arriba Ir arriba

El programa Documentos RNE recuerda este sábado a las primeras mujeres que se dedicaron a hacer Ciencia en España. En esa labor resultaron decisivas durante las primeras décadas del siglo XX, las becas en el extranjero que concedía la Junta para la Ampliación de Estudios y el Laboratorio Foster. El documental de Julia Murga “Pioneras de la Ciencia en España” recupera del olvido a muchas de ellas, con la intervención de cuatro destacadas científicas de nuestros días: Margarita SalasCarmen MagallónEulalia Pérez Sedeño y Carmen Carreras Béjar (17/03/6).

Un pequeño cambio en la naturaleza o en nuestra vida puede tener consecuencias muy importantes. El llamado efecto mariposa es un concepto de la teoría del caos, teoría que debe su nombre a un estadounidense. Se llama James Yorke, es profesor de física y matemáticas en la Universidad de Maryland y está estos días en Madrid. Nos ha explicado que aunque intentemos evitarlo, el caos está en nuestra vida diaria.

El mundo no funciona como un reloj, de forma ordenada, y a veces no se puede controlar conforme a las leyes tradicionales de la ciencia. La teoría del caos se fija en eso, en los sistemas complejos cuya evolución es difícil de predecir porque a veces hay margen para el azar.

El profesor James Yorke ha sido investido esta mañana doctor honoris causa por la Universidad Rey Juan Carlos de Madrid.

Hoy en día es frecuente oír ruidos de aviones, avionetas o helicópteros. Sin embargo, es extraño ver zeppelines.

Y hay pocos porque hace 75 años, en mayo de 1937, el zeppelín Hindenburg, el más grande jamás construido, se desplomaba en llamas poco antes de tomar tierra en la estación naval de Lakehurst, en Estados Unidos.

Coloquio entre Jordi Mateu, Periodista, Piloto de aviación y experto en temas aeronáuticos; y Juan Carlos Losada, experto en historia militar.

El norteamericano de origen serbio Nikola Tesla es uno de los personajes más fascinantes de la historia de la ciencia. Inventó el motor de inducción de corriente alterna, la tecnología de la radio, el control remoto sin cable y las bujías. Fue el padre de tecnologías visionarias en su época como la robótica, la informática y las armas teledirigidas. Todo en él era extremo. Una gran capacidad intelectual, un cuerpo atractivo de dos metros de altura, capaz de hablar en seis lenguas. Dice la leyenda que en 1915 llegó a rechazar el premio Nobel de Física porque no quería compartirlo con Edison.

El físico germano Thomas Johann Seebeck nació el 9 de abril de 1770 en Reval, actual Tallin, Estonia, que en aquella época formaba parte de Prusia Oriental, en el seno de una familia de ricos comerciantes. Su hallazgo principal fue el efecto termoeléctrico gracias a un experimento casual. En 1821 construyó un hilo conductor mitad de cobre y mitad de bismuto, sostuvo con la mano una de las uniones y notó que una aguja magnética próxima se desviaba, lo que indicaba que estaba pasando una corriente eléctrica.

El geólogo e ingeniero británico William Smith nació en Churchill, Oxfordshire el 23 de marzo de 1769, en el seno de una familia de granjeros. Smith quedó huérfano de padre cuando contaba tan solo 8 años de edad, por lo que no recibió más educación que la que le dieron en un instituto estatal.

Pero ya desde muy joven se interesó por los fósiles y la Agrimensura, a la que se dedicó profesionalmente. Con 18 años, encontró trabajo como auxiliar del topógrafo Edward Webb. Aprendió rápido, y pronto se hizo perito.

Poco más tarde empezó a trabajar en el diseño y construcción de canales y en otros proyectos de ingeniería geológica. Fue en esas excavaciones cuando observó los perfiles verticales de la tierra y quedó impresionado por la forma en que las distintas rocas se superponían en estratos paralelos.