Enlaces accesibilidad

Coronavirus

El Consejo Europeo respalda la creación de un plan de recuperación pero se mantiene el bloqueo sobre su contenido

Por
La UE acuerda crear un fondo de recuperación ligado al presupuesto europeo

Los líderes de la Unión Europea (UE) han acordado este jueves trabajar en la creación de un fondo de recuperación ligado al presupuesto plurianual europeo (2021-2027) que pueda dar una respuesta a las necesidades derivadas de la crisis del coronavirus. El debate se sitúa ahora en el contenido ya que falta por concretar el montante de dicho fondo, cómo se financiaría y cómo se distribuirían las ayudas, donde existen grandes discrepancias sobre si se hará en forma de préstamos o de transferencias.

La presidenta de la Comisión Europea, Ursula von der Leyen, quien ha evitado hablar de cifras, ha garantizado que habrá un equilibrio entre préstamos y transferencias en la fórmula definitiva y se ha comprometido a presentar un proyecto antes del 6 de mayo. 

"No hay consenso completo pero sí hay áreas dónde se ven avances, con un apoyo bastante amplio", ha asegurado al término de la reunión la ministra de Asuntos Exteriores, Unión Europea y Cooperación, Arancha González Laya, en referencia al montante del mismo, que se situará entre 1 y 1,5 billones de euros.

La ministra ha reconocido que España y otros países se sitúan del lado de las transferencias no reembolsables, ya que buscan evitar el sobrendeudamiento de algunos países y una salida asimétrica de la crisis, además de por solidaridad con el resto de estados miembros.

Según González Laya, ha sido un Consejo Europeo con "un cambio de tono en el debate" y donde España se ha situado "en el centro del juego".

González Laya observa un "cambio de tono" en el Consejo Europeo, con España como pieza central

Un fondo "necesario y urgente"

Por su parte, el presidente del Consejo Europeo, Charles Michel, ha celebrado la puesta en marcha de este fondo "necesario y urgente", que será "lo suficientemente grande como para hacer frente al alcance de la crisis" y estará "dirigido a los sectores y partes geográficas de Europa más afectadas".

Ahora el objetivo es continuar trabajando, ha dicho, "para evaluar su magnitud exacta, su financiamiento y el vínculo con el presupuesto comunitario, que deberá ajustarse".

Los Veintisiete han emplazado así a la Comisión Europea a que analice las necesidades y que presente sus propuestas de fondo y presupuesto, algo que podría llegar en la "segunda o tercera semana de mayo", según von der Leyen, tras lo cual sería necesaria otra cumbre para evaluarlas.

El acuerdo podría llegar incluso más tarde de lo esperado ya que la complejidad de la negociación podría llegar a requerir una reunión presencial, lo que ahora mismo es imposible por el coronavirus. Pese a ello, Michel ha insistido que hay un sentimiento de "urgencia" entre los países y "una gran voluntad política de alcanzar compromisos".

Un paquete de 540.000 millones de euros

El Consejo Europeo también ha respaldado el paquete de 540.000 millones de euros en medidas urgentes para ayudar a empresas, trabajadores y Estados, aprobado por el Eurogrupo hace dos semanas, para que puedan entrar en vigor el 1 de junio.

Según Michel, el paquete supondrá una "red de seguridad" en estos tres frentes, a pesar de que "no es suficiente" para paliar el impacto económico de la crisis y por eso la UE trabajará para proponer un marco concreto a más largo plazo.

El paquete de ayuda consiste en una iniciativa a corto plazo basada en tres pilares: una línea de crédito del Mecanismo Europeo de Estabilidad (MEDE), el fondo de rescate, con 240.000 millones de euros en préstamos; un fondo del Banco Europeo de Inversiones (BEI) -similar al ICO español- con hasta 200.000 millones en créditos para empresas y un fondo temporal contra el paro de 100.000 millones.

Como condiciones para acceder a la línea -que podrá prestar a cada país hasta el 2 % de su PIB- se establece que los fondos se destinen a gastos sanitarios, directos o indirectos, por el coronavirus, y que los países refuercen después su economía, cumpliendo con las normas fiscales comunitarias.

"No contemplamos un rescate"

En respuesta a las preguntas de los periodistas, la ministra González Laya ha negado la posibilidad de que España se estuviera planteando pedir un rescate del MEDE, una posición que había asegurado el primer ministro italiano, Giuseppe Conte. 

El Gobierno español ha defendido en la cumbre europea la creación de un fondo de recuperación de 1,5 billones de euros que se financie con la emisión de deuda perpetua respaldada por la UE y luego distribuya el dinero en forma de transferencias a los países y sectores más afectados.

"Hemos puesto sobre la mesa una modalidad de mutualización que nos parece responsable, pragmática y ambiciosa, además de que juega con los mecanismos existentes en la UE", ha recalcado la ministra.

Mientras, Francia había planteado la creación de un fondo temporal que emita deuda con el aval de los Estados miembros y luego dé préstamos a muy largo plazo a los países.

González Laya: "España no tiene previsto acudir al Mecanismo Europeo de Estabilidad"

Ambos países, junto a Italia, piden que se emita deuda común -bautizada como "coronabonos"- para financiar la recuperación, una opción que rechazan de plano Alemania, Holanda o Austria, entre otros, y de la que no se ha hablado en la cumbre de este jueves.

[¿Qué son los coronabonos?]

Mientras, la canciller alemana, Angela Merkel, ha reiterado su rechazo a la mutualización de deuda, pero sí se ha mostrado dispuesta a "hacer contribuciones claramente más elevadas al presupuesto comunitario" para ayudar a los socios más afectados por el coronavirus.

Sin embargo, otros Estados miembros, entre ellos Holanda, han solicitado a la Comisión Europea un análisis de lo que necesita cada una de las economías afectadas antes de empezar a perfilar un plan y a negociar su propuesta de fondo de reconstrucción.

El primer ministro holandés, Mark Rutte, ha insistido en que quiere saber "dónde estamos, en cuanto a sectores, regiones, etcétera" y, en base a eso, decidir si es necesario "recurrir a instrumentos de recuperación" porque, consideró, "no tiene sentido hablar de números si no sabes" cómo está el país, y aplaudió que la presidenta de la CE, Ursula von der Leyen, haya accedido a "hacer un análisis" de la situación.

Noticias

anterior siguiente