Enlaces accesibilidad

Hallan en México el cadáver de un fotoperiodista que estaba amenazado

  • Junto con él, han aparecido en un piso otras cuatro mujeres fallecidas
  • El viernes algunos testigos vieron actividad en la casa

Por
El fotógrafo Rubén Espinoza, uno de los cinco cadáveres hallados en un piso en la Ciudad de México
El fotógrafo Rubén Espinoza, uno de los cinco cadáveres hallados en un piso en la Ciudad de México EFE jn cda

Un fotoperiodista que había abandonado el oriental estado de Veracruz por amenazas ha sido hallado, junto con otros cuatro cadáveres, en un piso en la Ciudad de México.

Se trata del fotoperiodista Rubén Espinosa, quien fue identificado este sábado en las instalaciones del Servicio Médico Forense por una de sus hermanas, que se lo ha comunicado al diario semanal mexicano Proceso, donde se ha explicado que el fallecido recibió un golpe en la cara y dos impactos de bala.

Nuevo asesinato de un fotoperiodista en México

Este sábado, una fuente de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal había informado a Efe del hallazgo de cinco cuerpos sin vida en un departamento de la Ciudad de México la noche del viernes, por lo que la fiscalía abrió una investigación por homicidio.

En un comunicado posterior, agregó que los cuerpos de las víctimas, todavía no identificadas, correspondían a cuatro mujeres y a un hombre, quienes murieron por disparos de arma de fuego.

La Fiscalía del Distrito Federal también ha confirmado a última hora del domingo es el del fotoperiodista Rubén Espinosa. "Se ha identificado a Rubén Espinosa, de 31 años y soltero, originario de la Ciudad de México e identificado plenamente por sus familiares", ha dicho en un mensaje a la prensa el titular de la Procuraduría General de Justicia del Distrito Federal (PJDF), Rodolfo Ríos.

El fotógrafo había abandonado Veracruz por amenazas

Según han explicado los medios locales, Espinosa se había trasladado del oriental estado de Veracruz, donde trabajaba, al Distrito Federal hacía unas semanas porque se sentía amenazado y hostigado.

"Estaba muy asustado", relató al diario El Universal el director de la agencia Cuartoscuro, Pedro Valtierra, donde el fotoperiodista también colaboraba, mientras que en Proceso remarcaron que el propio Espinosa hablaba de "autoexilio".

El fiscal también ha matizado la situación de Espinosa: "El regreso a la capital del país fue hace dos meses y se debió a la búsqueda de nuevas oportunidades como fotógrafo profesional, actividad que desarrollaba en Veracruz, donde residió por casi ocho años".

Testigos de los hechos

En la noche del viernes varios vecinos vieron, a través de una ventana, el cuerpo de una mujer atado en una cama en un apartamento de un edificio en el centro-sur de la ciudad, por lo que alertaron a las fuerzas policiales, según han explicado medios locales.

Tras el aviso, personal del Ministerio Público se trasladó al lugar de los hechos, donde se desplegó un amplio cordón policial, y trabajó durante varias horas en la escena del crimen.

"El resultado de las primeras investigaciones permitió establecer que tres de las mujeres víctimas residían en el apartamento donde se verificó el hallazgo", señaló la Fiscalía capitalina.

La investigación pasó a la Fiscalía Central de Investigación para la Atención del Delito de Homicidio, cuyo personal está recabando diversos testimonios y otros indicios.

Por el momento, de la investigación se desprende la comisión de los delitos de homicidio y robo, ello "sin excluir ninguna de las líneas abiertas de investigación para esclarecer los hechos", afirmó.

Por este motivo, se han activado los protocolos de homicidio, feminicidio y la comisión de delitos contra el ejercicio periodístico. En varios estados del país se han convocado manifestaciones este domingo en repudio al homicidio de Espinosa y en favor de la libertad de prensa, y varias organizaciones civiles han denunciado la gravedad de este caso por tratarse del primero en el que un reportero desplazado a otro Estado tras sufrir amenazas es asesinado.

México es uno de los países más peligrosos para los periodistas. Según la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH), entre 2000 y 2014 se cuantificaron 87 homicidios a estos profesionales, una cifra que la Fiscalía Especial para la Atención de Delitos cometidos contra la Libertad de Expresión (Feadle) eleva a 102.

Noticias

anterior siguiente