Enlaces accesibilidad

La jueza ve indicios para juzgar por homicidio imprudente a los guardia civiles investigados por la tragedia del Tarajal

  • Murieron 15 migrantes cuando intentaban llegar a nado a Ceuta y los agentes usaron pelotas de goma para evitar su entrada
  • La jueza señala que la defensa de las fronteras no puede justificar "prácticas incompatibles con los derechos humanos"

Por
La jueza que investiga las muertes del Tarajal ve indicios para juzgar a los guardias civiles por homicidio imprudente

El Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta ha abierto la puerta a juzgar por homicidio por imprudencia grave y denegación de auxilio a los 16 guardias civiles que estaban siendo investigados por la muerte de 15 migrantes el 6 de febrero de 2014 en la playa del Tarajal de la ciudad autónoma cuando intentaban llegar a nado a la costa española y los agentes usaron pelotas de goma y botes de humo "con propósito disuasorio" para que regresaran a Marruecos.

La titular del juzgado ha puesto así fin a la instrucción -que llegó a ser archivada hasta en dos ocasiones- y ha dado diez días al Ministerio Fiscal y las acusaciones personadas, en su mayoría ONG, para que soliciten la apertura de juicio oral, el sobreseimiento de la causa o, excepcionalmente, la práctica de diligencias complementarias. Esta decisión judicial -equivalente al procesamiento en los casos con sumario- no es firme y puede ser recurrida.

En el llamado auto de preparación del juicio oral del procedimiento abreviado, hecho público este miércoles por el TSJ de Andalucía y cuyo contenido fue adelantado anoche por El Confidencial, la jueza apunta a que los guardias civiles pudieron "contribuir, co-causalmente, a título de imprudencia, a la muerte por ahogamiento" de los migrantes con el lanzamiento las pelotas de goma y los botes de humo "concurriendo indicios sobre posible falta de proporcionalidad de la actuación desplegada por los investigados, los cuales, asimismo, omitieron socorrer a las personas que se hallaban nadando en el mar con riesgo vital".

Los guardias civiles investigados por las muertes de migrantes en el Tarajal, a un paso del banquillo

"Es claro que en el mar había personas migrantes que podían sufrir un mal, incluso la pérdida de la vida, y que debían ser auxiliadas por los agentes investigados, los cuales podían haber intervenido en su auxilio y se abstuvieron de hacerlo sin causa que justifique su omisión" mientras que "la ayuda que precisaban las personas que nadaban el día de los hechos hacia España era frente a un mal, el riesgo de pérdida de sus vidas, inminente".

Ante estos indicios, la jueza acuerda continuar las diligencias para la preparación del juicio oral por posibles delitos de homicidio por imprudencia grave con resultado de muerte y por delito de denegación de auxilio y decreta el sobreseimiento por lesiones y prevaricación. Sobre las lesiones argumenta que no existen informes forenses sobre las mismas y sobre la prevaricación señala que aunque haya indicios de imprudencia "no se puede pretender que los agentes no ejerzan su obligación de defender las fronteras".

"Defender las fronteras sin desproteger a las personas"

Sin embargo, la titular del Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta reflexiona también en su auto sobre cómo esa protección legítima de las fronteras por parte de los Estados no puede hacerse vulnerando los derechos humanos. La máxima debe ser, según establece la jurisprudencia del Tribunal Europeo de Derechos Humanos: "Defender las fronteras sin desproteger a las personas".

"Siendo incontrovertible el deber de la Guardia Civil de proteger la frontera, tampoco puede soslayarse que ese deber debe cumplirse dentro del marco normativo y jurisprudencial del ordenamiento jurídico de la Unión Europea", señala en el auto la instructora.

Por ello, añade, "si bien es cierto que la protección de la frontera, como Estado soberano que es España, se activa frente a intentos de entrada ilegal en su territorio, y por más difícil que pueda ser la tarea, ello no puede ser justificación para recurrir a prácticas incompatibles con los derechos humanos, ni puede dar pábulo a sobreentender, ni remotamente, que las fronteras o espacios entre las mismas son zonas de excepción en relación a los derechos humanos".

Una causa archivada y reabierta dos veces

El Juzgado de Instrucción número 6 de Ceuta archivó la causa dos veces -la primera en enero de 2015 y la segunda en el mismo mes de 2018- pero la Audiencia Provincial de Cádiz ordenó su reapertura en las dos ocasiones al entender que no se habían llevado todas las diligencias necesarias para esclarecer los hechos.

La última vez fue en agosto del año pasado cuando argumentó que "ante un supuesto de un calado humano, social y jurídico tan grande como el que nos ocupa no debían escatimarse esfuerzos de cara a agotar las diligencias indagatorias necesarias para la comprobación de estos último y así lograr llevar a cabo la investigación suficiente y eficaz que era requerida".

A raíz de la decisión de la Audiencia, la jueza instructora ha interrogado en el último año a dos testigos supervivientes: una mujer localizada en Alemania y otro migrante localizado en Madrid. La primera relató, según recoge Europa Press, que, al adentrarse en el mar, varios migrantes le instaron a salir de nuevo poruqe la Guardia Civil había colocado una embarcación como barrera. El segundo, que recibieron el lanzamiento de "cartuchos rojos" y "botes de humo o gases" que les "desconcertaron".

La defensa de los guardias ha confirmado a TVE que recurrirá el auto. El ministro de Interior, Fernando Grande-Marlaska, del que depende el Instituto Armado, ha evitado valorar la decisión judicial y ha subrayado que "en España hay división de poderes" y que hay que esperar a las resoluciones judiciales.

Noticias

anterior siguiente