Enlaces accesibilidad

Dos ex directores de Bancaja dicen que emitió preferentes cuando su situación era buena

  • Se emitieron desde las Islas Caimán, donde tenía su sede social la filial
  • Bancaja no tenía entidad suficiente para colocar preferentes entre mayoristas

Por

Dos ex directores generales de Bancaja han asegurado en la Audiencia Nacional que no intervinieron en la emisión de preferentes de la entidad, que se produjo además cuando su situación era buena y necesitaba de ello para seguir creciendo a buen ritmo.

Este viernes ha comparecido ante el juez Fernando Andreu el ex director general de Bancaja Aurelio Izquierdo, que firmó el folleto de emisión de estos productos en 1999 y 2000 en nombre de la filial Bancaja Eurocapital Finance S.A, aunque ha afirmado que no intervino en la redacción de éste ni en la posterior comercialización de preferentes, han informado fuentes jurídicas.

En este sentido, Izquierdo, que se encuentra imputado en la Audiencia Nacional en la investigación abierta a la excúpula del Banco de Valencia por supuestas irregularidades en su gestión, ha añadido que tampoco participó en las negociaciones del folleto con la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV) y que todo ello era competencia del entonces director general de negocio y del área de cumplimiento normativo.

Izquierdo, que continúa trabajando para la Fundación Bancaja, ha recordado que las preferentes se emitieron desde las Islas Caimán, donde tenía su sede social la filial de la entidad, hasta que trasladó su sede en febrero de 2008.

El ex director general de Bancaja, que ocupó su cargo hasta octubre de 2011 hasta desempeñar el de consejero delegado del Banco de Valencia, ha precisado que cuando se emitieron las preferentes no hubo ningún problema y que el mercado secundario funcionaba correctamente.

Las cajas tenían dificultades para obtener financiación por otra vía

Su antecesor en este puesto desde 1998, Fernando García Checa, firmó también los folletos por parte de Bancaja, ha añadido que la situación de la entidad era buena en 1998, cuando registró unos recursos propios de 1.040 millones y un crecimiento anual del 17% anual.

Asimismo, ha indicado, según las fuentes consultadas, que estos híbridos no se emitieron para mejorar sus ratios de solvencia y de capital, sino que fue una vía para poder seguir creciendo a ese ritmo, ya que las cajas tenían dificultades para obtener financiación por otra.

Preguntado por la Fiscalía Anticorrupción por el motivo de que se colocaran a minoristas, García Checa ha resaltado que Bancaja no tenía entidad suficiente para hacerlo entre mayoristas, y ha puesto como ejemplo que la entidad abrió una sucursal en Estados Unidos, pero que tuvieron que cerrarla porque la Reserva Federal no entendía cómo estaban configuradas las cajas.

Con estos dos interrogatorios, el juez Fernando Andreu ha concluido la ronda de declaraciones a quince miembros de las cúpulas de Caja Madrid y Bancaja en la investigación que les abrió por "idear" la emisión de participaciones preferentes, que inició el pasado lunes el expresidente de la primera entidad, Miguel Blesa.

Noticias

anterior siguiente