Enlaces accesibilidad

Quezada ratifica su versión del crimen de Gabriel ante el juez, que prolonga su detención para una nueva prueba

Por
El juez que investiga el crimen de Gabriel prorroga la detención de la autora confesa

Ana Julia Quezada, autora confesa de la muerte del Gabriel Cruz, ha ratificado este miércoles la versión del crimen que dio a la Guardia Civil ante el juez instructor, que ha acordado prorrogar su detención un día más para realizar una nueva prueba. La detenida, pareja del padre del menor, sostiene que asfixió a Gabriel después de golpearle con la parte roma de un hacha tras una discusión el mismo día de su desaparición y asegura que actuó sola y sin un plan premeditado. El hacha ha sido localizada ya por la Guardia Civil en la finca donde ocurrieron los hechos, según han confirmado fuentes de la investigación.

Quezada ha pasado a disposición judicial este miércoles, tres días después de ser detenida cuando trasladaba el cuerpo del hijo de 8 años de su pareja en el maletero del coche desde la finca de Rodalquilar, donde ocurrieron los hechos, a su piso en Vícar, Almería.

El abogado de oficio de la detenida, Esteban Hernández Thiel, ha confirmado a Efe que "en esencia ha dicho lo mismo que ante la Guardia Civil" durante la declaración de hora y media efectuada en el Juzgado de Instrucción número 5 de Almería, ante el que ha mantenido una "actitud muy colaboradora". El letrado asegura que se encuentra "muy afectada".

Después de prestar declaración, el titular del juzgado, Rafael Soriano, ha aplazado su decisión sobre si envía a Quezada a prisión provicional a la espera de practicar una diligencia de prueba secreta más y la ha vuelto a citar para declarar este jueves al mediodía.

No ha transcendido qué ha motivado en concreto la decisión de prolongar la detención ya que las actuaciones continúan bajo secreto, por lo que las nuevas diligencias podrían responder a algún aspecto de sus manifestaciones o a el hallazgo de nuevas evidencias contra ella en el marco de las pesquisas que llevan a cabo los agentes de la Unidad Central Operativa (UCO) de la Guardia Civil, señala Europa Press.

Gritos de "asesina" a las puertas de los juzgados

La autora confesa del crimen ha sido trasladada a la Ciudad de la Justicia de Almería desde la Comandancia de la Guardia Civil para pasar a disposición judicial sobre las siete de la mañana aunque no ha empezado a declarar hasta la una de la tarde, seis horas después. Sobre las tres de la tarde volvía a salir de los juzgados.

Concentración en la Ciudad de la Justicia de Almeria para pedir justicia para Gabriel

Numerosas personas se han concentrado ante las puertas de los juzgados de Almería para pedir justicia para Gabriel.EFE Ricardo García

En las inmediaciones se han concentrado durante toda la mañana medio centenar de personas que han increpado a Ana Julia Quezada con carteles y gritos de "asesina, criminal" y que han intentado acercarse al furgón que la trasladaba, lo que ha sido evitado por agentes de la Policía Nacional.

Quezada sostiene que el niño la atacó primero

Ana Julia Quezada confesó este martes a la Guardia Civil que mató a Gabriel el mismo día que se le dio por desaparecido, el 27 de febrero, tras salir de la casa de su abuela en Las Hortichuelas, una pedanía de Níjar (Almería).

La autora del crimen explicó que llevó a Gabriel en coche a la finca familiar del padre del niño, Ángel Cruz, y que fue allí cuando se produjo la discusión que acabó con la muerte del niño. Según su versión, fue el niño quien la atacó primero con el hacha y que tras conseguir arrebatársela le golpeó. Luego se asusto y lo asfixió hasta provocarle la muerte.

La autopsia determinó el pasado lunes que murió por asfixia y que tenía un golpe en la cabeza.

Los investigadores sospecharon de la actitud de Quezada

Quezada explicó que escondió el cuerpo en la finca de Rodalquilar hasta que el pasado domingo lo extrajo e intentó trasladarlo a su piso de Vícar, donde fue detenida.

Esta mujer de origen dominicano, pareja sentimental del padre, se había implicado en la búsqueda y en los actos de apoyo a los padres del niño, Ángel Cruz y Patricia Ramírez, que se mostraban cada vez más angustiados.

Pero los investigadores sospecharon de su actitud. La detenida era investigada desde que el pasado sábado 3 de marzo avisara a los agentes de haber descubierto, supuestamente, una camiseta blanca con restos del ADN de Gabriel en una zona que ya había sido rastreada.

Según fuentes de la investigación citadas por Efe, una de las hipótesis que se barajan es que Quezada matara al pequeño movida por los celos al rechazar el padre del pequeño irse con ella a su país, República Dominicana, donde quería instalarse.

Noticias

anterior siguiente