Enlaces accesibilidad

Claves para entender la sentencia del juicio a 'La Manada' que se conocerá este jueves

  • Se leerá el fallo contra los cinco acusados de violar a una joven de 18 años
  • Los hechos se produjeron el 7 de julio de 2016, primera noche de San Fermín
  • El fallo debe determinar si hubo violencia o consentimiento de la víctima

Por
Los cinco acusados de violar a una joven en Pamplona en 2016 afrontan penas de hasta 20 años

La sentencia del juicio contra los cinco integrantes del grupo autodenominado 'La Manada' acusados de la violación múltiple de una joven al inicio de los Sanfermines, en la madrugada del 7 de julio de 2016, se conocerá este jueves, cinco meses después de que el caso, que conmocionó a la sociedad, quedara visto para sentencia. En la lectura del fallo, que será en audiencia pública, no estará ninguno de los procesados.

Cinco jóvenes sevillanos de entre 25 y 28 años, uno de ellos guardia civil y otro militar, fueron detenidos solo unas horas después de los hechos, cuando todavía se encontraban en la plaza de toros de Pamplona tras participar en el encierro. Desde su detención, han permanecido en prisión pese a los recursos de la defensa, por decisión de los magistrados José Francisco Cobo, Raquel Fernandino y Ricardo González, el único de los tres que se pronunció a favor de la excarcelación.

Los hechos se produjeron alrededor de las 3:00 de la madrugada. De acuerdo con el relato de la Fiscalía, fue a las 3:27 horas cuando los cinco integrantes de 'La Manada' arrebataron el móvil de la víctima y salieron del portal de la calle Paulino Caballero donde se habían producido los hechos antes de dirigirse hacia la plaza de toros.

La joven abandonó el portal a las 3:29 horas y se sentó llorando en un banco de la Avenida Roncesvalles, donde fue auxiliada por una pareja de ciudadanos que al ver su estado llamó a emergencias 112. Después, ella recibió atención en el Complejo Hospitalario de Navarra.

El juez titular del Juzgado de Instrucción número 4 de Pamplona decidió procesar a los cinco encausados por cinco delitos de agresión sexual y robo con violencia al considerar que la habían obligado a realizar actos sexuales valiéndose de su superioridad física y de la imposibilidad de ella para pedir auxilio. Estas son las principales claves del caso:

Si hubo o no consentimiento

Uno de los aspectos clave para entender la sentencia de este caso será si el tribunal considera que hubo o no consentimiento por parte de la joven denunciante, una circunstancia agravante que en caso de ser considerada puede incrementar las penas de cárcel hasta el doble.

La joven afirmó en su declaración ante el juez que había sentido "miedo” y que ve a los acusados como autores de un delito puesto que hicieron algo que ella no quería hacer ya que no había consentido las relaciones, al contrario de lo que sostiene la defensa.

En los instantes previos a la agresión, según su relato, los cinco acusados se fueron acercando a un lado de la calle hasta llegar a la altura de un portal de la calle Paulino Caballero. Fue entonces, según ella, cuando uno de ellos se acercó para darle un beso, la sujetó de la mano y “tiró” de ella hacia dentro del portal.

Una vez dentro, aseguró que se había visto "rodeada", que se había quedado “totalmente en shock” y que no sabía qué hacer. “Quería que todo pasara rápido y cerré los ojos para no enterarme de nada y que pasara rápido".

No hablé, no, no, no grité, no hice nada. Entonces, que yo cerrara los ojos y no hiciera nada, lo pueden interpretar como que estoy sometida o como que no

Al preguntarle uno de los magistrados, según la información del Diario de Noticias de Navarrasi se había expresado de alguna manera para que los acusados supieran que no quería mantener relaciones sexuales, ella respondió: "No hablé, no grité, no hice nada. Entonces, que yo cerrara los ojos y no hiciera nada, lo pueden interpretar como que estoy sometida o como que no".

Los cinco encausados han mantenido en todo momento que son inocentes en su declaración ante el tribunal y su defensa, que pide su absolución, ha argumentado que no hubo agresión sexual al haber consentimiento de la joven para tener relaciones y que los cargos se sustentan en pruebas "viciadas de origen".

Uno de los acusados sí admitió en su declaración ante el juez que la joven no había dado su consentimiento de palabra, pero no explicó cómo había sido ese consentimiento, mientras que otro procesado dijo en su relato que ese consentimiento había consistido en “gemidos”.

Abuso o agresión sexual

La sentencia también tendrá que determinar si hubo abuso o agresión sexual, dos tipos de delito que conllevan penas de cárcel muy distintas. Mientras que el abuso supone que no hay violencia ni intimidación e implica penas de cárcel entre 4 y 10 años, la agresión sexual implica una de las dos agravantes y conlleva penas de hasta 15 años.

La Fiscalía ha pedido 22 años y 10 meses de cárcel para cada uno de los acusados tras concluir en su informe que los hechos se produjeron "sin consentimiento y bajo violencia e intimidación". La fiscal, Elena Sarasate, consideraba "acreditado" un delito continuado de agresión sexual en todas sus formas y calificaba además las pruebas de "absolutamente contundentes".

Por su parte, los abogados de la joven sostuvieron ante el juez en su informe, que los cinco encausados se habían impuesto por "superioridad física y numérica para provocar intimidación y miedo" en la joven y solicitaron una pena de 24 años y nueve meses de prisión para cada uno de los procesados.

Mientras, las acusaciones populares, ejercidas por el Ayuntamiento de Pamplona y el Gobierno de Navarra, señalaban en sus conclusiones que los hechos son "palmarios" y que pueden calificarse de agresión sexual, delito contra la intimidad y robo con fuerza. El Ayuntamiento de Pamplona elevaba su petición de cárcel a 25 años y nueve meses para cada uno de los acusados.

Siete vídeos de 96 segundos

Sin duda, una aportación clave en el juicio han sido los siete vídeos de los hechos grabados por los acusados con una duración total de 96 segundos.

Dos agentes de la Policía Foral encargados de hacer un informe sobre la interpretación del contenido de los vídeos aseguraron en su testimonial, según declaraciones del letrado de la joven, que habían apreciado en ellos "humillación a la mujer". Uno de los abogados de la denunciante, Carlos Bacaicoa, calificó como "repugnantes" los vídeos grabados por los acusados tras su visionado en el juicio.

Por el contrario, los acusados han mantenido en todo momento que hubo consentimiento y que la joven había accedido a mantener relaciones. De hecho, según el letrado de la denunciante, los peritos aportados por la defensa de los acusados dejaron entrever en su declaración de las imágenes se podía deducir que había habido consentimiento.

Además, la defensa de los acusados ha esgrimido entre sus argumentos la declaración ante el juez de la agente de policía que recogió la denuncia de la joven. Según aseguraba la agente, la joven había afirmado cuando presentó la denuncia que era consciente de que estaba siendo grabada, sin embargo, la víctima ha sostenido siempre, según sus letrados, que en ningún momento supo que lo estaban grabando.

Cuatro de los cinco acusados por la violación en los Sanfermines se enfrentan además a otro juicio, en el que se les acusa de abusar presuntamente de una joven de 21 años en un vehículo en Pozoblanco, en Córdoba, de grabar los hechos y difundirlos a través de Whatsapp.

Tres de los cinco integrantes de 'la manada', acusados de violación en los sanfermines, tienen antecedentes

Movilizaciones en protesta por el informe sobre la víctima

El tribunal incorporó en un primer momento a la causa un informe sobre la vida y las redes sociales de la denunciante encargado a detectives privados por los letrados de los acusados para demostrar que se encontraba haciendo vida normal tras los hechos.

Este informe, después retirado por los abogados, provocó una oleada de indignación y movilizaciones de protesta en varias ciudades. Miles de personas se manifestaron en ciudades como Madrid, Barcelona, Sevilla o Valladolid.

Las movilizaciones, convocadas por asociaciones feministas, denunciaban los "abusos patriarcales" que consideraban que se estaban produciendo en el juicio con lemas que se han convertido en símbolo de la lucha contra las agresiones sexuales como "La manada somos nosotras", "Tranquila hermana, aquí está tu manada" y "Yo te creo, compañera".

Noticias

anterior siguiente