Enlaces accesibilidad

Elecciones generales 10N

La crisis territorial de Podemos se agrava por la búsqueda de apoyos de Errejón para el 10N

  • La cúpula de Podemos Murcia abandona el partido para integrarse en Más Madrid y las bases de Equo votan ir con Errejón
  • Podemos concurrirá a las generales con cinco gestoras asumiendo direcciones autonómicas

Por
 Errejón Iglesias Más País Podemos
Imagen de archivo de Íñigo Errejón y Pablo Iglesias durante el acto "Madrid se levanta" por la celebración del 2 de mayo de 2017. EFE

La división entre ‘pablistas’ y ‘errejonistas’ no terminó en Vistalegre II para Podemos. Lejos de ello, el salto a la política de Íñigo Errejón con Más País pone en peligro los apoyos de Pablo Iglesias y está profundizando aún más la crisis territorial de un partido que se presenta a las elecciones generales del 10 de noviembre gobernado en cinco autonomías por cinco gestoras y sin el apoyo Compromís ni de la mayor parte de Equo, cuyas bases han decidido ir con el partido de Errejón. Mientras, la amenaza de la división acecha sobre otros territorios como Andalucía.

La implantación territorial de Podemos sigue siendo el gran desafío de Iglesias, mientras que Errejón tiene también que armar a contrarreloj una estructura territorial para poder presentarse, como tiene intención, en 17 provincias. Por ahora, está recabando el apoyo de los críticos de Podemos y de confluencias que ven en Más País un caballo ganador frente a un Pablo Iglesias que perdió 29 diputados las generales, empeoró los resultados el 26M y fracasó en su intento de formar un Gobierno de coalición.

[Lee también: 'La irrupción de Más País lastra a Podemos pero podría sumar escaños a la izquierda']

La guerra se prevé dura especialmente en aquellas regiones donde Errejón quiere concurrir con Más País. En su preacuerdo con Equo para concurrir juntos se contemplan Málaga, Cádiz, Granada y Sevilla por Andalucía; en Galicia concurrirán en Pontevedra y A Coruña; y a esto se sumará además de Barcelona y Madrid, las circunscripciones de Alicante, Asturias, Baleares, Vizcaya, Murcia, Santa Cruz de Tenerife, Las Palmas, Valencia y Zaragoza, previsiblemente.

Dimite la dirección de Podemos en Murcia para ir con Errejón

Este viernes, Iglesias recibía un nuevo golpe. La dirección de Podemos Murcia abandonaba el partido y renunciaba a sus escaños regionales para integrarse en Más País, criticando entre otras cuestiones que Podemos ha tomado una "deriva personal", convirtiéndose en una centrifugadora de cabezas” que “ha expulsado a la mayor parte de la inteligencia del partido” y en la que ya no existe la pluralidad de ideas.

También este viernes, la líder de Adelante Andalucía, Teresa Rodríguez, anunciaba su intención de concurrir a las generales con marca propia -sin Podemos en el nombre- integrando a distintas fuerzas de izquierda, entre las que se encuentran tanto la formación morada como Más País. Pero Podemos Andalucía finalmente ha reculado y este sábado ha asegurado que concurrirá el 10N con la papeleta de Unidas Podemos.

Podemos Aragón es otro frente de batalla para Iglesias. Su secretario general, Nacho Escartín, habría pedido a Iglesias que aparte a Pablo Echenique como cabeza de lista para el 10N para concurrir junto a la Chunta Aragonesa, para quien el secretario de Acción Política morado sería el principal escollo según, ha informado este jueves El País. No obstante, la Chunta Aragonesista ha decidido concurrir en la circunscripción de Zaragoza con la formación de Errejón.

Mientras, para presentarse en A Coruña y Pontevedra, Errejón espera pescar apoyos de las 'mareas'. Su principal respaldo es precisamente el portavoz de En Marea, Luis Villares, quien el pasado lunes ya consideró “interesante” que su partido pudiese cooperar con el de Errejón y se abrió a incluir a la exfundadora de Podemos Carolina Bescansa en sus listas como “un activo político muy valioso y que todavía tiene mucho que decir”.

Bescansa perdió en 2018 su proyecto político frente a Antón Gómez-Reino, que se impuso como secretario general del partido en la región. Precisamente fue ella quien en abril de 2018 propuso a Errejón un proyecto con el que desbancar a Iglesias de Podemos.

La pérdida de apoyos en estos territorios se suma a otros ya conocidos. En la Comunidad Valenciana Compromís, que el 28A logró sacar un diputado -fue el escaño más caro para un partido político-, ya anunció que concurriría con Errejón a las generales, pese a la intención de su líder autonómica, Mónica Oltra, de unir a los partidos a la izquierda del PSOE para el 10N.

La posibilidad de concurrir con Más Madrid también ha dividido a Equo, que pese a haber alcanzado un preacuerdo con la formación de Errejón para concurrir conjuntamente, ha optado en Cataluña por mantenerse ligado a los ‘comunes’, el principal bastión territorial de Podemos y el que mejor parado salió de las elecciones del 28A y del 26M. Aún así, Errejón está dispuesto a combatir en Barcelona contra los de Ada Colau y, aunque no ganara, tiene posibilidad de obtener alguno de los 31 escaños que reparte esta circunscripción.

Madrid y otras cuatro gestoras autonómicas

Mientras, la dirección regional de Podemos en cinco comunidades está gobernada por gestoras, entre ellas Madrid, donde la marcha de Errejón como candidato morado a las generales del 26M para concurrir con Carmena desencadenó en la salida de Ramón Espinar al frente del partido autonómico y la asunción del mismo por parte de técnicos desde el pasado mes de enero. El movimiento de Errejón supuso, además, la ruptura total en Podemos y la disgregación de sus distintas corrientes.

Si Iglesias pensó que desterrando a Errejón a Madrid como líder autonómico acallaría las voces críticas dentro del partido, la jugada ha supuesto un jaque por parte del ex de Podemos, quien sentó su fuerte en la Comunidad para sumarse, junto a la exalcaldesa Manuela Carmena y los concejales suspendidos de Podemos -entre ellos Rita Maestre-, al proyecto de Más Madrid con el que ahora da el salto a las generales bajo el nombre de Más País.

También desde enero una gestora se hace cargo de Podemos en Cantabria tras meses de conflictos internos y otra lo hace en Castilla-La Mancha desde el 30 de mayo tras la dimisión en bloque de la dirección del partido por los resultados de las municipales y autonómicas de la semana anterior.

La Rioja ha sido de las regiones donde se ha producido una de las mayores crisis territoriales. El grupo parlamentario quedó dividido en dos y acabaron en los juzgados, tras lo cual se eliminaron las primarias del partido. Una gestora se puso en primavera al frente de la dirección.

En agosto, la gestora también se dividió y dimitieron dos dirigentes tras lo que consideraron que era un "chantaje" por parte de la diputada de Podemos y miembro también de la gestora, Raquel Romero, de convertirse en Consejera de la Comunidad después de haber impedido en un primer debate que la socialista Concha Andreu fuera investida presidenta de La Rioja. Romero, que exigía en un primer momento tres consejerías, consiguió una consejería autonómica y dirige la gestora desde agosto.

En el resto de territorios Podemos mantiene una relativa calma que podría variar a la espera de que los partidos presenten definitivamente sus coaliciones electorales, para lo que tienen de plazo hasta el próximo lunes

Noticias

anterior siguiente