Enlaces accesibilidad

ACNUR reclama celeridad a Europa con los refugiados: "El invierno está llegando"

  • El alto comisionado asistente de la ONU para los Refugiados evalúa la crisis
  • Volker Türk ha exigido una "solución política para Siria" que frene el éxodo

Por
Volker Turk, número dos de ACNUR, reclama celeridad a Europa con los refugiados: "El invierno está llegando"

"Hay países que deben aceptar la realidad" que ha destapado la actual crisis de los refugiados "para poder gestionarla", respetando los derechos fundamentales de los demandantes de asilo que cruzan Europa. Son palabras de Volker Türk, segundo de a bordo de Antonio Guterres, Alto Comisionado de Naciones Unidas para los Refugiados.

Durante su visita a Madrid, este destacado representante de ACNUR ha reconocido que tanto para los desplazados como para las organizaciones humanitarias sólo queda "mantener la esperanza" hasta que los gobiernos europeos tomen decisiones consensuadas con mayor celeridad para, así, poder afrontar esta emergencia. E insiste en que Europa ha de recuperar los valores de los que hace bandera ante una situación que se parece a otros episodios dramáticos que ha vivido en el pasado, como las guerras de los Balcanes.

Pregunta: ¿Cómo está ACNUR afrontando, actualmente, esta crisis?

Respuesta: Tengo que decir que es muy inusual para ACNUR trabajar en los países más desarrollados. La estamos viviendo con preocupación. Hemos asistido a la llegada a Europa de cerca de 700.000 personas bajo dramáticas circunstancias, pero creo que es importante, efectivamente, tener en mente que Europa ha vivido otros desplazamientos masivos en su historia después de la Segunda Guerra Mundial, durante la guerra de Bosnia, por ejemplo, que provocó el desplazamiento de más de un millón de personas. O Kosovo. Por tanto, esto no es nuevo para Europa.

P: Países como Hungría y Croacia, ante la falta de consenso en Bruselas, han ido tomando decisiones unilaterales que han dificultado el trabajo y la asistencia de las organizaciones sociales y humanitarias. Ha habido mucha improvisación y descoordinación. Y una clara falta de información. ¿Cómo se vive la situación sobre el terreno?

Nos gustaría que Europa se uniera en solidaridad para manejar la situación

R: Es difícil para nuestro personal trabajar sobre el terreno, pero más difícil es la situación de los refugiados. No lo olvidemos: hablamos de quienes se ven obligados a escapar, a iniciar ese viaje a la desesperada, a cruzar el mar... Nos gustaría que Europa se uniera en solidaridad para manejar la situación porque, francamente, no siempre se ha dado el caso.

Miles de refugiados siguen llegando a Europa desde Siria.

P: En este momento, ¿qué se ha de esperar de los gobiernos europeos?

R: Está claro que lo que necesitamos es que se tomen decisiones rápidamente, colectivamente, pero también que se vea que cada crisis es una oportunidad: si miramos la demografía europea, concretamente a las poblaciones envejecidas, se necesita que venga más gente. Los refugiados pueden ser un recurso. Son gente que quiere contribuir.

PTodos los actores involucrados en esta crisis están de acuerdo en que la solución ha de pasar, también y sobre todo, por el fin de la guerra en Siria, que va ya por su quinto año. ¿Qué opinan ustedes de la actuación de la comunidad internacional al respecto?

No estaríamos en la actual situación si hubiera habido una solución política en Siria

R: No estaríamos en la actual situación si hubiera habido una solución política en Siria. La gente no tendría que haber abandonado el país. Cuatro millones de sirios viven en países vecinos. Hay unos seis millones de desplazados internos. Así que son 10 millones los que se han visto afectados directamente por las consecuencias de ese horrible conflicto. Está claro que se necesita urgentemente una solución política para Siria.

P: No sólo desempeñan un papel los países de tránsito, también aquellos que acogen al mayor número de refugiados sirios.

R: Sí, tenemos que recordar que hay en torno a un millón de refugiados sirios en Líbano y cerca de dos millones sólo en Turquía. La población libanesa es de cuatro millones y medio ¡y tiene en torno a un millón de refugiados! Es demasiado para un país. Y, si miramos los indicadores, la mayoría de los sirios -de hecho, ocho de cada diez- viven en la pobreza bajo esas circunstancias. Además, los programas humanitarios no cuentan este año con tantos fondos como en el pasado, así que hay consecuencias como, por ejemplo, el Programa Mundial de Alimentos, que se tuvo que recortar. Hablamos de la comida, que es fundamental para la dignidad humana.

Una familia de refugiados aguarda en la frontera entre Austria y Eslovenia, en la ciudad Spielfeld

Una familia de refugiados aguarda en la frontera entre Austria y Eslovenia, en la ciudad Spielfeld. EFE EFE

P: ¿Cuáles siguen siendo, hasta hoy mismo, las principales necesidades de los refugiados en plena travesía hacia Europa?

Nos tenemos que dejar llevar por un imperativo humanitario: no dejar a la gente a la intemperie, sin agua ni higiene

R: El invierno está llegando y, en los Balcanes occidentales en particular, es la montaña, la lluvia, puede hacer mucho frío. Así que todos los esfuerzos deben ir encaminados a ponerles a salvo. Nos tenemos que dejar llevar por un imperativo humanitario: no dejar a la gente a la intemperie, sin agua ni higiene.

P: ¿Y qué han de seguir exigiendo las organizaciones humanitarias a los gobiernos?

R: Hace falta que haya mucha coordinación cuando se trate de informar y coordinación, también, a la hora de construir instalaciones de recepción que se necesitan tan desesperadamente y cada vez más. Además, se necesitan mayores medidas que legalmente faciliten la llegada de refugiados porque hay muchos que sólo se desplazan para reunirse con algún miembro de su familia, que es algo absolutamente normal.

Noticias

anterior siguiente