Enlaces accesibilidad

Elecciones en Brasil

Sonia Guajajara, primera candidata indígena: "El avance del fascismo amenaza los derechos conquistados"

  • RTVE.es entrevista a la primera candidata indígena a la vicepresidencia en la historia de Brasil
  • "Los pueblos indígenas tienen un derecho territorial que debe ser respetado", asegura 

Por
 Sonia Guajajara, primera indígena candidata a la vicepresidencia de Brasil
Sonia Guajajara cuenta con voz en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y ha llevado sus denuncias a las Conferencias Mundiales del Clima y al Parlamento Europeo, entre otros órganos e instancias internacionales. EFE

Es la primera vez en la historia de Brasil que un candidato indígena se presenta a la vicepresidencia. Sônia Bone de Souza Silva Santos, conocida popularmente como Sonia Guajajara (Maranhao, 1974) es una mujer originaria de la región más pobre del país, del Nordeste. Pertenece al pueblo Guajajara / Tentehar que habita los campos de la Tierra Indígena Arariboia. Acude a los comicios con el líder del Partido Socialismo y Libertad (PSOL)Guilherme Boulos. En esta alianza electoral también participa el Partido Comunista de Brasil (PCB), y distintos movimientos sociales que representan a los sectores más oprimidos del país.

Guajajara forma parte de la ejecutiva de la APIB (Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil) y es una de las figuras más destacadas en el liderazgo medioambiental del país. Salió de su tierra a los 15 años con una beca de la Fundación Nacional del Indio (FUNAI) para continuar con sus estudios en Minas Gerais. De vuelta a Maranhao completó su formación en Letras, Enfermería y Educación Especial.

Su militancia indigenista y medioambiental comenzó en su juventud a través de distintos movimientos de base. En pocos años consiguió una importante proyección internacional debido a la lucha por la defensa de los derechos de los pueblos originarios.

Tiene en su haber diferentes premios, galardones y reconocimientos. Cuenta con voz en el Consejo de Derechos Humanos de la ONU y ha llevado sus denuncias a las Conferencias Mundiales del Clima (COP en sus siglas inglesas), además de al Parlamento Europeo, entre otros órganos e instancias internacionales. El año pasado pronunció un discurso contra el gobierno de Temer y a favor de la demarcación de las tierras indígenas durante el Festival "Rock in Río" invitada por la cantante Alicia Keys.

Pregunta: Las encuestas dan como favorito al ultraderechista Bolsonaro, del Partido Social Libertal (PSL), que ya ha dicho que los derechos sobre la tierra y la libre consulta de los pueblos originarios van a ser abolidos. ¿Qué otros peligros pueden correr los indígenas si finalmente logra acceder al poder?

Respuesta: La gente está en este momento muy conturbada. Es un momento muy difícil porque se trata de un avance del conservadurismo, del fascismo, y eso realmente es peligroso, es una amenaza para los derechos conquistados. Y no sólo de los pueblos indígenas sino de toda la población: trabajadores, trabajadoras, las mujeres que vienen siendo también atacadas por esta persona. Tenemos muchas batallas abiertas, muchas luchas para combatirle. Un ejemplo de esto fue el acto del último sábado con el lema "Él no". Realmente es muy tenebroso, por eso nos hemos movilizado para derrotar ese miedo y ese odio. 

P. En estas elecciones son 129 indígenas los que optan a un cargo público y 75 de ellos han formado por primera vez un "Frente Parlamentario Indígena". ¿Por qué?

R. Los pueblos originarios sólo tienen un modo de ganar presencia indígena, y es con una coalición mayoritaria. Ganando o no, pase lo que pase con las urnas, nosotros ya somos vencedores. Haber formado esta coalición en un momento tan difícil, tan cruel, con tantos ataques por parte del fascismo... La gente ha dado un paso muy importante rompiendo una barrera que estaba ahí instalada y que parecía que no podíamos traspasar.

P. ¿Qué significa para los 305 pueblos indígenas del Brasil que, por primera vez en la historia, haya una candidata a la vicepresidencia?

R. Es muy significativo e histórico porque en 508 años la gente no había llegado nunca a este punto. Esto muestra claramente la invisibilidad y la marginación de los pueblos originarios en los procesos de participación. En este momento en el que Brasil pasa por una crisis brutal con distintos ataques a los derechos de la vida de la población, de recortes de derechos, muchos retrocesos... La gente tiene en nuestra coalición una posibilidad de avanzar porque es un camino para combatir el sistema, combatir el sistema político, combatir el sistema económico. Porque todas nuestras propuestas están libres de esa estructura política y económica. Principalmente cuando se trata de un modelo de desarrollo que agrede de forma directa a nuestros pueblos y al medioambiente. Para la gente somos una alternativa que respeta los derechos socioambientales, individuales y colectivos, y que protege la naturaleza. Para los indígenas es muy relevante que estemos en esta coalición porque así conseguimos colocar en la agenda de debate nuestros temas de interés.

P. ¿Cuál es el programa de su coalición en lo que se refiere a los pueblos indígenas?

R. Luchar por la descentralización de la tierra, por la distribución de los territorios y la demarcación de las propiedades indígenas. La regularización de los territorios para que los habiten los pueblos tradicionales, una reforma agraria y agroecológica, el fortalecimiento de la agricultura familiar... Los pueblos indígenas tienen un derecho territorial que debe ser respetado. El del territorio es el deseo que más nos une y también el que más conflictos genera en Brasil. Está claro que la gente necesita formar su conciencia social para aceptar a los pueblos indígenas porque estamos muy invisibilizados. Somos desconocidos en nuestro propio país. 

Sonia Guajajara junto a integrantes de su comunidad en una acto de protesta en Lima (Perú) durante la cumbre del cambio climático celebrada en 2014.

Sonia Guajajara junto a integrantes de su comunidad en una acto de protesta en Lima (Perú) durante la cumbre del cambio climático celebrada en 2014. EFE AA

P. Las últimas encuestas daban a su candidatura un 2% de los votos. ¿Qué porcentaje esperan alcanzar en esta primera vuelta? ¿Existe la posibilidad de que pidan el voto útil a otro partido para evitar el triunfo de Bolsonaro?

R. La gente no está midiendo la victoria electoral basándose en las encuestas o en el propio resultado de las urnas. Nuestra candidatura está midiendo la victoria electoral teniendo en cuenta la elevación de la conciencia. Lo primero de todo es que que las personas puedan votar por un proyecto que garantiza y defiende lo que esto representa. Y claro que vamos a estar junto a todos los que luchan por la democracia. También junto a los que luchan contra las injusticias, por ver a Lula libre, contra el machismo, el fascismo, el racismo... Pero para que haya una alianza de gobierno tenemos aún muchas diferencias. Nuestro programa es muy diferente. Por eso continuaremos defendiendo nuestra candidatura hasta el final. Vamos a animar a las personas a que voten con conciencia y a que voten en lo que creen. En la segunda vuelta será el momento de juntarnos con todos los demócratas para derrotar al fascismo y para derrotar a Bolsonaro. 

P. Bolsonaro ha dicho que no aceptará una derrota. ¿Será difícil recuperar la convivencia y la cordialidad en un país tan polarizado por los seguidores del Partido de los Trabajadores (PT) y los de Bolsonaro (PSL)?

R. Está claro que él no va a aceptar los resultados. Él ya sabe que va a perder. Él es muy conocido por incitar al odio y a la violencia y es lo que está comenzando a hacer. Está incitando a todos sus seguidores a que continúen con la violencia. Lo que nosotros tenemos que hacer es unirnos para combatir el odio y combatir la violencia. La polarización siempre ha existido. Es natural que haya puntos divergentes en cualquier proceso. Pero cuando la divergencia se transforma en violencia es necesario combatirla. Nuestro desafío es acabar con el "petismo" (seguidores del Partido de los Trabajadores -PT-) y el "antipetismo" para construir, junto con la gente, una democracia. Eso es lo que estamos haciendo con nuestra candidatura, que es una alianza con movimientos sociales y partidos políticos coherentes con la lucha, coherentes con los principios democráticos. Nosotros vamos a continuar defendiendo la democracia y luchando contra la violencia, la exclusión social y la desigualdad. La lucha en las calles y en las redes no puede parar.

P. La violencia es uno de los temas que más preocupa a los votantes, ¿qué tienen pensado para combatirla?

R. La violencia es una de las mayores preocupaciones de todos los brasileños. Nuestro programa trata esto con mucho cuidado y atendiendo las propuestas de la gente. Propuestas como la desmilitarización de la Policía, el fin de la guerra contra las drogas, la legalización de la marihuana, la regulación del comercio de drogas. Necesitamos una Policía que sea más preventiva y que traiga seguridad, no una Policía punitiva como la de ahora. Legalizar las drogas y desmilitarizar la Policía es el camino para que disminuya la violencia. 

P. ¿Qué es lo que mueve a una militante de los movimientos sociales a dar el paso para participar en política?

R. La verdad es que yo ya participaba de la política, sólo que en la política del movimiento indígena como movimiento social. Empecé participando en distintas organizaciones juveniles indigenistas y de la amazonia brasileña. Actualmente estoy en la coordinadora ejecutiva de la APIB, la Articulación de los Pueblos Indígenas de Brasil, donde estoy en excedencia temporal para participar en la carrera electoral. En todas estas organizaciones la gente discutía los asuntos de la cuestión indígena relacionados con temas ambientales, con mujer, con política pública... así como el contexto mismo de los pueblos indígenas en el escenario nacional e internacional.

P. De su compañero político, de Guilherme Boulos, dicen que es el sucesor natural de Lula Da Silva. Los dos comenzaron en movimientos sociales siendo muy jóvenes. El propio Lula ha hablado muy bien de Boulos. ¿Qué le parece esta etiqueta de "sucesor natural de Lula"?

R. Guilherme Boulos es un gran líder, un militante, un defensor incansable de la lucha por el derecho a la vivienda, al techo. Siempre luchó con conciencia social y tiene toda esa fuerza del enfrentamiento contra los privilegios y las desigualdades sociales. Él no es el sucesor natural de Lula, él es un líder comprometido con un movimiento y con una militancia que está logrando una gran repercusión. Cada uno tiene su trayectoria de lucha y su autonomía.

Noticias

anterior siguiente