Enlaces accesibilidad

arriba Ir arriba

La Fiscalía ha defendido que la obtención del vídeo grabado por los cuatro miembros de La Manada juzgados por abusar sexualmente de una joven en la localidad cordobesa de Pozoblanco fue "legal" y "con permiso judicial", en la última jornada del juicio de La Manada de Pozoblanco, que con la presentación de los informes finales por las partes y las últimas intervenciones ha quedado cerrado y visto para sentencia.

Este jueves se celebra la última sesión del juicio contra cuatro miembros de "La Manada" -Alfonso Jesús Cabezuelo, José Ángel Prenda, Antonio Manuel Guerrero y Jesús Escudero-, por supuestos abusos sexuales y delitos contra la intimidad cometidos sobre una chica en la localidad cordobesa de Pozoblanco en 2016, en la que todas las partes expondrán sus conclusiones finales.

Agentes de la Policía Foral de Navarra han declarado este miércoles ante el titular del Juzgado de lo Penal número 1 que tenían autorización judicial, con tres autos, para investigar los teléfonos de los cuatro miembros del grupo de WhatsApp de 'La Manada' acusados de supuestos abusos sexuales a un joven en la localidad cordobesa de Pozoblanco.

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha condenado a tres años y tres meses de prisión y 5.670 euros de multa, como autores de un delito contra la intimidad, a dos de los cinco miembros de La Manada por grabar la violación grupal de los Sanfermines de 2016. Se trata de Antonio Manuel Guerrero y Alfonso Cabezuelo. Los otros tres encausados han sido absueltos.

La víctima de los abusos sexuales sufridos por parte de cuatro miembros de La Manada en Pozoblanco (Córdoba) en mayo de 2016 ha ratificado este martes ante el juez su denuncia de los hechos con una declaración "clara y contundente" que ha tenido lugar a puerta cerrada.

Fuentes de la acusación particular han explicado a los periodistas que la víctima, que ha declarado tras una mampara para no tener contacto visual con los acusados, ha ratificado la declaración que hizo ante el juez instructor y los agentes policiales que investigaron el caso.

Los cuatro miembros de La Manada acusados de supuestos abusos sexuales y atentado contra la intimidad a una joven en Pozoblanco (Córdoba) se han acogido a su derecho a no declarar durante la primera sesión del juicio.

La defensa ha pedido la nulidad del proceso al entender que la principal prueba, un vídeo que evidencia los presuntos abusos, se obtuvo de manera "ilícita".

El Juzgado de lo Penal número 1 de Córdoba acoge desde este lunes el juicio contra cuatro miembros de La Manada por presuntos abusos sexuales y atentado contra la intimidad a una joven en Pozoblanco (Córdoba) en mayo de 2016, delitos por los que la Fiscalía solicita siete años de prisión para cada uno de ellos.

El abogado defensor ha pedido la nulidad del proceso y la absolución de los acusados por considerar que la obtención del vídeo –la prueba principal- se hizo de forma ilícita. Por su parte, la Fiscalía ha argumentado que no se vulneró el derecho de los investigados en el registro de los móviles y que todo se hizo de forma legal.

Los miembros de la manada van a volver a un juzgado. El lunes comienza el proceso contra cuatro de los cinco miembros del grupo por supuestos abusos sexuales a una joven de Pozoblanco, en Córdoba. El juicio tiene previsto durar cuatro días. El caso se dio a conocer después del de los sanfermines de 2016 por el que ya han sido condenados a 15 años de cárcel por agresión sexual.

Todo sucedió cuando el grupo de amigos conoció a la víctima en la feria de Torrecampo y le invitaron a subir a su coche. En el vehículo, presuntamente abusaron sexualmente de ella después de administrarle también algún tipo de estupefaciente que la dejó inconsciente. También habrían grabado y difundido vídeos de lo ocurrido.

La Fiscalía pide para los acusados penas de 3 años de cárcel por un delito de abusos sexuales y otros 4 años por un delito contra la intimidad.

La sentencia del Tribunal Supremo contra los cinco jóvenes de 'La Manada' condenados a 15 años por violación múltiple subraya que los cinco actuaron con "pleno conocimiento" de que la víctima no consintió en ningún momento las relaciones sexuales. El alto tribunal va más allá y asegura que el "silencio de la víctima" en el contexto en el que se produjo la agresión sexual solo podía ser interpretado como una "negativa".

El Tribunal Supremo ha reprochado a los cinco miembros de La Manada que celebraran como "un triunfo" al que querían dar proyección, lo que en realidad fue una violación múltiple que los acusados buscaron expresamente y en la que la víctima sufrió "todo el tiempo". La Sala pone en valaor el exceso de la intimidación ejercida por los cinco condenados quienes además llegaron a cometer "al menos 10 agresiones sexuales", estuvieron grabando y sacando fotos a la víctima lo que supone una clara denigració como mujer.

La víctima de La Manada de Pamplona ha enviado una carta al programa de Ana Rosa en la que habla, por primera vez, desde que se conoció la sentencia del Tribunal Supremo, que aumenta la pena de 9 a 15 años por violación. La joven dice que lo peor ha sido lo que le ha tocado vivir después de la agresión sexual. Dice que ha sido un proceso "largo , intenso y agotador" hasta que la semana pasada se conoció la sentencia firme. Además, agradece el apoyo a todos los que le han ayudado y subraya que no se considera una heroína. Concluye animando a todas las víctimas como ella a luchar para que estos delitos no queden impunes.