Enlaces accesibilidad

Andalucía, la comunidad con más parados, despide a 826 asesores de empleo

       
  • Mantiene 1.500 contratos procedentes de Faffe, pese a la sentencia del TSJA
  •    
  • La Junta admite que se va a deteriorar la atención a los desempleados

Por
Huelga de hambre ante el Parlamento andaluz
Lidia Chacón y Juana Boy, en huelga de hambre contra el desmantelamiento del SAE. Jaime Domínguez

El paro en Andalucía

Jaén: 39,13%

Almería: 38,44%

Córdoba: 37,75%

Granada: 37,19%

Huelva: 36,19%

Cádiz: 36,03%

Málaga: 33,07%

Sevilla: 32,63%

Andalucía: 35,42%

Fuente: EPA tercer trimestre

Andalucía es la comunidad autónoma con la tasa de paro más alta, el 35,4%, según los datos de la Encuesta de Población Activa (EPA) del tercer trimestre. En enero, la cifra aumentará con 413 asesores de empleo que pasarán de atender a los desempleados en el Servicio Andaluz de Empleo (SAE) a sentarse al otro lado de la mesa como demandantes.

En total, el SAE verá reducida su plantilla en 826 personas, ya que se suman otros 413 promotores de empleo que han visto finiquitados sus contratos en noviembre.

La tasa de paro en la provincia de Almería se dispara hasta el 38,4%. Nuria trabaja como asesora de empleo en una oficina del SAE en la periferia de la capital almeriense y detalla a RTVE.es la jibarización de la plantilla. "Hasta noviembre había 19 trabajadores, pero tras la salida de cuatro promotores y siete asesores, el 2 de enero se quedarán solo ocho". En concreto, un director, dos jefes de área y cinco personas en atención al público.

Almería-periferia atiende a 16.000 desempleados pero ahora "se va a reducir el personal en más de un 50%" –según Nuria–. Además tres trabajadores están pendientes de un concurso de traslado a otro departamento de la administración autonómica andaluza por lo que finalmente solo quedarían dos personas para ocuparse de los parados.

Retrasos para cobrar el paro

A partir de enero, "será inviable sacar adelante el trabajo" y "se van a generar retrasos en el reconocimiento de la prestación", apunta Nuria. Los parados antes de poder cobrar el paro tienen que estar inscritos en un servicio de empleo, es decir, deben conseguir una tarjeta de demandante de empleo.

De media su oficina atiende a 175 personas al día con cita previa, pero en 2013 "esta ratio que ahora tienen bajará muchísimo". Sin embargo, las cifras que ha ofrecido la Junta a RTVE.es –15.000 personas diarias, entre 193 oficinas del SAE– arrojan una media claramente inferior de 77 parados por sede, por lo que hay oficinas claramente saturadas.

La situación se complica aún más porque en las oficinas del SAE hay personal laboral subrogado que "no puede realizar las tareas de atención a los parados, ni tiene acceso a las aplicaciones informáticas" por una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Andalucía que revoca su integración.

La Junta admite que se deterioran los servicios de atención a los desempleados

En 2010, la Junta de Andalucía realizó una reordenación del sector público "fraudulenta", según el fallo del TSJA, en la que 1.500 personas pasaron de la Fundación Andaluza fondo de Formación y Empleo (Faffe) al SAE. Este personal de una fundación se convirtió en personal laboral de la Junta "de la noche a la mañana y sin hacer una oposición", explica Nuria.

Esta trabajadora –que recibió el 29 de noviembre la comunicación de su despido–critica que Ja junta no les ofrezca "ninguna alternativa" y que "cuando se tomó la medida de contratación, las plazas del SAE no estaban cubiertas".

La Junta de Andalucía tira balones fuera y responsabiliza a la ministra de Empleo, Fátima Báñez, de haber recortado "un 57% los fondos que recibe Andalucía para políticas activas de empleo, casi 400 millones menos". Su portavoz admite a RTVE.es que la suspensión de los casi 1.000 técnicos de empleo "deteriora los servicios de atención a los desempleados" y reclama al Ejecutivo de Rajoy "un plan especial de empleo".

Huelga de hambre

La desesperación ha llevado a dos asesoras de empleo, Lidia Chacón y Juana Boy, a hacer huelga de hambre durante once días, durmiendo en una tienda de campaña ante las puertas del Parlamento de Andalucía.

Chacón ha contado a RTVE.es que reciben muestras de cariño de los mendigos, los gorrillas de los aparcamientos cercanos o de los ordenanzas que les ofrecen una infusión cuando salen a tomar el café. Ya han tenido un susto porque Juana sufre de tiroides y tuvo que ser hospitalizada una noche. A partir de ese día, han incorporado a las bebidas isotónicas y los zumos, algún "caldito".

El dinero se desvía a otras cosas

Chacón denuncia que se va a desmantelar el SAE, con el cierre de 40 oficinas, y que "el dinero se desvía a otras cosas", en referencia al personal asimilado de la Faffe plagado de familiares de cargos políticos.

"La huelga la ponemos nosotras, el hambre la pone [José Antonio] Griñán". Bajo este lema Juana y Lidia resisten para reivindicar sus puestos de trabajo y la atención a un millón y medio de parados andaluces. "Dos mujeres que han plantado cara a un Gobierno de izquierdas, a aquellos –en referencia al PP– con sus recortes y a estos con sus ajustes", resume Chacón.

La primera fase de huelga de hambre concluyó el 20 de  diciembre, fecha en la que se votaron los Presupuestos de la Junta de  Andalucía, pero la retomarán a partir de enero cuando se reanude la actividad parlamentaria en la Cámara andaluza.

Las oficinas de empleo, desbordadas

Los trabajadores del Servicio Público de Empleo Estatal (SPEE) han pedido abrir las oficinas de empleo por las tardes dada la gran carga de trabajo que soportan en un país con una tasa de paro que supera el 25%.

Desde el sindicato CSIF, Manuel Galdeano explica a RTVE.es que la situación es "un auténtico desastre" y que la trasferencia de las políticas activas de empleo a las comunidades se le "ha ido de las manos" al Gobierno.

Crítica además que las CC.AA. "no hacen el trabajo que deberían" ni colaboran adecuadamente con el SPEE. Galdeano cree que tras "un proceso muy díficil" –la última en recibir la competencia sobre políticas activas fue el País Vasco–, las comunidades han acabado "haciendo hincar la rodilla al Estado".

Noticias

anterior siguiente