Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El Imperial College estima que España tiene siete millones de infectados y que el confinamiento ha evitado 16.000 muertes

Por
Usuarias del metro de Barcelona, con mascarillas protectoras.
Usuarias del metro de Barcelona, con mascarillas protectoras. EFE/Enric Fontcuberta

Un estudio publicado por investigadores del Imperial College de Londres estima que España sería el país europeo con mayor número de personas infectadas por el coronavirus, con entre el 3,7% y el 41% de su población contagiada, lo que supone un promedio estadístico del 15%, es decir, unas siete millones de personas. 

A nivel continental, el trabajo científico estima que entre 7 y 43 millones de personas han sido contagiadas por este nuevo virus en los once países europeos con más casos hasta el 28 de marzo (Austria, Bélgica, Dinamarca, Francia, Alemania, Italia, Noruega, España, Suecia, Suiza y Reino Unido), lo que representa entre el 1,88% y el 11,43% de la población.

Los investigadores explican esta gran diferencia debido a la limitada capacidad de realizar pruebas diagnósticas y a que muchos de los casos son leves y asintomáticos, por lo que no se detectan. El mismo día que se publicaba este paper, según los últimos datos del Ministerio de Sanidad, en España se habían detectado 85.195 positivos, una cifra muy alejada de las estimaciones de la institución británica.

Después de España, el país europeo con más contagios sería Italia5,9 millones de casos, un 9,8% de la población. Mientras, apenas el 0,72% de la población alemana tendría el virus, unas 600.000 personas. En Francia, serían alrededor de dos millones de afectados, el 3% de la ciudadanía; y en Reino Unido 1,79 millones de personas, el 2,7% del total.

El Imperial College es la universidad británica que colabora con la OMS y uno de cuyos estudios, que pronosticaba cientos de miles de muertos en el Reino Unido si no se hacía nada, forzó a Boris Johnson a cambiar su estrategia ante el COVID-19.

Estimación de vidas salvadas: 16.000 solo en España

Por otra parte, el trabajo calcula también el impacto de las medidas de distanciamiento social para contrarrestar la expansión de la epidemia, como cierres de escuelas, confinamientos domiciliarios o el aislamiento de casos confirmados y sospechosos. Los investigadores concluyen que las medidas han salvado unas 16.000 vidas en España desde el inicio del brote. En Italia se habrían evitado ya aproximadamente 38.000 muertos, y 370 en Reino Unido, que se encuentra en el inicio del brote.

"Por supuesto que es un momento difícil para Europa, pero los gobiernos han tomado medidas significativas para asegurar que los sistemas de salud no se vean desbordados. Hay pruebas sólidas de que han empezado a funcionar y han aplanado la curva. Creemos que se ha salvado un gran número de vidas. Sin embargo, es demasiado pronto para decir si hemos logrado controlar plenamente las epidemias y habrá que tomar decisiones más difíciles en las próximas semanas", asegura el investigador principal, Samir Bhatt.

Su equipo utilizó datos diarios en tiempo real del Centro Europeo para la Prevención y Control de Enfermedades (ECDC, por sus siglas en inglés). Los modelos se centraron en el número reproductivo, es decir, el número medio de nuevas infecciones generadas por cada persona infectada. Se asumió que los cambios en el número reproductivo son una respuesta inmediata a la implementación de estas intervenciones, en lugar de cambios graduales más amplios en el comportamiento. En general, los modelos estiman que los países han logrado reducir su número reproductivo con las intervenciones.

Hasta 120.000 muertes menos en Europa

El análisis del equipo muestra que, con las medidas actuales en marcha, se habrían evitado entre 21.000 y 120.000 muertes hasta este 31 de marzo en los once países. Sin embargo, puntualizan que se evitarán muchas más muertes si se mantienen las intervenciones hasta que la transmisión descienda a niveles bajos.

Las intervenciones como el distanciamiento social o los cierres ya han salvado muchas vidas y seguirán salvando vidas.

"Nuestros resultados sugieren que las intervenciones como el distanciamiento social o los cierres ya han salvado muchas vidas y seguirán salvando vidas. El impacto de la pandemia es extremo, pero habría sido mucho peor sin las medidas. Mantenerlas es crucial para controlarla", defiende el profesor Axel Gandy, presidente de Estadística del Departamento de Matemáticas.

Dado el lapso de dos a tres semanas entre el momento en que se producen los cambios en la transmisión y el momento en que se puede observar su impacto en las tendencias de muertes, los investigadores apostillan que "tal vez sea todavía demasiado pronto" para demostrar, en la mayoría de los once países, que las medidas han sido eficaces.

"Los europeos, como muchas personas en otros lugares, han cambiado profundamente sus vidas en las últimas semanas. Este informe deja claras las primeras pruebas de los beneficios de estas medidas de distanciamiento social. Al mantener la distancia entre nosotros, limitamos las oportunidades de que el virus se propague y reducimos los riesgos de enfermedad e incluso muerte entre los que nos rodean", concluye Christl Donelly, profesor de Epidemiología Estadística de la Escuela de Salud Pública.

Noticias

anterior siguiente