Enlaces accesibilidad

Cataluña

Sánchez ofrece a Torra una reunión, pero advierte: "El tiempo que hable de autodeterminación, yo hablaré de bienestar"

  • El Gobierno propone una reunión antes del Consejo de Ministros, pero rechazar convertirla en "una cumbre"
  • El presidente catalán contesta que solo se reunirá con Sánchez para tratar "los temas a fondo"

Por
Sánchez: "El tiempo que Torra hable de autodeterminación, yo hablaré de sociedad del bienestar"

En paralelo a la controversia por la seguridad y la organización del Consejo de Ministros que el Gobierno celebrará el próximo viernes 21 de diciembre en Barcelona, y las anunciadas acciones de protesta de los CDR y las entidades soberanistas catalanas, el jefe del Ejecutivo, Pedro Sánchez, ha mostrado su voluntad de aprovechar la cita para reunirse con el presidente de Cataluña, Quim Torra, y recuperar el diálogo truncado en torno al conflicto catalán.

Sin embargo, el Gobierno ya ha avanzado que no pretende que esta reunión se convierta ni en "una cumbre" entre gobiernos como si fuera una reunión bilateral entre países diferentes, ante la pretensión de que pudieran asistir otros miembros de los respectivos gabinetes central y autonómico, y el propio Sánchez tampoco quiere que la capitalice la hoja de ruta independentista de Torra.

"El tiempo que emplee hablando de la autodeterminación lo emplearé hablando de cómo podemos reconstruir la sociedad del bienestar" en Cataluña, ha afirmado el jefe del Ejecutivo ante el requisito del presidente catalán de que se traten "los temas a fondo" en esta eventual reunión.

La invitación al encuentro entre ambos vino por medio de la vicepresidenta del Gobierno, Carmen Calvo, que envió el jueves sendas cartas al vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, y a la alcaldesa de Barcelona, Ada Colau, para comunicarles oficialmente la reunión del gabinete de Sánchez en la Llotja del Mar de la Ciudad Condal.

En ella, señaló también que "sería conveniente" que los presidentes del Gobierno y de la Generalitat pudieran mantener un encuentro en el que "retomar la senda del diálogo constructivo que debe cimentar la relación" entre ambos gobiernos. Sánchez y Torra se reunieron en el Palacio de la Moncloa el pasado 9 de julio.

El vicepresidente de la Generalitat, Pere Aragonés, ha respondido por carta a la vicepresidenta Carmen Calvo que el Govern tiene la voluntad de encontrar la fórmula para un "diálogo construtivo" que, asegura, tiene que "acompañar" la relación entre ambos gobiernos. La carta, que recoge Europa Press, no especifica si el Govern acepta o rechaza la reunión de Pedro Sánchez con el presidente catalán, Quim Torra.

Una reunión "sin censura previa"

Antes de que Aragonés contestaraa a la carta de Calvo, era Torra el que respondía al ofrecimiento del Gobierno diciendo que solo se reunirá con Pedro Sánchez si es para tratar "los temas a fondo", según fuentes de la Generalitat.

El Gobierno ofrece formalmente a Torra un encuentro con Sánchez en Barcelona

Por ello, en la rueda de prensa del consejo de ministros celebrado este viernes en Madrid, la portavoz del Gobierno ha asegurado que "no hay censura previa" ni "ninguna delimitación" sobre los temas a tratar en esa posible reunión entre Sánchez y Torra.

El propio presidente del Gobierno, que se encuentra en Bruselas en la cumbre europea sobre el euro, ha señalado que "el tiempo que emplee [Quim Torra] hablando de la autodeterminación lo emplearé hablando de la precariedad laboral, de la calidad de los servicios público y cómo podemos reconstruir la sociedad del bienestar, muy dañada en los últimos años en la sociedad catalana".

"Este Gobierno quiere resolver el problema catalán, no quiere vivir de la confrontación ni del agravio", por lo que ha pedido "sosiego", "generosidad", "diálogo" y "sentido de Estado", ha añadido Sánchez.

Sobre la posibilidad de que en este encuentro participen otros ministros o consejeros de la Generalitat, la portavoz del Gobierno, Isabel Celaá, ha manifestado que el Gobierno apuesta por una reunión solo "entre dos presidentes", sin más complicaciones de formato. 

"Esto no es una cumbre, es un Consejo de Ministros que se celebra en un lugar del territorio nacional y a eso vamos", ha zanjado la también ministra de Educación, para tratar de dar una imagen de "normalidad" a la cita del 21-D, para la cual la vicepresidenta del Gobierno ha solicitado en su carta "máxima colaboración" al Govern en las labores organizativas y de seguridad que son de su competencia. 

Pedro Sánchez, a su vez, ha calificado este Consejo de Ministros como "una muestra de respeto y aprecio a Cataluña y la sociedad catalana, como lo fue ir a Sevilla y como lo va a ser ir a otras ciudades a España", y un "gesto de convivencia y concordia".

14 horas - El Gobierno descarta "censura previa" en la reunión entre Sánchez y Torra

El caso es que Sánchez y Torra podrían llegar a coincidir antes. El jueves ambos han sido invitados a un acto que organiza la principal patronal catalana, Fomento del Trabajo. Según los empresarios catalanes, el presidente del Gobierno ha confirmado su asistencia.

El Gobierno pide "tiempo", "altura de miras" y "diálogo"

Ante el conflicto político en Cataluña que está lejos de aminorarse un año después del referéndum del 1-O, la aplicación del artículo 155 y la celebración de elecciones autonómicas que han renovado el Govern catalán, el Ejecutivo ha reclamado "tiempo" y confianza en que su estrategia para frenar el desafío independentista mediante el diálogo es la adecuada. 

"El Gobierno está empeñado en encauzar por las vías políticas" este problema, ha subrayado la portavoz del Ejecutivo, para lo que ha reclamado también a la oposición "altura de miras, sentido de Estado y lealtad".

Celaá, al igual que hizo Pedro Sánchez en el Congreso el miércoles, reiteró que el Gobierno dará "una respuesta serena pero firme" a cualquier actuación que desde el independentismo pueda situarse “fuera de la Constitución” pero insistió en mantener el “diálogo dentro de la legalidad” con la Generalitat de Cataluña.

A su juicio, existe un "contraste claro entre aquellos que exaltan un discurso lleno de retórica y de emoción que no cabe en la Constitución frente a otros que enturbian y quieren encubrir su posición recentralizadora a partir de un 155 perpetuo". Entre los extremos del independentismo y del bloque en el que integra a PP y Ciudadanos, el Gobierno se reafirma en una posición centrada en "defensa de la Constitución" y del "Estado de las autonomías".

Noticias

anterior siguiente