Enlaces accesibilidad

El rescate de la UE quiebra al Gobierno y aboca a Irlanda a unas elecciones anticipadas

  • El primer ministro convoca una reunión de urgencia para salvar su caída
  • El Partido Verde, socio clave del Gobierno, quiere comicios en enero
  • La oposición va más allá y demanda la disolución inmediata del parlamento
  • La aprobación del decisivo presupuesto de 2011 pende de un hilo

Por
El rescate financiero pone fecha de caducidad al Gobierno irlandés

La decisión de Dublin de pedir el rescate financiero a la Unión Europea y el FMI ha desatado una crisis política de grandes consecuencias en Irlanda, donde el socio clave de la coalición de Gobierno liderada por Brian Cowen ha pedido elecciones anticipadas para enero mientras la oposición quiere unos comicios inmediatos y dos diputados independientes amenazan con tumbar el presupuesto para 2011.

El primer ministro Cowen ha convocado de urgencia a sus ministros para tratar de frenar la caída de su Gobierno, altamente impopular y al que la oposición y buena parte de los ciudadanos acusan de haber engañado durante la semana pasada al negar de manera reiterada que hiciese falta un rescate.

La caída inmediata del Gobierno precipitaría unas elecciones anticipadas, retrasaría la aprobación de los presupuestos y paralizaría las negociaciones del plan de rescate, lo que tendría efectos impredecibles en los mercados.

El fuego lo abría John Gormley, ministro de Medio Ambiente y presidente de Los Verdes, que con sus seis diputados sostienen de manera precaria al Gobierno de Cowen en el parlamento, que pedía a media mañana elecciones para la segunda mitad de enero, una vez aprobados el presupuesto para 2011, el plan de ajuste para cuatro años y el rescate de la UE y el FMI.

Gormley ha asegurado que la ciudadanía se siente "engañada y traicionada", por lo que es necesario convocar unos comicios, a más tardar, en la segunda semana del mes de enero.

"La pasada semana ha sido traumática para el electorado irlandés", ha declarado el dirigente ecologista en referencia al rescate financiero que el Gobierno de Dublín solicitó este domingo a la Unión Europea (UE) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) para resolver su profunda crisis económica.

Seguirán en el Gobierno

Gormley ha matizado que aunque ha pedido a Cowen la convocatoria electoral, seguirán en el Gobierno hasta que se publiquen las medidas de austeridad, se apruebe el presupuesto y se asegure el apoyo de la UE y el FMI al rescate.

"Dejar al país sin un Gobierno mientras estas materias sigan sin resolverse sería muy dañino", ha subrayado.

El Gobierno irlandés, liderado por el partido Fianna Fail en coalición con verdes e independientes tiene una escueta mayoría en el parlamento y su puplaridad ha caído en picado por su forma de tratar la crisis económica y financiera del país.

Cowen necesita aprobar el presupuesto más duro de la historia irlandesa en la sesión parlamentaria del próximo 7 de diciembre, donde tiene una exigua mayoría de tres diputados en la que son claves los seis diputados verdes.

La oposición quiere elecciones ya

En este sentido, esa votación parece cada vez más difícil después de que dos diputados independientes de quien depende su aprobación amenazasen con no votarlo, según ha desvelado Michael Noonan, el portavoz de Economía del principal partido de la oposición, Fine Fail.

"No tenemos posición en este momento. Tenemos una reunión de la dirección del grupo parlamentario mañana y nos ocuparemos de esos temas", ha declarado el portavoz a Reuters.

"Me parece que, tal y como evolucionan las cosas, va a ser difícil para el Gobierno seguir hasta el día del presupuesto y puede ser que la mejor cosa sea una elección inmediata", ha advertido.

Su jefa de filas, Enda Kenny, ha pedido elecciones inmediatas "para que un nuevo Gobierno, con una mayoría parlamentaria clara, puede preparar el plan económico de cuatro años, completar las negociaciones con la UE y el FMI y preparar un presupuesto para 2011.

En la misma línea, el líder del Partido Laborista ha pedido una inmediata disolución del parlamento y elecciones generales después de la decisión de Los Verdes.

"Es esencial que tengamos un nuevo gobierno electo lo antes posible", ha declarado Eamon Gilmore, el líder laborista irlandés, en un comunicado publicado en la web del partido.

"Mi preferencia sería una disolución del parlamento hoy mismo y que haya elecciones generales lo antes posible según la ley. Esto permitiría la elección de un nuevo Gobierno a mediados de diciembre", ha añadido.

Victoria probable de la oposición

Según Alastair Newton, analista político de Irlanda, el presupuesto "pasará" aunque ha apuntado que el principal riesgo es que miembros de la propia coalición de Gobierno voten en contra para evitar una derrota en unos eventuales comicios anticipados.

"Dudo que el Gobierno pueda sobrevivir mucho más. La elección especial en la circunscripción de Donegal, con otras tres elecciones especiales en 2011, es probable que acaben con la mayoría".

Según David Lea, analista para Europa occidental de la consultora Control Risks la decisión de los verdes "no es una gran sorpresa" ya que Los Verdes habían estado sosteniendo al Gobierno por dos años con cierto desinterés.

"Al menos unas elecciones darán lugar a un Gobierno con ciera legitimidad. Sin esa legitimidad, puedes estar seguro de que veremos más descontento social", ha añadido.

En este sentido, ha apuntado que la situación coloca a Fine Gael en una posición privilegiada para lograr con los laboristas una nueva mayoría.

Noticias

anterior siguiente