Enlaces accesibilidad

Cataluña

Artur Mas cumple su inhabilitación con la incógnita de un posible regreso a la primera línea de la política

  • El expresidente de la Generalitat culmina los 13 meses de suspensión por la organización de la consulta del 9N
  • La perspectiva de nuevas elecciónes en Cataluña abre sus opciones a encabezar la candidatura convergente

Por
El expresidente catalán Artur Mas, durante un mitin de JxCat en el teatro Metropol de Tarragona.
El expresidente catalán Artur Mas, durante un mitin de JxCat en el teatro Metropol de Tarragona. EFE/Jaume Sellart

El expresidente de la Generalitat Artur Mas cumple este domingo los 13 meses de inhabilitación a los que fue condenado por organizar la consulta del 9N, lo que le permitiría volver a primera línea de la política, una posibilidad que en sus manifestaciones públicas siempre ha dejado abierta "por responsabilidad".

El fin de la inhabilitación coincide, además, con la perspectiva de la convocatoria de elecciones en Cataluña y en pleno debate sobre los candidatos de JxCat y la reordenación del espacio convergente.

En marzo de 2017, el Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) condenó a Mas a más de dos años de inhabilitación para ejercer cargos públicos electivos por desobediencia al organizar la consulta independentista del 9 de noviembre de 2014, que había sido suspendida por el Tribunal Constitucional. Posteriormente, el Supremo rebajó la condena a un año y un mes.

Además, el expresident tuvo que afrontar la condena del Tribunal de Cuentas que le impuso, a él y a otros nueve ex altos cargos del Govern, la devolución de 4,9 millones de euros a la Generalitat por la organización del 9N.

Cumplida la condena, la duda reside en si Mas dará el paso adelante y se convertirá en el candidato de JxCat, donde la posible inhabilitación a Quim Torra -que espera respuesta del Supremo- y la huida de Carles Puigdemont a Bélgica -pendiente del suplicatorio sobre su inmunidad en el Parlamento Europeo- le abren una puerta que hace unos meses parecía cerrada.

Volvería "por deber y responsabilidad"

Mas ha sido ambiguo al respecto, asegurando que en lo personal no quiere asumir ese papel pero que lo haría "por sentido del deber y la responsabilidad". Así se pronunciaba el pasado mes de septiembre en una entrevista en Los Desayunos, en la que afirmaba su deseo de que "ni se plantee la cuestión" y se pudiera contar con "otra persona que tenga menos tradición de la que yo tengo en política, que pueda asumir el liderazgo de lo que nosotros representamos en este momento".

¿Artur Mas, candidato a la Generalitat?: "Personalmente" no, pero no lo descarta "por responsabilidad"

La duda es el papel que pueda asumir Mas en el actual espacio postconvergente, del que sigue siendo un referente, pero que ha cambiado por completo desde que en 2016 tuvo que dar "un paso a un lado" y ceder el testigo a Carles Puigdemont ante la negativa de la CUP a investirle

Artur Mas y Puigdemont mantienen una buena relación pero son evidentes sus diferencias sobre cómo enfocar el 'procés'. Este mismo sábado La Vanguardia informaba de los recelos de Mas acerca de la declaración unilateral de independencia (DUI) en una reunión celebrada un día después del 1-O.

Además, en algunos sectores más cercanos a Puigdemont y alejados del PDeCAT -la formación heredera de CDC- le siguen relacionando con los recortes que aplicó durante su etapa al frente de la Generalitat y de una Convergència salpicada por los casos de la corrupción, lo que dificultaría sus posibilidades de encabezar una candidatura.

En busca de unidad

Antes que centrarse en una posible vuelta a la Generalitat, la actividad de Mas se ha orientado principalmente a perfilar una fórmula que una al PDeCAT -que ahora preside David Bonvehí-, la Crida Nacional per la República -que lidera Jordi Sànchez desde prisión- y los independientes en un mismo espacio político, habida cuenta que la coalición de gobierno con ERC hace aguas de manera cada vez más evidente.

También, según informa Europa Press, sigue de cerca iniciativas como la de 'El País de demà' (El País de mañana), un colectivo formado por empresarios, académicos y políticos del PDeCAT, como el propio Bonvehí, la senadora Marta Pascal o el exdiputado Carles Campuzano. Una propuesta moderada que evita la confrontación y la vía unilateral y apuesta por el diálogo y el soberanismo pactista.

Es posible que algunos de los interrogantes que deja el fin de esta inhabilitación puedan ser despejados por el propio Artur Mas el martes, cuando se publicará su libro Cap fred, cor calent. El procés en primera persona (Columna), en el que el expresidente quiere explicar en profundidad los entresijos de su etapa al frente de la Generalitat y el proceso soberanista, sin dejar de lado la "autocrítica". Un día después, el miércoles 26, será el protagonista de un desayuno programado por el Fórum Nueva Economía en Barcelona.

También el próximo sábado 29 de febrero tiene previsto acudir a Perpiñán (Francia) para apoyar a Puigdemont en un acto organizado por el Consell per la República Catalana. 

El fin de la inhabilitación de Mas y la trascendencia de sus próximos movimientos hacen que la atención mediática en torno al expresident sea máxima en un momento crucial para el futuro inmediato del Gobierno de Cataluña.

Noticias

anterior siguiente