Enlaces accesibilidad

Caso del exespía ruso

May suspende los contactos bilaterales con Rusia por el envenenamiento del exespía

  • Londres expulsa a 23 diplomáticos rusos, el mayor número en los últimos 30 años
  • La primera ministra responsabiliza a Moscú del envenenamiento a Skripal y su hija
  • Ni autoridades ni la familia real asistirán al Mundial de Fútbol
  • Moscú anuncia una "respuesta rápida" a la "provocación flagrante" de Reino Unido

Por
Reino Unido expulsa a 23 diplomáticos rusos por el envenenamiento del exespía Sergei Skripal

Reino Unido interrumpirá sus "contactos bilaterales" con Rusia y expulsará a 23 diplomáticos rusos, el mayor número en los últimos 30 años, por el envenenamiento del espía doble Serguéi Skripal y su hija Yulia. Los diplomáticos, identificados como "agentes de inteligencia encubiertos", tienen una semana para marcharse.

Así lo ha anunciado la primera ministra, Theresa May, quien ha acusado a Moscú de lo ocurrido. La primera minsitra británica había dado de plazo hasta este miércoles para que Rusia explicara cómo un agente nervioso de la era soviética pudo ser usada para atacar a Skripal. EE.UU., la UE y la OTAN han dado muestras de apoyo a Londres.

Por su parte, el Ministerio de Exteriores ruso ha anunciado una "rápida respuesta" a la decisión de May, que ha tildado de "flagrante provocación". La embajada rusa en Londres ha lamentado la expulsión de su personal como un "paso inamistoso, como una medida absolutamente inaceptable, injustificable y corta de miras". 

Skripal, de 66 años, y su hija, de 33, permanecen en estado crítico, aunque estable, desde que el 4 de marzo fueron hallados inconscientes en un banco de un parque en Salisbury (sur de Inglaterra).

Reino Unido cree "altamente probable" que Rusia esté detrás del envenenamiento del exespía Sergei Skripal

May lamenta el "menosprecio" de Moscú

May ha acusado al Kremlin de responder "con sarcasmo, menosprecio y resistencia" ante lo sucedido. "Ha demostrado un completo desprecio por la gravedad de estos acontecimientos", ha declarado la primera ministra.

El incidente en Salisbury representa "un uso ilegal de la fuerza por parte del Estado ruso contra Reino Unido", según May. Por ello, ha anunciado que su Gobierno incrementará el número de controles a ciudadanos rusos que vengan al país y ha pedido a los ciudadanos británicos que tengan intención de viajar a Rusia que "extremen la precaución" y consulten las recomendaciones de Exteriores.  

Entre las medidas adoptadas, se congelarán los activos rusos que considere que puedan ser empleados para amenazar la vida o la propiedad de ciudadanos o residentes en Reino Unido. Además, el gobierno británico ha cancelado la invitación al ministro de Exteriores ruso, Sergei Lavrov y ningún representante de la familia real británica ni dignatarios de este país acudirán este verano al Mundial de Fútbol que tiene lugar en Rusia.

Hallado muerto en Londres el exiliado ruso Nikolai Glushkov por causas que se desconocen

May ha pedido también al Consejo Nacional de Seguridad que acuerde "medidas inmediatas para desmantelar la red de espionaje rusa en el Reino Unido".

Tras el envenenamiento del exespía y su hija se ha producido la muerte en circunstancias aún no aclaradas del exiliado Nikolai Glushkov, vinculado al oligarca ruso Boris Berezovsky, enemigo político del presidente ruso, Vladimir Putin.

En esta crisis diplomática, May cuenta con el apoyo expreso de Francia, cuya diplomacia va a mantener contacto de primer nivel con Reino Unido para "coordinar una respuesta" a Rusia; además de otros países como Alemania o Estados Unidos. En el debate del Consejo de Seguridad de la ONU celebrado por la tarde sobre el caso, la embajadora estadounidense, Nikki Haley, ha asegurado que Estados Unidos "cree que Rusia es responsable del ataque" contra el antiguo doble agente y a su hija.

Rusia niega las acusaciones y responderá al "castigo"

A través de un comunicado, el Ministerio de Exteriores ruso ha anunciado "una rápida respuesta" a lo que considera que es un "castigo a Rusia" por parte de May, lo que supone una "provocación flagrante sin precedentes que menoscaba las fundaciones de un diálogo normal entre nuestros países". 

En la nota, Rusia, que niega cualquier implicación en el caso de Skripal, afirma que es "absolutamente inaceptable e indigno del Gobierno británico buscar agravar las relaciones" con el anuncio de las "medidas hostiles". 

Moscú pidió el martes muestras del agente tóxico para examinarlas, y ahora acusa a Reino Unido de haber optado "por la confrontación con Rusia". El motivo,  no haber recurrido a los formatos e instrumentos internacionales establecidos, como la Organización para la Prohibición de las Armas Químicas, "en la que estábamos preparados a cooperar". 

Además, el embajador ruso en Londres, Alexander Yakovenko, ha confirmado a medios británicos que el Kremlin expulsará también a los diplomáticos de Reino Unido. "Habrá expulsiones. [...] En la práctica diplomática, habrá respuestas por el lado ruso", ha asegurado, a la vez que ha recordado que "en diplomacia, siempre hay reciprocidad". 

Noticias

anterior siguiente