Enlaces accesibilidad

Samuel Benítez niega que ayudara a Carcaño a deshacerse del cuerpo de Marta del Castillo

       
  • Asegura que desconoce dónde puede estar el cadáver
  •    
  • Asimismo dice que supo de la desaparición de Marta por una amiga 
  •    
  • Señala que se inculpó "por coacciones y amenazas"
  •    
  • El hermano de Carcaño afirma que no participó en la desaparición del cuerpo

Enlaces relacionados

Por
El hermano de Carcaño, su novia y Samuel niegan su implicación en la desaparición de Marta del Castillo

Samuel Benítez, el joven acusado de participar en la desaparición de Marta del Castillo, ha asegurado al tribunal que nunca fue al piso de la calle León XIII en Sevilla, donde se produjo el crimen, el 24 de enero de 2009, ni ayudó a deshacerse del cuerpo de Marta del Castillo. Según ha relatado, pasó todo aquel día con unos amigos y su novia de entonces en Montequinto en un cumpleaños.

El joven, de 21 años, ha afirmado desconocer el paradero del cádaver de la joven ya que no ayudó a deshacerse del cuerpo de Marta, tal y como aseguró este martes el asesino confeso, Miguel Carcaño. En este sentido, ha negado por completo también la declaración inicial que hizo a la Policía en la que llegó a señalar dónde podía estar. "La  Policía me hizo un croquis y me dijo que tenía que señalar", ha  explicado. También ha negado que Carcaño le pidiese ayuda ante "un  marrón muy grande".

Benítez ha confesado que la primera vez que supo que Marta había desaparecido fue por una amiga común que le llamó aquella noche para preguntarle si sabía algo de ella o de Miguel Carcaño que también estaba ilocalizable.

También ha reconocido que fue al piso de la calle León XIII bien entrada la madrugada del 25 de enero para participar en las labores de búsqueda de Marta del Castillo y que intentó en varias ocasiones mediante diferentes medios conseguir alguna declaración de Carcaño sobre el paradero de la joven, pero que "fue infructuoso".

Una versión "por coacciones y amenazas"

Benítez ha asegurado que no fue informado de sus derechos en su primera declaración policial, cuando confesó su implicación, y ha dudado que "se pueda llamar declaración" a su comparecencia policial.

En este sentido, el presunto cómplice ha destacado que la primera versión que dio de los hechos en la que se inculpaba y afirmaba que había ayudado a Miguel Carcaño a deshacerse del cadáver de Marta del Castillo la hizo "por coacciones y amenazas". El joven ha explicado que en el momento de la detención le dijeron "que se inculpara" o que "irían" a por sus padres o a por su pareja de entonces.

"Yo entonces tenía 19 años recién cumplidos, sin antecedentes y sin problemas con la justicia. La Policía me iba diciendo: es cierto que...? y yo solo tenía que asentir. Sabía que como no era cierto, después podría demostrar que no era verdad", ha explicado así el por qué de la versión que dio en los primeros interrogatorios en la Comisaría.

En la tercera jornada del juicio que celebra la Audiencia de Sevilla, Benítez, al igual que hizo este martes Carcaño, ha respondido con frialdad y aparente tranquilidad a las preguntas sobre lo ocurrido la noche del 24 de enero de 2009. La Fiscalía pide para este acusado tres años de cárcel por un delito de encubrimiento y otros dos años de prisión por un delito contra la integridad moral.

El hermano de Carcaño insiste en que no participó

A continuación ha llegado el turno del interrogatorio del hermano de Miguel Carcaño, Francisco Javier Delgado, quien ha asegurado que él no estuvo en el piso de la calle de León XIII entre las 20.30 horas y las cuatro de la madrugada, negando así que pudiera ayudar a trasladar el cuerpo y hacerlo desaparecer, así como ayudar a limpiar la casa de pruebas.

Delgado ha contado que antes de salir de casa pasadas las 20.30 horas llegó su hermano en compañía, pero que nunca vio con quien entró. Por la sonrisa que le dirigió al verse, ha asegurado que interpretó que había ido "con su pareja de entonces para tener un momento de intimidad", aunque en no llegó a ver a la otra persona.

El hermano del asesino confeso ha relatado lo que hizo desde que salió de su casa hasta que volvió cerca de las cuatro de la madrugada: fue en autobús a ver a su hija en casa de su exposa, fue a trabajar a su bar hasta las 3.00 horas, se tomó una copa en un pub y después volvió a su piso y se acostó. Nada más acostarse, recibió un par de llamadas diciéndole que estaban buscando a una chica que había pasado la tarde con su hermano, aunque desconocía de quién se trataba.

Delgado ha insistido en que siempre pensó que su hermano era inocente por lo que como hermano mayor en varias ocasiones le dijo que no se preocupara porque "no habría nada que encontrar" para "tranquilizarle". "Estaba convencido de que mi hermano no había hecho nada, así que no podían encontrar nada. Mi deber como hermano mayor era animarlo", ha explicado.

Al igual que ya hiciera este martes Carcaño, y previamente Samuel Benítez, ha negado conocer el paradero del cuerpo de Marta del Castillo.

La novia del hermano de Carcaño estuvo estudiando

También la última imputada en declarar, María García, novia del hermano del asesino confeso, ha negado su implicación en la desaparición de la víctima, así como ha negado también saber dónde está el cuerpo.

María García ha reiterado sus declaraciones anteriores en las que negaba su participación y ha asegurado que esa noche estuvo estudiando en el piso de León XIII desde medianoche, mismo punto que ha confirmado su novio momentos antes. 

Asimismo ha declarado que no oyó nada durante esa noche, ni siquiera a los amigos de Marta que acudieron de madrugada al piso para buscar a la joven, y que tampoco vio a Miguel Carcaño empujando una silla de ruedas con el cadáver de Marta.

Con este último interrogatorio ha terminado la tercera sesión del juicio que se reanudará el próximo lunes.

Noticias

anterior siguiente