Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

El portavoz de la madre de Anna y Olivia, Joaquín Amills, asegura que la esperanza de la familia de encontrar a las niñas con vida no era simplemente positivismo, pero que ahora saben que Tomás Gimeno, el padre de las menores, "lo tenía todo preparado para hacer el mayor daño posible e intentar que ella se pasara la vida buscando a sus hijas" y que no contaba con que los equipos de investigación hicieran tan buen trabajo. Asegura el también presidente de la asociación SOSdesaparecidos que hay que encontrar su cuerpo "para confirmar que no huyó" y, reconoce, que "no podemos caer en decir que está loco". Amills, que lleva más de cuarenta días al lado de la familia y siendo entrevistado en 'La Hora de La 1' ha querido transmitir también que Beatriz va a cambiar el apellido de sus hijas. 

Los investigadores encargados de la búsqueda de Anna y Olivia, las menores desaparecidas hace más de cuarenta días en Tenerife, creen que las manchas encontradas en una de las costuras del edredón nórdico no son de sangre como se pudo pensar en un primer momento. Según estos resultados preliminares, las manchas encontradas en uno de los objetos hallados el lunes por el buque 'Álvares Alvariño' podrían corresponder a óxido y al tiempo que la prenda ha estado bajo el mar. Tampoco se han encontrado pelos o fibras que puedan determinar ninguna de las hipótesis con las que trabajan los investigadores. De hecho, ven muy complicado que se pueda extraer ADN de estas pruebas. Así lo ha confirmado Eneko Carazo en ‘La Hora de La 1’

Tanto Beatriz, la madre de Anna y Oliviadesaparecidas hace seis semanas en Tenerife, como su entorno, siguen teniendo la esperanza de que las niñas estén vivas. Así lo ha asegurado en ‘La Hora de La 1’ el portavoz de la familia, Joaquín Amills. El también presidente de la Asociación Sosdesaparecidos ha explicado que tienen claro que “escuchan los mensajes que les mandamos” y, puntualizan, “Tomás Gimeno, su padre, también”. Mientras, los trabajos de búsqueda del buque oceanográfico continúan en la bahía del puerto de Tenerife, zona donde el padre de las pequeñas hizo las últimas llamadas antes de desaparecer con ellas. Lo hacen, después de que el lunes el ‘Ángeles Alvariño’ -equipado con un sonar y un robot submarino- haya localizado una botella de oxígeno y una sábana bajo el mar.

El buque oceanográfico dotado con un sonar de barrido lateral y con un robot submarino ha comenzado a trabajar la tarde de este domingo para sumarse a la búsqueda de Anna y Olivia, las niñas de 1 y 6 años desaparecidas, igual que su padre, el 27 de abril en Tenerife.

En la imagen, el buque en Tenerife. EFE / Miguel Barreto.

Cuenta con un sonar de barrido y un robot submarino no tripulado capaz de maniobrar hasta dos mil metros de profundidad. Tecnología en este buque oceanográfico, el Ángeles Alvariño, que ha llegado Tenerife desde Coruña con la misión de localizar alguna pista sobre Anna Y Olivia. Puede rastrear el fondo, enviar ecos, emitir sondas y obtener imágenes de gran resolución en un área delimitada por la Guardia Civil, donde se localizó la lancha a la deriva y el teléfono móvil del padre de las pequeñas, al que se duplicó la tarjeta horas después de que se le perdiera su rastro.

En la imagen, el buque oceanográfico 'Ángeles Alvariño' dotado con un sonar de barrido lateral y con un robot submarino en Santa Cruz de Tenerife. EFE / Miguel Barreto.

El buque el Instituto Oceanográfico Español, el Álvarez Albariño, ha llegado a Canarias para unirse a las labores de búsqueda de Tomás Gimeno, Anna y Olivia, desaparecidas desde hace más de un mes. La investigación se centrará en encontrar algún rastro en las profundidades marinas con la ayuda de un sónar lateral y un robot submarino que podría recoger objetos del fondo a uns 2.000 metros de profundidad. Informa Helena Sampedro.

Este miércoles se cumplirá un mes de la desaparición en Tenerife de las niñas Anna y Olivia, junto a su padre. Para reforzar la búsqueda en el mar, un buque del Instituto Oceanográfico viaja ya desde Galicia hasta Canarias.

La investigación continúa bajo el secreto de sumario y siguen siendo validas todas las hipótesis. La familia materna insiste en que no van a perder la fuerza para encontrales. Han difundido nuevos videos de Anna y Olivia para que las puedan reconocer en cualquier parte del mundo.