita, ¿podemos aproximar algo a partir de sus primos,

el SARS 1 y el MERS?

¿Qué sabemos, sin embargo de su hermano el SARS de 2003?

Pues sabemos que sí, que parece que la inmunidad

dura unos años, es igual que con el MERS,

también sabemos que dura varios años.

Ah, una nota aquí, en la familia del SARS 2,

el que causa Covid 19,

también están los coronavirus que nos causan resfriados comunes

y, bueno, ¿los pillamos muy a menudo, no?

Para esos la inmunidad dura apenas unos meses,

así que tendremos que ver a qué lado de la familia

ha salido este Covid 19.

Mientras, nos decía Margarita que, escuchemos,

Pues que siempre que hay una infección

cuando nuestro organismo reacciona con inmunidad

la próxima vez que se enfrente al mismmo organismo

la infección tiene que ser más benigna.

¿Más benigna?, es decir que podemos infectarnos

aunque seamos inmunes,

me estoy volviendo loco con esto de la inmunidad.

Yo creo que, a nivel de población,

podemos estar razonablemente confiados

de que hay una cierta inmunidad,

¿hasta qué punto esto puede valer para dar un pasaporte inmunitario

de que tu ya, ni te vas a contagiar, ni vas a sufrir,

ni vas a ser contagioso?

Eso todavía, probablemente, necesitemos un poco más de tiempo

porque, probablemente, no te vayas a contagiar,

pero, cuanto de no contagioso eres,

eso es, quizás, la incógnita más grande que tenemos

y más peligrosa,

y entonces también podría ocurrir

que personas que ya se han recuperado que se reinfectan,

podrían ser contagiosos.

Esto, ¿es normal?

De hecho, con la varicela,

que es el prototipo de enfermedad que solo la pasamos una vez,

si que hay ejemplos de transmisores involuntarios, es decir,

por ejemplo, un niño tiene la varicela,

su madre ya la pasó de mayor,

pero su madre se la puede contagiar a un compañero o compañera de trabajo

que no la haya pasado de pequeño.

Madre mía, ¿podemos transmitir la varicela

o tal vez este nuevo coronavirus aunque la hayamos pasado

y seamos inmunes?

Jo, para aderezarlo, nada más faltaría que el virus

persistiera en nuestro cuerpo, espera.

Rafael, persistir, no persiste el coronavirus, ¿no?

Yo creo que no es descabellado pensar que pueda ser así,

no estoy diciendo que sí pueda generar persistencia,

pero creo que lo que pudiese es generar replicación

entre múltiples órganos

y que eso genere, a la larga, que el virus se mantenga

por periodos más prolongados.

Es decir, que no se quedará en el cuerpo, como un herpes,

pero que todavía nos falta entender si, además de los pulmones,

pues el virus se pasea y tal vez se esconde

por más rincones de nuestro organismo.

Entonces, pasaporte inmunitario, ¿sí o no?

Nosotros le estamos llamando el carnet inmunitario

o algo similar,

y la verdad es que es una idea que ha prendido bastante

en el último tiempo,

pero con poca claridad de qué significa,

aún, lamentablemente,

no sabemos qué significa tener anticuerpos,

tampoco sabemos si estos anticuerpos son protectores cien por ciento.

No sabemos, no sabemos,

está claro lo que necesitamos, ¿no?

la gasolina de la ciencia, datos.

Margarita, ¿y el estudio serológico

que estamos haciendo ahora en España,

nos dará la información que necesitamos?

Los estudios de seroprevalencia no nos van a decir mucho

de como es la potencia de la inmunidad,

ni la calidad de la inmunidad,

porque lo que van a hacer es mirar, simplemente, anticuerpos

y ver cuanta gente se ha infectado,

pero, lo más importante es que nos dicen

qué porcentaje de la población no ha superado la infección,

hemos pasado de ser el cien por cien vulnerables,

porque nadie habíamos visto este virus en toda su vida,

a ser el 80 % vulnerables,

bueno, pues estamos algo, hemos avanzado algo

desde la casilla de salida,

pero un 80 % de la población vulnerable

es todavía muchísimo.

La paciencia, dicen, es la madre de la ciencia,

la investigación tiene sus tiempos y no por mucho correr

se avanza más deprisa,

que un test de anticuerpos nos de positivo,

¿significa que somos inmunes al coronavirus

y no nos podemos reinfectar?

pues no lo sabemos todavía, aunque nos encantaría.

¿Vamos pidiendo cita para sacarnos ese pasaporte inmunitario?

No, no todavía,

paciencia, higiene y mucha, mucha, ciencia.

Nos vemos en el próximo episodio.

¿Podemos reinfectarnos si hemos tenido Covid19?

Estos primeros resultados provisionales se han obtenido de las muestras tomadas a un total de 60.983 personas, con lo que no se incluyen las otras 3.234 del estudio específico insular que se lleva a cabo en Fuerteventura, Lanzarote, La Gomera, El Hierro, La Palma, Formentera, Menorca y un muestreo adicional en Ibiza.

Una parte de los análisis de anticuerpos se han hecho en laboratorio y otra con test rápidos. Para ello han contado con la intervención de 1.416 centros de salud de atención primaria.

Noticias

anterior siguiente