Enlaces accesibilidad

La Audiencia Nacional decide no sancionar al juez Velasco por su actuación en el caso Aranalde

Por
La Audiencia Nacional va a proponer al Gobierno que cambie la normativa sobre la entrega de terroristas
La Sala de Gobierno de la Audiencia Nacional ha decidido no sancionar al juez Eloy Velasco por dejar en libertad bajo fianza a la etarra Maite Aranalde, quien aprovechó la situación para fugarse, según ha informado TVE y RNE.

Los miembros de la Sala de Gobierno, reunidos desde las 9.30 horas para estudiar el caso, llegaron por unanimidad a la conclusión de que la decisión del juez Velasco estuvo correctamente motivada desde un punto de vista legal, según ha explicado el propio presidente de la Audiencia Nacional, Ángel Juanes, en declaraciones a los medios.

El presidente ha señalado que la resolución de Velasco fue una desición jurisdiccional adoptada dentro de sus competencias como juez, por lo que la Sala de Gobierno no puede entrar a valorar su contenido.

Además, Juanes ha indicado que los miembros de la Sala de Gobierno han concluido también por unanimidad que la tramitación del recurso de reforma presentado por la Fiscalía contra la decisión del juez Velasco fue tramitado correctamente y dentro de los plazos establecidos por la ley.

Por lo tanto, y sin perjuicio de las decisiones que pueda adoptar el Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) con respecto a este tema, la Sala de Gobierno considera que no ha lugar a abrir una investigación.

Libertad y posterior fuga

El juez Velasco decidió el pasado jueves dejar en libertad a Aranalde bajo fianza de 12.000 euros después de que las autoridades francesas, que habían entregado a la etarra tres días antes, extraviasen la euroorden cursada contra ella por un presunto delito de estragos terroristas y sólo enviasen a la Audiencia Nacional la documentación relativa a un supuesto delito de tenencia de explosivos.

Tras el recurso de la Fiscalía, el juez Baltasar Garzón, ya reincorporado tras sus vacaciones, puso el martes en busca y captura a la etarra Aranalde después de haber ordenado su ingreso en prisión y que la Policía comprobase que la terrorista se había dado a la fuga.

Garzón tomó esta decisión después de revisar y revocar la puesta en libertad de la terrorista ordenada el pasado jueves por el juez Velasco, quien le sustituía durante sus vacaciones.

El magistrado del Juzgado Central de Instrucción número 5 ordenó el ingreso en prisión preventiva de la terrorista por la causa relativa a la tenencia de explosivos en un auto en el que señalaba que se la semana pasada ya se daban los "requisitos exigidos" para haber encarcelado Aranalde.

La Policía acudió al domicilio que Aranalde tiene en la localidad guipuzcoana de Ibarra y, tras realizar varias gestiones en otros domicilios, comprobó que la terrorista se había dado a la fuga. Ante esta circunstancia, Garzón decidió poner a Aranalde en busca y captura.

Por otro lado, el juez Velasco se enfrenta a una posible investigación por parte del Consejo General del Poder Judicial (CGPJ) después de que el sindicato Manos Limpias le denunciase ante este órgano al entender que el magistrado podría haber incurrido en una "presunta negligencia grave" al no haber previsto al dejar en libertad bajo fianza a Aranalde "el grave riesgo de fuga" que existía.

Noticias

anterior siguiente