Enlaces accesibilidad

Rusia da un último aliento a Asad mientras los embajadores árabes y europeos dejan Damasco

  • Decenas de miles de personas reciben al ministro ruso en Siria
  • Asad se muestra dispuesto a cooperar con la "estabilidad"
  • Turquía anuncia la elaboración de una nueva iniciativa de paz
  • El ejército reanuda la ofensiva sangrienta sobre el bastión rebelde de Homs

Enlaces relacionados

Por
Puesta en escena del régimen sirio para recibir a Rusia.

El ministro de Exteriores ruso, Serguei Lavrov ha tratado de dar un último aliento al presidente sirio, Bachar al Asad, al apoyar sus planes de reformas en Damasco, una ciudad que abandonarán buena parte de los embajadores árabes y europeos tras una ofensiva diplomática de los promotores de la resolución de la ONU vetada por Moscú el pasado fin de semana.

Lavrov, que ha sido recibido como un héroe por una multitud de partidarios de Asad, ha rechazado cualquier intervención extanjera en Siria y ha manifestado que Asad se ha mostrado "completamente comprometido" para buscar un fin de la violencia en Siria "venga de donde venga", pese a que ha vuelto a bombardear la ciudad rebelde de Homs por quinta jornada consecutiva.

"El presidente de Siria nos ha asegurado que estaba completamente comprometido en la tarea de parar la violencia sin tener en cuenta de donde venga", ha declarado Lavrov a la agencia Interfax.

Además, se ha mostrado dispuesto a hablar con todas las fuerzas políticas.

Asad, dispuesto a "cooperar"

"Está claro que los esfuerzos para acabar con la violencia deben ir acompañados por el diálogo entre todas las fuerzas políticas. Hoy, hemos recibido la confirmación del presidente sirio de apoyar esta labor", afirmó Lavrov a la prensa rusa.

En este sentido, el jefe de la diplomacia rusa ha adelantado que Asad anunciará en breves la fecha del referéndum de la nueva Constitución del país, cuyo texto ya se ha finalizado.

La comisión encargada de elaborar el texto prevé limitar el mandato presidencial a dos periodos de siete años, según el periódico Al Watan, aunque no concretaba si se aplicará al propio Asad, que tendría entonces que abandonar el cargo en 2014.

Por su parte, Asad se ha mostrado dispuesto a "cooperar" con cualquier esfuerzo por la estabilidad en Siria y ha recordado que Siria está de acuerdo con el plan de la Liga Árabe del pasado 2 de noviembre.

En este sentido, el presiente sirio ha expresado a la Liga Árabe su interés por la expansión de la misión de observadores y por que aumente su dotación, pese a que a la organización panárabe retiró a sus observadores por la continua escalada de violencia en el país.

Bienvenida multitudinaria

La delegación rusa ha sido recibida por decenas de miles de personas, que han dado la bienvenida a Lávrov en la carretera que conduce al aeropuerto con una gran marcha en la que se agitaron banderas rusas.

Concentraciones similares tuvieron lugar en la ciudad de Alepo, en el norte del país, donde los manifestantes rechazaron la injerencia extranjera en los asuntos sirios y expresaron su apoyo a la lucha contra el terrorismo.

La visita de Lavrov era seguida con mucha atención en las cancillerías internacionales después de que Rusia salvase a Asad, su último aliado en Oriente Medio, de una resolución condenatoria que patrocinaba el plan de la Liga Árabe para que el presidente sirio dejase el poder en favor del vicepresidente.

Ofensiva de las embajadas

Precisamente como reacción a este veto y al recrudecimiento de la represión en los últimos días, países árabes y europeos han anunciado la llamada de sus embajadores a consultas, siguiendo un movimiento similar de Reino Unido el pasado lunes y el cierre de la embajada de EE.UU. en Damasco.

En concreto, las monarquías árabes del Consejo de Cooperación del Golfo, agrupados en torno a Arabia Saudí, y las potencias europeas (Francia, Italia, Holanda y España) han llamado a sus embajadores ante el deterioro de la situación. Alemania ha decidido no enviar de vuelta a su embajador, que se encontraba fuera de la legación diplomática.

Por el momento, la Unión Europea no se plantea en estos momentos retirar a sus diplomáticos de Siria, ya que considera necesario que haya observadores independientes de lo que ocurre en ese país, según ha declarado un portavoz comunitario.

Ante el estancamiento diplomático después del veto en la ONU,  Turquía ha anunciado que preparando una nueva iniciativa con todos los países que se oponen al régimen de Damasco. 

"Lo que vamos a hacer ahora es emperza a trabajar en una nueva iniciativa con aquellos países que están del lado de las personas, no del gobierno sirio. Lo estamos preparando", ha comunidado Erdogan tras una reunión con su partido en Ankara.

Más muertos en Homs

Al margen de estos trámites políticos, el ejército sirio ha reanudado este martes los bombardeos contra la ciudad central de Homs, uno de los principales bastiones de la oposición, donde el lunes murieron 95 personas personas, según los grupos opositores.

En total, más de 200 personas han muerto en esa ciudad desde que empezó la ofensiva del régimen el pasado viernes.

Este martes los fallecidos son, por el momento y según los grupos opositores, al menos 19 personas y al menos otras 40 han resultado heridas.

El grupo opositor ha detallado que desde primera hora de la mañana de este martes unos 500 proyectiles han impactado en ese barrio contra casas, mezquitas y áreas donde los ciudadanos suelen manifestarse.

El hospital Al Maidani, el único centro sanitario de la zona, también ha sido objeto de los bombardeos, que han causado un número indeterminado de víctimas entre su personal. Además, no hay material médico ni medicinas para atender a los heridos, y los alimentos escasean.

Ninguna de estas informaciones ha podido ser confirmada por fuentes independientes debido a las restricciones impuestas a la prensa internacional.

El Ministerio de Interior sirio ha hecho público un comunicado a través de la agencia oficial Sana en el que afirma que continuará con las operaciones para "perseguir a los terroristas" y "restablecer el orden".

Noticias

anterior siguiente