Enlaces accesibilidad

Los peritos revelan que en algún féretro del Yak 42 había restos de hasta cuatro víctimas

       
  • Comparecen en la Audiencia Nacional los peritos que volvieron a identificar los cuerpos
  •    
  • Monje Pérez asegura que se encontraron "partes de tres cuerpos" distintos al principal
  •    
  • Las pruebas de ADN que obtuvieron los turcos eran todas correctas, según los peritos
  •    
  • Los tres acusados por los errores en las identificaciones no las quisieron utilizar
  •    
  • Problemas técnicos impiden la comparecencia del equipo forense turco

Por
Caso Yak-42, los forenses confirman los errores en las identificaciones
Los peritos que han comparecido ante la Audiencia Nacional han revelado que en algunos de los ferétros que fueron entregados por el Ministerio de Defensa a los familiares de las víctimas del accidente aéreo del Yak-42 se encontraron posteriormente restos de hasta cuatro víctimas distintas.

Así lo ha asegurado Juan Miguel Monje Pérez, médico forense de la Audiencia Nacional, durante su declaración como perito en el juicio que la Sección Primera de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional está celebrando por el error en las identificaciones de 30 de las 62 víctimas del accidente del Yak- 42, que tuvo lugar en Trebisonda (Turquía) el 26 de mayo de 2003.

Monje Pérez, que fue la persona responsable de volver a identificar los cuerpos al conocerse los errores cometidos por los militares, ha explicado ante el tribunal que en algunos féretros se encontraron "partes de tres cuerpos humanos distintos a los del cuerpo principal".

De esta forma, dentro de un mismo ataúd, los forenses designados para llevar a cabo las exhumaciones y comprobaciones, encontraron, por ejemplo, una bolsa que contenía una tibia con una bota del número 45 con unos restos principales de un cadáver que calzaba el número 43. Monjé Pérez ha revelado que en algunos féretros se llegó incluso a encontrar "siete perfiles genéticos distintos".

Por su parte, el perito Antonio Alonso, que compareció por medio de videoconferencia junto con otros diez compañeros Instituto Nacional de Toxicología y Ciencas Forenses, ha asegurado que los perfiles genéticos que las autoridades turcas obtuvieron de todas las víctimas el día después del accidente eran correctas.

Las pruebas de ADN turcas, "coincidentes"

Estas muestras genéticas obtenidas por los peritos turcos, y que la delegación española enviada a Turquía para identificar los cuerpos "son plenamente coincidentes" con las muestras obtenidas por los forenses de la Audiencia Nacional tras exhumar los cuerpos, según explicó Alonso. 

Sin embargo, los tres acusados por las identificaciones erróneas no quisieron utilizar las muestras de ADN que obtuvieron los turcos.

Con las labores de identificación llevadas a cabo por la Audiencia Nacional, y que no finalizaron hasta febrero de 2005, es decir, hasta casi dos años después del accidente, se obtuvo la certeza de los errores en la identificación de 21 cadáveres. Los otros nueve cadáveres que fueron erróneamente identificados no pudieron someterse a pruebas de ADN ya que sus restos habían sido incinerados.

En el juicio, el fiscal encargado del caso, Fernando Burgos, pide cinco años de prisión para Navarro y cuatro años y medio para el comandante médico José Ramírez y el capitán médico Miguel Sáez al acusarles de un delito continuado de falsedad en documento oficial.

Todos ellos están acusados de este delito por haber faltado a la verdad cuando atribuyeron una filiación que no era la suya a 30 de las 62 víctimas del accidente aéreo.

Impacto psicológico en las familias

También ha declarado como testigo Javier Barbero, experto psicólogo autor del informe psicológico sobre los efectos del accidente en las familias, quien ha afirmado que este tipo de duelos constituyen una de las alteraciones más traumáticas en la vida de una persona.

Este especialista ha recalcado que una muerte inesperada y violenta produce importantes efectos, que se amplían si a esta situación se suma la percepción de desconfianza hacia las autoridades en las que se había confiado.

La declaración de este lunes la ha abierto precisamente un familiar de una de las víctimas. Francisco Javier González Castilla, hermano del capitán Ignacio González ha denunciado que Trillo "no les dio ni el pésame".

Por último ha testificado el intérprete turco Temel Bal, a petición de la defensa de Vicente Navarro, uno de los tres acusados.

El intérprete ha defendido la traducción correcta de los documentos y ha precisado algunas de las dudas sobre la traducción de términos como piezas dentales o anillo, expuestas por el letrado de Navarro.

Problemas para que declare el equipo turco

La embajada de Turquía en España ha comunicado este lunes a la Audiencia Nacional que el equipo de autoridades judiciales turco no podrá declarar por videoconferencia en el juicio del Yak-42, como estaba previsto, por problemas técnicos.

Así se ha puesto de manifiesto durante la vista oral que sigue la Audiencia, que había citado a declarar este lunes como testigos al fiscal general de Trebisonda, Burham Cobanoglu, el director del Instituto Forense de Estambul, Keramettin Kurt, y cuatro médicos y biólogos que intervinieron como patólogos en la identificación de los cadáveres de los militares fallecidos en la tragedia aérea.

Noticias

anterior siguiente