Enlaces accesibilidad

Elecciones 2019

Datos del debate a cinco: todos contra Sánchez, Rivera dispara pero no recibe y Torra parece un candidato más

Por
 Pedro Sánchez y Pablo Casado
Los candidatos del PSOE (Pedro Sánchez) y del PP (Pablo Casado), durante el debate a cinco. EFE

Todos contra uno y uno contra todos. El debate a cinco de las elecciones generales del 10N ha tenido una diana común, Pedro Sánchez (PSOE), que ha ido esquivando dardos a cuatro frentes casi por igual. Por el contrario, el líder que menos interpelaciones y alusiones ha recibido por parte de sus contrincantes ha sido el de Ciudadanos, Albert Rivera, pese a haber sido el que más ha interrumpido y el que más referencias y acusaciones ha lanzado al resto de sus rivales.

Además de los candidatos, en el debate se han colado varias personalidades ajenas a esta carrera electoral, pero a la que los que se les han otorgado gran relevancia, como el presidente catalán, Quim Torra, el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero, el dictador Francisco Franco y el rey Felipe VI.

Estas han sido las principales alusiones de los candidatos entre ellos [Consulta al final de esta información cómo se ha hecho el recuento].

Pedro Sánchez, el acribillado

Es lógico que en un debate electoral que puede ser definitivo para los votantes indecisos el candidato que está en el Gobierno reciba la mayor parte de críticas, y así ha sido en el caso de Pedro Sánchez. Ha sido el líder más interrumpido, especialmente por Pablo Casado y Albert Rivera.

Así, Sánchez ha respondido a los candidatos de PP, Ciudadanos y Vox por Cataluña ante las críticas por su gestión y por si piensa "gobernar con Torra, Junqueras y Otegi", en referencia al presidente catalán, al líder de ERC en prisión y al líder de EH Bildu. También se ha defendido de los ataques por la manera de gestionar la economía ante una próxima recesión y por sus discrepancias en materia de memoria democrática. Y a Pablo Iglesias, le ha respondido donde el candidato de Unidas Podemos ha incidido una y otra vez: "No habrá una gran coalición con el PP".

Para Casado no hay más contrincante que Sánchez

De las 64 veces que Casado se ha referido a otros candidatos, 52 han sido alusiones directas o indirectas a Sánchez. El resto de partidos han sido incluso menos tenidos en cuenta durante sus intervenciones que el presidente catalán, Quim Torra.

Casado ha debatido como si no tuviera una competencia real con Rivera -a quien las encuestas pronostican un batacazo pasando de 57 a menos de 20 diputados- ni con el candidato de Vox, Santiago Abascal. Y es que los sondeos auguran al bipartidismo un nuevo renacimiento en estas elecciones. Sí se detuvo el líder del PP con Rivera durante un rato para espetarle que los 'populares' no son el adversario a batir, sino Pedro Sánchez, y las menciones totales de Casado a Abascal e Iglesias han sido siete y por alusiones.

Rivera carga contra Sánchez y busca diferenciarse de Casado

El líder de Ciudadanos ha cargado con dureza contra Pedro Sánchez, especialmente por la gestión que está haciendo en Cataluña -le ha llegado a mostrar un adoquín arrancado por los violentos en Barcelona- y por el concepto de plurinacionalidad que el candidato socialista ha defendido en múltiples ocasiones.

Pero no se ha quedado corto tampoco con Pablo Casado, a quien ha reprochado por no tener “coraje” para aplicar la Constitución en Cataluña después de criticar al PP y al PSOE por la transferencia de competencias a Cataluña. A Abascal, le ha reprochado, entre otras cuestiones, su antieuropeísmo con fotos con el eurófobo italiano Mateo Salvini.

Pese a ser el que más críticas y alusiones ha lanzado durante el debate (83), ha sido el más ignorado por sus compañeros de atril, que, entre todos, le han mencionado en 35 ocasiones.

Iglesias se centra más en propuestas que en sus rivales

Pablo Iglesias es de todos los líderes el que menos se ha referido a los demás. Sin embargo, las veces que lo ha hecho ha sido para cargar contra Pedro Sánchez por su negativa a gobernar en coalición con Podemos y para criticar que, a su juicio, prefiera hacerlo con el PP.

También ha afeado al resto de líderes que se centren en Cataluña en el bloque de la cuestión territorial; se ha enzarzado con Abascal por la exhumación del dictador Francisco Franco y la memoria histórica; y también con Casado, a quien ha echado en cara las palabras de la portavoz parlamentaria 'popular', Cayetana Álvarez de Toledo, cuando se reafirmó en el debate a siete del pasado viernes en que "no todo lo que no es un sí es un no" -en referencia al consentimiento en las relaciones sexuales-

Abascal, contra la “dictadura progre”

Santiago Abascal tenía en el debate a cinco un rival principal, la "dictadura progre" que, a su juicio, representan Pedro Sánchez y Pablo Iglesias. Así, centró sus principales alusiones en el líder socialista y, de rebote a Iglesias, aumentando la intensidad durante los bloques de políticas sociales y de calidad democrática, por cuestiones como la violencia de género, la memoria histórica o la inmigración, pero también contra el “proteccionismo económico” que propone la formación morada. A su vez, ha criticado el pasado "comunista" de Unidas Podemos.

Abascal se ha sumado a las críticas de PP y Cs sobre la gestión socialista en Cataluña y ha puesto en duda la capacidad del Partido Popular de zanjar la crisis política en Cataluña, acusándoles de haber provocado la situación actual, junto con el PSOE, por las transferencias de competencias de pasados gobiernos socialistas y 'populares' a Cataluña. 

Torra, uno más en el debate

Durante las casi tres horas que ha durado el debate electoral a cinco ha habido múltiples nombres que han salido a colación. Algunos, tantas veces, que incluso pareciera que eran candidatos al 10N. Uno ha ganado por goleada: el presidente catalán, Quim Torra.

Cómo se ha hecho el recuento de las interpelaciones, alusiones y críticas

El recuento numérico de las interpelaciones, alusiones  y críticas que se han hecho los candidatos entre ellos se ha realizado de la siguiente forma. Por un lado, se han recontado todas las veces que el líder de un partido ha mencionado el nombre de otro, así como referencias sin nombrar explícitamente a alguno de ellos -como “presidente del Gobierno” o “líder de la ultraderecha”-.

También se han tenido en cuenta alusiones indirectas, como cuando Santiago Abascal (Vox) ha aludido a Pablo Iglesias al hablar de “la mansión de los progres”, en referencia al chalet de Galapagar del líder de Unidas Podemos. Se ha tenido en cuenta, a su vez, cada vez que un dirigente ha criticado o mencionado la gestión, intenciones o postura respecto a un tema de otro partido -PP, PSOE, Cs, Podemos y Vox-, pero no de las que se han efectuado sobre hechos que conciernen a un partido en el pasado -como sería la gestión económica en los gobiernos de José Luis Rodríguez Zapatero o Mariano Rajoy-.

Aunque no haya habido mención directa a un candidato, también se han tenido en cuenta las interrupciones que han hecho los interlocutores para contestar, desmentir o criticar algo que estaba diciendo el ordador en ese momento, así como los pronombres -tú, usted o él- referidos a un líder para dirigirse a él por primera vez en una frase.

Por último, no se tomado por interpelaciones únicas cada pronombre referido a un candidato -tú, usted o él- cuando se han repetido dentro de la misma frase, en cuyo caso se ha contabilizado como una única interpelación.

Noticias

anterior siguiente