Enlaces accesibilidad
arriba Ir arriba

En la madrugada del viernes 10 de diciembre comenzaron las inundaciones de prácticamente todas las cuencas fluviales de la mitad norte de Navarra. Amanecieron inundadas Villava, Burlda y toda la cuenca de Pamplona. Se desboradron en el norte Bidasoa y Arakil y en el este el Irati y el Eska. Era el principio de las mayores inundaciones de los últimos 20 años en la Comunidad Foral de Navarra.

Navarra tiene una incidencia acumulada de más de 700 puntos por cada 100. 000 habitantes, la mayor de España, aunque la ocupación hospitalaria no es, por ahora, preocupante, según ha explicado María Chivite, presidenta de la Comunidad Foral, en 24 horas.

"La tasa de ocupación sigue en niveles bajos", ha asegurado Chivite, que ha querido subrayar que en su comunidad se hacen más pruebas de detección del virus, "más del doble que la media nacional", y la región encabeza, además, la vacunación.

"Hemos empezado a vacunar a los mayores de 60 años. Queremos llegar a Navidades con todas estas personas vacunadas y empezar lo antes posible con los niños", ha afirmado Chivite que ha explicado que el pasaporte Covid está funcionando en Navarra puesto que ha servido para fomentar la vacunación entre todas aquellas personas que todavía no se habían inmunizado.

Abdú es un joven marroquí que cruzó el Estrecho a bordo de una patera, y después de nueve horas de viaje escondido en los bajos de un camíón llegó a Pamplona. Ahora vive en un piso tutelado de la Fundación Santa Lucía Adsis.Estudia y hace taekwondo, disciplina en la que ha sido campeón navarro.

" Bici sin edad", es un proyecto nacional de la Fundación Solera, que llega a Pamplona de la mano del ayuntamiento de la capital. Se trata de eliminar las barreras arquitectónicas  para que nuestros mayores puedan ser paseados en bici por distintos puntos de la ciudad. Es similar a la ya popular " yayacleta", que hemos visto en algunas localidades de la Ribera.

Sociólogos y psicólogos analizan la violencia del botellón en la noche de los jueves de Pamplona. Entre los motivos apuntan a  la cultura de la violencia en la que vive la sociedad actual, y la falta de un plan de prevención en el que  se enseñe a los jóvenes a controlar la frustración que ha provocado en muchos de ellos las restricciones por el coronavirus.

Los jueves por la noche, en el juevintxo, las calles del Casco VIejo de Pamplona son escenario de la violencia desatada de grupos de jóvenes contra la policía y los propios locales de hostelería. Varios policías heridos, hosteleros agredidos y locales asaltados y robados son algunas de las consecuencias de estos hechos.