Enlaces accesibilidad

Muere por amianto un extrabajador del Metro de Barcelona

  • El comité de empresa de TMB confirma que el empleado ya jubilado ha fallecido por un cáncer relacionado con el amianto
  • Han convocado paros parciales de dos horas por turno el 25 y el 28 de febrero coincidiendo con el Congreso de Móviles

Por
Andén del Metro de Barcelona
Andén del Metro de Barcelona. EFE/Marta Pérez

El comité de empresa de Metro de Barcelona ha denunciado este jueves que al menos un extrabajador del suburbano barcelonés falleció por un cáncer relacionado con el amianto. Es el primer caso en el suburbano barcelonés después de que en el Metro de Madrid hayan muerto dos empleados por la misma causa y otros dos tengan reconocida la asbestosis como enfermedad profesional.

En rueda de prensa, los trabajadores del metro han explicado que hace unos meses un trabajador jubilado que había estado expuesto al amianto en las instalaciones del suburbano falleció tras serle detectado en una biopsia que tenía fibras de amianto en su tejido pulmonar.

La compañía TMB reconoció ayer que un total de 20 trabajadores, de los 620 que se han sometido voluntariamente al programa de vigilancia específica para empleados que han estado expuestos al amianto, sufren alteraciones pleurales, aunque no son graves y no requieren tratamiento médico.

Sin embargo, el comité, que ha convocado paros de dos horas por turno del 25 al 28 de febrero, coincidiendo con el Congreso Mundial de Móviles, ha elevado a 150 los trabajadores que tienen problemas pulmonares en diferentes grados de esos 620 (24%).

Que se tomen en serio este problema y no mientan

"Que se tomen en serio este problema y no mientan" y que "faciliten datos" de trabajadores en activo, jubilados, excedencias o que han cambiado de trabajo expuestos al amianto son algunas de las reivindicaciones del comité.

Los trabajadores también reclaman a la empresa todos los recursos necesarios para la retirada de todo el material con amianto "de manera inmediata y a la descontaminación de todos los centros de trabajo".

También que ofrezca la realización de un TAC de alta resolución y otras pruebas a los jubilados o empleados en excedencia, y que se responsabilice del lavado y descontaminación de la ropa de todos los expuestos, entre otras medidas.

Denuncia ante la inspección

El comité de empresa ha informado de que hace año y medio presentó una denuncia ante Inspección de Trabajo por la falta de información por parte de TMB sobre este tema y que no se descarta una querella penal, si la empresa no rectifica su actual posición de no facilitar datos a los sindicatos.

Según los trabajadores, ya en la década de los años 90 se retiraron varios elementos con amianto del metro barcelonés, como el pavimento que llevaban los trenes de las series 1.000 y 1.100 a través de una empresa externa; las pastillas de frenos de los trenes que contenían amianto después de más de tres décadas usándolas, y los apagachispas de los trenes, también por tener amianto.

Sin embargo, y a pesar de la retirada de estos elementos, la dirección de TMB "no ha hecho absolutamente nada hasta abril de 2018", después de que se conociera la situación en el metro de Madrid, donde se ha comprobado que 45 trenes contienen amianto.

Un informe de Comisiones Obreras, avalado por estudios científicos, denuncia que en toda España quedan 2,6 toneladas de amianto pero no hay un registro nacional de su ubicación pese a que está demostrado que la exposición al amianto produce cáncer.

Evidencias científicas desde principios del siglo XX

La virulencia del amianto fue descrita por primera vez en 1906, en Londres, a través del caso de una trabajadora de una fábrica textil con fibrosis pulmonar, y en la década de 1920 ya se emplea el término asbestosis. Pocos años más tarde, en 1935, se publicaron las primeras evidencias científicas que relacionaban la exposición al amianto y el cáncer de pulmón.

Pero no fue hasta 1978 cuando el Parlamento Europeo declaró al amianto una sustancia cancerígena, a raíz de la cual, la sustancia fue prohibiéndose paulatinamente en el continente. Las variedades más perjudiciales, el amianto azul y el marrón, fueron prohibidos en España entre 1984 y 1993.

En 1999, la Unión Europea prohibe la comercialización y el uso de cualquier tipo de amianto, aunque la norma llega a España años más tarde, prohibiéndose la utilización, producción y comercialización del amianto en 2002.

Noticias

anterior siguiente