Enlaces accesibilidad

Investidura

El rey celebrará el 16 y 17 de septiembre una nueva ronda de consultas para salvar la investidura

  • Felipe VI se reunirá con los representantes de los partidos para saber si hay un candidato con apoyos suficientes
  • Si no hay investidura antes de la fecha límite del 23 de septiembre habrá nuevas elecciones el 10 de noviembre

Por
Batet coincide con el rey en que "el país necesita un gobierno estable"

Felipe VI celebrará los días 16 y 17 de septiembre una nueva ronda de consultas con los partidos políticos con el fin de saber si hay o no un candidato con apoyos suficientes para ser investido antes de la fecha límite del 23 de septiembre.

Así lo ha anunciado la Casa del Rey tras el encuentro que ha mantenido el monarca este jueves en el Palacio de la Zarzuela con la presidenta del Congreso, Meritxell Batet.

Boletines RNE - El Rey convoca una ronda de consultas con los grupos el 16 y 17 de septiembre

El rey ha saludado a Batet en el Salón de Audiencias y, tras posar ante los medios gráficos, han accedido al despacho del jefe del Estado para mantener el encuentro, que ha finalizado poco después de las 9:30.

La presidenta del Congreso facilitará este viernes a don Felipe la lista de los representantes políticos que participarán en esta ronda de contactos, para que la Casa del Rey establezca el orden y los horarios. Según han confirmado fuentes de ERC a TVE, la formación independentista no asistirá al encuentro con el rey, como suele ser habitual. Es de esperar que tampoco Bildu participe en esta ronda, como ha hecho en otras ocasiones.

Felipe VI deberá decidir al término de la ronda si designa o no un candidato que pueda contar con respaldo para superar la investidura.

Si al fnal de las consultas el rey constata la existencia de un aspirante a la Presidencia del Gobierno, Meritxell Batet convocaría el Pleno de investidura.

Pero si no hay ningún aspirante que pueda contar con apoyos suficientes para superarla, el jefe del Estado no propondría a nadie, como ya ocurrió en abril de 2016 cuando Mariano Rajoy renunció a presentarse, por lo que las Cortes se disolverían y se convocarían nuevas elecciones el próximo 10 de noviembre.

Batet: "El país necesita un gobierno estable"

Tras el encuentro, Meritxell Batet ha comparecido en el Congreso de los Diputados, donde ha asegurado que, en su reunión con el rey, ambos han compartido "la visión de que el país necesita un gobierno estable y ponerse en marcha".

La presidenta del Congreso no ha querido especular sobre la posibilidad de que Pedro Sánchez estuviera dispuesto a acudir a la investidura en el caso de que Pablo Iglesias le dé su apoyo aunque sin acuerdo entre ambas formaciones y ha asegurado que "son decisiones que no corresponde a la Presidencia tomarlas".

Batet sí ha confirmado que, en principio, el Parlamento mantiene su calendario de sesiones para la próximas semana -con pleno previsto para el martes y sesión de control el miércoles- a expensas de que haya que variarlo si finalmente el rey designa candidato.

Un calendario muy ajustado

Aunque la posibilidad de celebrar un debate de investidura es, en este momento, muy lejana debido a la distancia que existe entre el Partido Socialista y Unidas Podemos, lo cierto es que el calendario permite esta circunstancia, aunque los plazos son muy ajustados.

La investidura fallida de julio tuvo su primera votación el día 23, así que empezó aquí a contar el plazo de dos meses que da la Constitución para que haya un nuevo intento antes de que se disuelvan las Cortes y se publique el decreto de convocatoria de elecciones.

El límite se encuentra en el 23 de septiembre; este mismo día puede albergar la segunda y definitiva votación. Tras la reunión con los líderes políticos el 16 y 17 de septiembre, y si finalmente el rey nombra candidato, la presidenta de las Cortes puede convocar el comienzo del debate de investidura el 18 (hay sesión plenaria prevista), la primera votación el viernes 20 y la segunda y definitiva el domingo 22.

Si se apura el plazo hasta su límite, la primera votación se haría el sábado 21, lo que, de seguir el formato de anteriores sesiones de investidura, colocaría su comienzo un día antes, el 20, mientras que la votación definitiva tendría lugar el mismo 23 de septiembre.

También habría la posibilidad de que, al comprobar que ningún candidato reúne los apoyos suficientes, el rey no haga el encargo, un extremo que abocaría a unas nuevas elecciones.

Noticias

anterior siguiente