Enlaces accesibilidad

Merkel llama a la "rica" Europa a solucionar con "solidaridad" la crisis de refugiados

  • Serbia y Macedonia exigen más ayudas para paliar la crisis de los refugiados
  • No son miembros de la UE pero soportan el paso de refugiados a Europa
  • Grecia recibe críticas por derivar el paso de migrantes hacia estos países no comunitarios
  • El hallazgo de decenas de refugiados muertos en un camión en Austria ha ensombrecido la cumbre

Por
Desbordada la ruta de los Balcanes en la mayor crisis migratoria en Europa desde la Segunda Guerra Mundial

Serbia y Macedonia han exigido este jueves más ayudas y un plan concertado de la Unión Europea (UE) para poder gestionar la crisis humanitaria causada por la ola de refugiados que pasan por esos países para llegar a Europa Occidental. Lo han hecho en el marco de la cumbre regional sobre los Balcanes en Viena, ensombrecida por el hallazgo de decenas de refugiados muertos en un camión abandonado en una autopista austríaca.

Los participantes en la reunión, entre los que se encontraban los jefes de Gobierno de Austria, Alemania y Serbia, además de una decena larga de ministros, han guardado un minuto de silencio por los fallecidos, supuestos refugiados cuya nacionalidad todavía se desconoce.

"No podemos continuar como hasta ahora, con un minuto de silencio cada vez que vemos a gente morir", ha destacado ante la prensa la responsable de la Política Exterior de la Unión Europea (UE), Federica Mogherini.

La muerte de decenas de personas que huían de zonas de conflicto para encontrar protección en Europa ha sido el contrapunto trágico a una reunión en la que los países balcánicos y los responsables comunitarios se han acusado unos a otros, en medio de apelaciones a buscar una respuesta común. Así las cosas, la cumbre ha acabado sin medidas concretas aunque ha expuesto las grandes diferencias de enfoque y prioridad entre los países de tránsito, como son Macedonia y Serbia, y los de destino, como Austria, Alemania e Italia.

Mientras que Macedonia y Serbia han solicitado más dinero para gestionar la crisis en su territorio, Alemania y Austria han puesto el acento en un reparto justo del número de refugiados entre todos los socios de la UE.

Alemania pide una nueva política de asilo

La canciller alemana, Angela Merkel, ha afirmado que la normativa europea sobre asilo "no funciona" y que se requiere una "solución común" en el continente ante los cientos de miles de refugiados que han llegado en los últimos meses.

"Es mi firme convicción de que Europa, como continente rico, está en situación de resolver el problema" de la masiva llegada de personas que huyen de los conflictos y buscan refugio y una vida segura, ha dicho Merkel en rueda de prensa. "Necesitamos una respuesta común para toda Europa", ha señalado y ha apelado a la solidaridad para demandar un reparto "justo" de refugiados entre los socios europeos.

El ministro alemán de Exteriores, Frank-Walter Steinmeier,  ha solicitado "los mismos estándares y procedimientos" en las solicitudes de asilo y "el compromiso de todos de registrar a los refugiados", en alusión a los países que no toman los datos de los recién llegados y les permiten viajar al norte de Europa.

Su homólogo austríaco y anfitrión de la cumbre, Sebastian Kurz, ha calificado ese hecho como "vergonzoso" y ha acusado a las autoridades helenas de trasladar deliberadamente a los refugiados hacia el norte de Grecia, desde donde pasan a Macedonia, Serbia y Hungría.

Según la convención de Dublín, la petición de asilo debe tramitarse en el país Schengen por el que entra el migrante. Esto convierte a Grecia y Hungría en principales gestores del proceso y territorio de acogida nominal, según la ley, y en consecuencia responsables de una carga administrativa que repentinamente se ha vuelto insoportable.

Para aliviar esta situación, el pasado lunes Alemania suspendió la aplicación del protocolo de Dublín. Esto ha alentado la esperanza de los migrantes de vincular sus peticiones al país germano, con la consiguiente negativa a ser registrados en Grecia o Hungría y el redireccionamiento de la avalancha hacia Alemania, que espera recibir este año 800.000 solicitudes, casi cuatro veces más que el año pasado, solicitarán asilo en el país, mientras que en Austria las autoridades estiman que serán 80.000.

 El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, la canciller alemana, Angela Merkel , su homólogo austríaco Werner Faymann y la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, en la rueda de presa posterior a la cumbre regional migratoria en Viena.

El primer ministro serbio, Aleksandar Vucic, la canciller alemana, Angela Merkel , su homólogo austríaco Werner Faymann y la jefa de la diplomacia de la UE, Federica Mogherini, en la rueda de presa posterior a la cumbre regional migratoria en Viena. AFP JOE KLAMAR

Serbia y Macedonia, países de tránsito

El ministro de Exteriores de Serbia, Ivica Dacic, ha lamentado la falta de un plan de acción europeo, y ha acusado a algunos países de desestabilizar Oriente Medio y dejar que las consecuencias las asuman otros estados.

"Es fácil entrometerse (en los conflictos) y luego dejar pagar a otros el precio por ello", ha dicho Dacic, en una alusión velada a EE.UU. y sus grandes aliados europeos.

Su homólogo macedonio, Nikola Poposki, ha reiterado la necesidad de más ayudas financieras y de una acción común para atajar la crisis. "A menos que encontremos una respuesta europea, no deberíamos tener la ilusión de que esto pueda ser resuelto", ha advertido el ministro macedonio, cuyo país recibe cada día unas 3.000 personas que llegan desde Grecia, que sí es miembro de la UE. La Comisión Europea anunció el miércoles una partida de 1,5 millones para ayudar a estas naciones.

Aunque ambos tienen el estatus de "países en vía de adhesión", ni Macedonia ni Serbia son países de la Unión Europea. Están en el camino de decenas de miles de refugiados de las guerras en Oriente Medio, sobre todo sirios e iraquíes, además de afganos, que han cruzado los Balcanes en las últimas semanas en un intento de llegar a Europa Occidental.

Hungría, que tiene frontera con Serbia, es el primer país de la zona Schengen, de libre circulación comunitaria, desde donde los refugiados intentan llegar a otros países, sobre todo Alemania y Suecia.

Desde Hungría había cruzado a Austria el camión que ha sido hallado con decenas de refugiados muertos. Entre 20 y 50 personas han fallecido asfixiadas en el interior de un vehículo en el que habían entrado de manera ilegal en Austria. La noticia de esta enésima tragedia ha conmocionado a los asistentes a la cumbre en Viena.

20 millones de refugiados a las puertas de Europa

Los responsables europeos en la cumbre han recordado, ante las críticas sobre el papel de la Unión, que en las regiones vecinas a Europa hay 20 millones de refugiados, una cifra sin parangón desde la II Guerra Mundial.

"En el vecindario de Europa hay 20 millones de refugiados: diez millones sirios, cinco millones de palestinos, dos millones de ucranianos y otros", ha manifestado el comisario europeo de Vecindad y Ampliación, Johannes Hahn.

Mogherini ha recordado que "no hay soluciones mágicas" y ha demandado dejar de "echarse mutuamente la culpa" para trabajar en buscar soluciones con un enfoque europeo.

En ese sentido ha avanzado que la UE ya está trabajando en nuevas propuestas y ha citado la elaboración de "una lista común de países de origen seguros y un mecanismo de recolocación" de refugiados, aunque no ha querido entrar en más detalles.

Mogherini ha reconocido que, aunque la UE ya había tomado medidas para afrontar la situación en la ruta que va desde el norte de África, especialmente Libia, hacia Italia, en la región de los Balcanes hay un gran margen de mejora.
La primera respuesta comunitaria se centró en el Mar Mediterráneo pero el problema se ha extendido desde entonces a otros puntos, como Macedonia, Serbia o Hungría. Allí llegan miles de solicitantes de asilo de Siria y Afganistán, procedentes de Turquía, que viajan hacia países más ricos en Europa occidental, como Alemania, Suecia y el Reino Unido.

"Tenemos una obligación moral y legal de proteger a los refugiados", ha destacado Mogherini.

La mayor oleada desde la II Guerra Mundial

Los 7.000 refugiados que el pasado fin de semana pasaron desde Macedonia a Serbia han llegado ya a la frontera húngara. El miércoles, la policía húngara interceptó a 3.241 personas, entre ellos 700 menores tras cruzar la frontera de manera ilegal desde Serbia, un número que supone un récord de entradas en el país en un solo día, informaron las fuerzas de seguridad.

Como en las semanas anteriores, los recién llegados en su mayoría provienen de países en conflicto, como Siria, Afganistán y Pakistán, y aspiran a solicitar asilo en algún país de la Unión Europea (UE).

En lo que va de año, han entrado en Hungría más de 130.000 refugiados, aunque en su gran mayoría abandonan el país a los pocos días y siguen rumbo a Estados más ricos de la UE, como Alemania, Austria y los países escandinavos.

Mientras, el Gobierno de Budapest, que finaliza la instalación de una valla de 175 kilómetros a lo largo de su frontera con Serbia, anunció el miércoles que movilizará a más de 2.000 policías para reforzar la defensa de sus fronteras y también se plantea utilizar al Ejército.

Noticias

anterior siguiente