Enlaces accesibilidad
Natación

Los mejores nadadores españoles buscan en Ámsterdam la preselección olímpica

  • Este fin de semana tiene lugar la primera de las tres citas que la federación ha establecido como clasificatorias para Tokio
  • Mireia Belmonte intentará hacer las mínimas en su ya tradicional y exigente programa en seis pruebas

Por
Mireia Belmonte durante el Mundial de Natación de Gwangju
Mireia Belmonte durante el Mundial de Natación de Gwangju 2019 EFE/EPA/PATRICK B. KRAEMER

Los mejores nadadores españoles, liderados por Mireia Belmonte, buscan este fin de semana en Ámsterdam las marcas mínimas para los Juegos de 2020, en la primera de las tres pruebas que la federación nacional ha establecido como clasificatorias para la cita olímpica.

El campeonato nacional, el Open de primavera que se disputará de nuevo en Sabadell, seguirá siendo un periplo obligatorio en el camino a Tokio.

La última oportunidad, a modo de repesca, será el Europeo de Budapest, en mayo. Así, de la prueba que se disputará entre este viernes y el domingo en Holanda saldrá solo una “preselección”.

Así consta en los criterios de selección que la Real Federación Española de Natación publicó a comienzos de la temporada [pdf], aunque el propio entrenador jefe de la RFEN, Fred Vergnoux, pudo alimentar la confusión al detallar la planificación de esta campaña de su pupila Belmonte. Dijo que la de badalonesa buscaría las mínimas olímpicas ya en Ámsterdam. “Si eso funciona, tendremos una Mireia más tranquila. Podemos tener el doble de semanas para invertir en el entrenamiento”, dijo en una entrevista al diario As, dando a entender que en los próximos cuatro meses no tendría que estar pensando en el Open de Sabadell, en abril.

Tras el fiasco del sistema clasificatorio para el Mundial del 2019 —solo tres nadadores cumplieron las mínimas que exigió la federación en la cita única del campeonato de España, lo que costó el puesto al director técnico— los deportistas reclamaron más flexibilidad. De cara a 2020, la federación ha optado por dar más posibilidades, aunque ello haya redundado en una complejidad aún mayor.

Hasta el punto de que la confección de la lista definitiva será casi una cuestión de cábala, porque al cupo de dos nadadores por país y prueba hay que añadir el condicionante del tope total de competidores que podrán inscribirse en Tokio, según diversos umbrales de marcas para los comités olímpicos nacionales.

Volviendo al presente, en esta prueba de Ámsterdam la RFEN preseleccionará a las nadadoras y los nadadores que igualen o mejoren en las eliminatorias la marca FINA OST (iniciales en inglés de la federación internacional y de ‘tiempo estándar olímpico’, respectivamente) y la marca FINA OQT (tiempo de clasificación olímpica, o mínima A) en la final.

Seis carreras en un día

En ese sentido, se mantiene la exigencia de rendir a gran nivel tanto por la mañana (cuando se disputan las series) como por la tarde. Una circunstancia que de cara a Tokio tiene aún más sentido, ya que en los próximos Juegos se han programado las finales para las sesiones matinales. Es una circunstancia completamente excepcional

Esa alteración del horario de competición está alterando también las rutinas de los nadadores: Vergnoux les pidió irse antes a la cama y desayunar más fuerte, por ejemplo.

Eso es en principio lo que iban a ensayar durante la concentración del mes de noviembre en Sierra Nevada, por lo que Ámsterdam será doblemente el primer test preolímpico.

Como los otros integrantes del reducido primer escalafón de la natación española, Mireia Belmonte llega a esta cita después de casi dos meses sin competir. La última vez, en la etapa de Budapest la Liga Internacional de Natación (ISL), solo pudo ser tercera en su mejor prueba, los 200 mariposa, donde es la vigente campeona olímpica.

Tras un año decepcionante, lo que no cambia desde Río es su ambición. O al menos la exigencia con la que afronta la competición, ya que se ha inscrito en sus ya tradicionales seis pruebas: los 1.500, 800 y 400 libres, 400 y 200 estilos y 200 mariposa.

Tres de ellas (esta última y las dos de 400), se disputan el sábado, por lo que podría tener que tirarse hasta seis veces al agua en una misma jornada.

Junto a Belmonte competirán con el gorro de la selección española Joanllu Pons, Jessica Vall o Alba Vázquez. En total, en esta prueba de Ámsterdam (del circuito de la FINA de categoría inferior) se han inscrito 35 españoles, aunque solo 14 han sido convocados por la RFEN.

Ortiz-Cañavate y la transición a 'otro deporte'

Otros 21 van por libre, es decir, con los gastos sufragados personalmente o por sus clubes.

Entre ellos Bruno Ortiz-Cañavate, la revelación del último campeonato de Europa de piscina corta (25 metros, la mitad de largo que la olímpica). El nadador de origen japonés, especialmente motivado con volver a ser olímpico en su Tokio natal, fue de largo el mejor español el pasado fin de semana en la cita continental de Glasgow.

Natación | Bruno Ortiz-Cañavate, quinto en los 100 estilos del Europeo con otro 'marcón'

Como varios de sus compañeros en esa cita (ninguno de los cuales ha sido convocado por la RFEN para este fin de semana), querrá prolongar unos días su primer pico de forma de esta larga temporada; aunque como él mismo advirtió en Tablero Deportivo tras batir cuatro récords nacionales y acabar quinto en los 100 estilos, las competiciones en piscina corta y larga son muy distintas: “Es un deporte diferente”, sentenció.

En esta vuelta a la piscina de 50 metros, los rivales de los españoles serán sobre todo los anfitriones holandeses, encabezados por Ranomi Kromowidjojo, Arno Kamminga y Kira Toussaint, y los alemanes; aunque faltarán muchas de las estrellas internacionales.

En cualquier caso, como dejó claro Belmonte hace unas semanas después de una jornada de exámenes en su universidad, lo de Ámsterdam será precisamente eso mismo: solo una primera evaluación; aunque en un curso muy especial para la natación, que solo se da una vez cada cuatro años. "Hacer la mínima ahora no te garantiza ir a los Juegos”, dijo la estudiante de la UCAM.