Enlaces accesibilidad

Japón

La Fiscalía acusa a Ghosn de desviar cinco millones de dólares de Nissan para su uso personal

  • La nueva acusación de abuso de confianza agravado se suma a las otras tres que pesan sobre el exdirectivo
  • Nissan ha presentado una querella criminal contra Carlos Ghosn por su enriquecimiento personal con dinero de la empresa

Por
Carlos Ghosn en una imagen de archivo
Carlos Ghosn en una imagen de archivo. REUTERS/Issei Kato

La fiscalía de Tokio ha presentado una nueva acusación formal contra el expresidente de Nissan Motor y Renault Carlos Ghosn por el supuesto desvío para uso personal de unos fondos del fabricante nipón a través de una empresa con sede en Omán.

La nueva acusación formal se suma a las otras tres que ya pesan contra Ghosn, y fue presentada el mismo día en que se cumple el plazo de arresto provisional fijado por el tribunal competente tras su última detención a raíz de los supuestos delitos que investiga la fiscalía, según ha anunciado dicha instancia.

Las autoridades niponas sospechan que Ghosn habría cometido un delito de abuso de confianza agravado contra Nissan al desviar parte de unas transferencias de la empresa a una distribuidora de Omán pasa su uso personal, causando al fabricante nipón unas pérdidas de 5 millones de dólares (4,4 millones de euros).

Este lunes vencía el plazo de ocho días que había establecido el tribunal competente para extender la última detención provisional de Ghosn, y al término del cual la fiscalía debía presentar su nueva acusación formal o bien liberar al sospechoso.

En una rueda de prensa, el vicefiscal de Tokio, Shin Kukimoto, no ha precisado si aparte de esta acusación habrá otras más. "Evito responder porque podría revelar el contenido de la investigación", ha indicado.

Piden la libertad bajo fianza

Tras conocer esta decisión, el jefe de la defensa legal de Ghosn, Junichiro Hironaka, ha vuelto a solicitar la libertad bajo fianza del exejecutivo.

El empresario, de 65 años, fue detenido por última vez el día 4, menos de un mes después de que el mismo tribunal lo pusiera en libertad bajo fianza y tras pasar 108 días bajo arresto provisional.

Ghosn fue arrestado por primera vez el pasado 19 de noviembre en Tokio, acusado de haber ocultado a las autoridades financieras de Japón compensaciones millonarias supuestamente pactadas con Nissan.

Sobre él pesan otras tres acusaciones formales, dos relacionadas con la ocultación de las remuneraciones y una tercera de abuso de confianza de Nissan por presuntamente haber usado fondos de la empresa para cubrir pérdidas financieras personales y realizar pagos, injustificados para la compañía, a un empresario saudí.

El exdirectivo niega todas las acusaciones y mantiene que se deben a "un complot en su contra" tramado por ejecutivos de Nissan, según dijo en un mensaje de vídeo distribuido por sus abogados antes de su última detención.

Pese a que se acumulan las acusaciones en su contra, existe la posibilidad de que Ghosn vuelva a ser liberado bajo fianza si el tribunal competente aceptara la petición presentada por sus letrados, decisión que se espera para mediados de esta semana.

La anterior liberación del exejecutivo causó sorpresa en Japón al tratarse de una medida poco habitual en este país, donde los detenidos acusados de cargos formales suelen permanecer en arresto provisional hasta la fecha de su juicio.

Querella de Nissan contra Ghosn

Los cargos presentados este lunes comprenden dos pagos realizados entre 2017 y 2018 por una filial de Nissan a una distribuidora extranjera, de los cuales una parte (5 millones de dólares) fueron desviados a una empresa controlada por Ghosn, detalló la fiscalía.

Según publicaron los medios nipones, ese dinero fue a parar a una firma de inversión establecida en el Líbano y controlada por Ghosn, y una parte del mismo se transfirió a otra compañía propiedad de su esposa, Carole Ghosn, y se gastó en comprar un yate de lujo.

La mujer del exejecutivo compareció el pasado día 11 ante un tribunal de Tokio después de ser citada como testigo en el caso y negó haber cometido ninguna irregularidad financiera, según dijo a los medios tras prestar declaración.

Nissan Motor, por su parte, ha presentado una querella penal contra su expresidente tras determinar que dichos pagos procedentes de sus arcas "fueron desviados por Ghosn para su enriquecimiento personal y no eran necesarios para los negocios de la empresa", según informó en un comunicado.

Penas estrictas y apropiadas

La compañía con sede en Yokohama tildó las presuntas irregularidades de "completamente inaceptables" y solicitó "penas estrictas y apropiadas" contra el que fuera en su día el líder de la triple alianza Nissan-Renault-Mitsubishi y una de las figuras más respetadas del sector del motor.

Por otra parte, Renault propuso integrar su administración y la de su socio Nissan, algo que la japonesa planea rechazar, según han avanzado al diario Nikkei fuentes cercanas a la negociación. La propuesta data de mediados de abril, con Jean-Dominique Senard como nuevo presidente de la francesa. Nissan cree que no ha sido tratada en igualdad de condiciones y teme que la integración enquistaría esa desigualdad.

Renault, cuyo mayor accionista es el estado francés, es por su parte el mayor accionista de Nissan, con el 43% de capital, y tiene derecho a voto en su consejo de administración. Nissan, en cambio, tiene el 15% de la francesa, sin derecho a voto.

Noticias

anterior siguiente