Enlaces accesibilidad

Moody's pone en vigilancia la calificación de la deuda de España ante una posible rebaja

  • Es la única de las tres grandes agencias que mantiene la máxima nota
  • Aduce que las perspectivas de crecimiento y control del déficit son peores

Por

Una señal para los inversores

Las agencias de calificación son compañías privadas que se encargan de evaluar la solvencia de los títulos de deuda que emiten no sólo los Estados, sino las administraciones, los bancos y el resto de empresas. Como demostró la crisis de 2008, no son infalibles, pero si la principal señal que siguen los inversores para comprar productos financieros.

La nomenclatura varía de una agencia a otra, aunque coinciden en que la triple AAA es el símbolo de los mejores productos, aquellos con los que el inversor tiene la plena seguridad de que recuperará su inversión.

Si las agencias consideran que hay riesgo de que el emisor no pague, la nota se rebaja: AA, A, BBB, BB, B, CCC... hasta la D (con múltiples escalones intermedios, indicados por los símbolos + y -). El límite crítico lo marca la nota BBB: por debajo de esa nota, se considera que se trata de un producto especulativo, es decir, bonos basura.

La agencia de medición de riesgo crediticio Moody's ha puesto hoy en vigilancia la calificación de la deuda española, ante una posible rebaja, por el deterioro de sus perspectivas de crecimiento económico, a corto y medio plazo, y los retos a los que se enfrenta el Ejecutivo en sus objetivos fiscales.

Actualmente España tiene el rating de Moodys "AAA", la máxima calificación de solvencia de su deuda a largo plazo y es la única que la ha mantenido en este nivel en los últimos meses, ya que Standard&Poor's y Fitch la rebajaron en abril y mayo.

Moody's agrega en una nota que la decisión sobre una posible rebaja en la calificación de España, que como mucho sería en dos niveles de calificación, se producirá previsiblemente en los próximos tres meses.

Crecimiento limitado al 1% entre 2010 y 2014

La agencia estima que el crecimiento de la economía española se verá afectado por la consolidación fiscal y los costes crediticios en el medio plazo, por lo que previsiblemente el crecimiento del PIB entre 2010 y 2014 esté ligeramente por encima del 1%.

Esta semana, el director gerente de riesgos soberanos de Moody's Investors Service, Bart Oosterveld, ha señalado que una reducción del déficit público de España será clave para que mantenga la máxima calificación de solvencia de la deuda a largo plazo. "Un tema importante del que hablamos con ellos (España) el año pasado fue cómo pensaban reducir el déficit. Va a ser un factor fundamental para la calificación", ha agregado Oosterveld.

En el comunicado de hoy, Moodys señala que las perspectivas de crecimiento de España están por debajo de otros países calificados con AAA, según destaca la analista especializada en deuda española, Kathrin Muehlbronner.

Llevará años superar el estallido de la burbuja inmobiliaria

A corto plazo, los esfuerzos de consolidación fiscal, combinados con los elevados costes de los créditos al sector público, las empresas y los consumidores, frenarán el crecimiento.

En el largo plazo, Moodys considera que llevara varios años superar el "colapso" del sector inmobiliario y el endeudamiento vinculado a esta actividad, que es superior al de otros países del entorno.

Además, considera que la merma del crecimiento complica los programas de consolidación previstos y cree que para reducir el déficit son necesarios unos ajustes "más fundamentales" en la reducción de costes, al tiempo que subraya que sus estimaciones sobre déficit superan a lo previsto por el Estado.

Esta agencia de calificación estima que el endeudamiento de España subirá hasta el 80% del PIB en 2014 y destaca que se enfrenta a retos de reformas estructurales como las del mercado laboral, así como la reestructuración del sistema financiero y del sistema de pensiones.

Acometer con éxito estas acciones ayudará a incrementar el potencial de crecimiento de España, según la fuente.

Reválida, en septiembre

La agencia señala que a la hora de realizar la revisión de calificación estudiará los planes anticrisis anunciados en España y el plan de Presupuestos Generales del Estado para 2010, que se presentará en septiembre, para determinar si los objetivos de reducción de déficit pueden ser logrados. 

Además, estudiará si el coste de recapitalizar el sector bancario, que actualmente estima como "razonable", es superior al esperado.

Mientras que Moody's tiene en la actualidad para España la calificación de AAA con perspectiva estable, Standard & Poor's rebajó en abril su calificación a AA desde AA+. Fitch recortó el mes pasado la calificación de España a AA+ con perspectiva estable desde AAA.

Noticias

anterior siguiente