Enlaces accesibilidad

El Gobierno llamará al PP para negociar la renovación del CGPJ y el Constitucional y le pide "actitud constructiva"

  • Montero reprocha a Casado que afirme "sin pudor" que usará su mayoría para bloquear la renovación judicial
  • La portavoz del Gobierno pide al PP que se implique si quiere "velar por el prestigio" de la justicia

Por
Montero: el Gobierno llamará al PP para negociar la renovación del CGPJ y el TC

La ministra de Hacienda y portavoz del Gobierno, María Jesús Montero, ha anunciado que el ministro de Justicia tiene previsto llamar al PP para negociar la renovación del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) y el Tribunal Constitucional, al mismo tiempo que ha reprochado al partido de Pablo Casado que tras intentar el "bloqueo" de la formación de gobierno pretenda lo mismo con otros órganos.

Durante la primera rueda de prensa que ha ofrecido como portavoz del Gobierno tras el consejo de ministros extraordinario de este viernes (se han trasladado a los martes), Montero ha reprochado al líder de la oposición que afirme "sin pudor" que va a ejercer su mayoría para bloquear la renovación de todas las instituciones, entre las que ha incluido al CGPJ, el Tribunal Constitucional y el Defensor del Pueblo.

Por ello, la portavoz del Ejecutivo ha apelado a la "responsabilidad" de los 'populares' y ha afirmado que les van a tender la mano para alcanzar los acuerdos de Estado necesarios. Y ha informado de que el nuevo ministro de Justicia, Juan Carlos Campo, ha comunicado en la reunión del gabinete que tenía previsto llamar al PP para esta negociación.

"Actitud constructiva"

En un tono más general, Montero ha pedido "respeto" a los partidos de la oposición para contribuir al "prestigio de las instituciones", y de nuevo en referencia del PP le ha pedido que si lo que quiere es "velar por la consolidación, el prestigio y el buen funcionamiento de la justicia", se implique en la renovación de sus órganos y que se siente a negociar con "actitud constructiva".

Este anuncio llega en plena polémica política y judicial por la propuesta del Gobierno de la exministra de Justicia Dolores Delgado para ser la próxima fiscal general del Estado, y la decisión del Pleno del CGPJ de paralizar temporalmente el nombramiento de cargos judiciales y no retomarlos hasta que el Poder Judicial sea renovado, una medida de presión para buscar avances políticos en una negociación bloqueada desde finales de 2018, cuando se rompió el pacto al que habían llegado PSOE y PP.

El CGPJ también ha estado en el punto de mira por su división al pronunciarse sobre la idoneidad de Delgado para asumir la Fiscalía General del Estado y por las críticas del vicepresidente del Gobierno, Pablo Iglesias, que afirmó que los tribunales europeos han humillado a los españoles en relación con las sentencias del 'procés', y a quien el órgano de gobierno de los jueces pidió "mesura".

La portavoz del Gobierno ha eludido valorar la división en las deliberaciones del CGPJ sobre la idoneidad de Delgado y ha subrayado que lo relevante es que avaló que cumple los requisitos para ser nombrada fiscal general del Estado. "La propuesta de nombramiento sigue su curso", ha zanjado.

El PP: "Cogeremos el teléfono cuando suene"

Por su parte, el secretario general del PP, Teodoro García Egea, ha respondido a la oferta de negociación del Gobierno con desconfianza. "Sánchez lleva mucho tiempo amenazando con llamar al PP y a Pablo Casado y esa llamada no se produce nunca", ha dicho en rueda de prensa en la sede del partido. "Cogeremos el teléfono en cuanto suene", ha añadido.

El 'número dos' del PP ha defendido el modelo de renovación del CGPJ que propusieron en la pasada legislatura y que, ha dicho, "fue rechazado por el PSOE".

Los 'populares' han anunciado que presentarán en el Congreso una proposición de ley para impedir más casos como el de Dolores Delgado, de modo que políticos que han ejercido como cargo público o hayan estado en las listas de un partido no puedan convertirse en fiscal general del Estado sin, al menos, pasar un período de tiempo.

Y han pedido al presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, resolver estas cuestiones que, a su juicio, afectan a la imparcialidad de la justicia, antes de emprender otras reformas. "Uno no puede pretender que la Justicia funcione bien tocando determinadas cuestiones cuando ha nombrado a su ministra fiscal general del Estado", ha dicho García Egea, que ha asegurado que Delgado debería rechazar ser fiscal general si tiene "dignidad" al votar en contra siete vocales del CGPJ.

Noticias

anterior siguiente