Enlaces accesibilidad

Una conversación interceptada sería la principal prueba de EE.UU. sobre el ataque químico

       
  • Un jefe de Defensa habría preguntado aterrorizado al jefe de la unidad química
  •    
  • Habría mencionado  "una acción con un agente neurotóxico que mató a mil personas”

Por

Una conversación interceptada por los servicios de inteligencia de Estados Unidos entre un responsable sirio del Ministerio de Defensa y el jefe de la unidad de armas químicas sería la principal prueba con la que cuentan los estadounidenses y sus aliados sobre el supuesto ataque químico que habría matado a ciento de personas cerca de Damasco y que podría desencadenar una inminente acción de represalia sin el aval de la ONU.

Según ha publicado la revista especializada Foreign Policy y recoge AFP, los servicios de inteligencia de Estados Unidos habrían escuchado como un responsable sirio del Ministerio de Defensa hablaba “presa del pánico” después del supuesto ataque de la semana pasada en “conversaciones telefónicas con el jefe de la unidad de armas químicas”.

Ese responsable reclamaba “respuestas sobre una acción con un agente neurotóxico que mató a más de mil personas”, según la revista, que señala que esta en la principal prueba que ha convencido a Estados Unidos de que el régimen de Bachar al Asad ha usado armas químicas.

Ese convencimiento es el que habría llevado al vicepresidente de Estados Unidos, Joe Biden, a afirmar categóricamente que “no hay ninguna duda sobre los responsables de este uso horroroso de armas químicas: el régimen sirio”.

El hermano de Bachar al Asad, sospechoso

En cualquier caso, los medios internacionales apuntan a que el supuesto ataque químico no habría partido del propio presidente Bachar al Asad, sino de su hermano menor, Mehar al Asad, que comanda la Guardia Republicana y controla la Cuarta División Armada del Ejército sirio, una unidad de élite encargada de la defensa de Damasco frente a la ofensiva rebelde.

El primer medio en señalar a Mehar al Asad, célebre por su crueldad y a quien se le achacan las acciones militares más sangrientas del régimen sirio, como el responsable último del ataque químico fue una televisión israelí, el Canal 2.

Posteriormente, un funcionario de la ONU que trabaja como observador en la región citado por Bloomberg también ha señalado al hermano menor del presidente como el principal sospechoso, añadiendo que el recurso a las armas químicas podría haber sido una acción impulsiva de Mehar y no una decisión estratégica de Bachar al Asad.

Otros expertos, no obstante, subrayan que una acción de tal calibre sería impensable a espaldas del presidente sirio, lo que en cualquier caso suscita dudas sobre la solidez del régimen.

Noticias

anterior siguiente