Enlaces accesibilidad

El test del VIH llega a las farmacias sin prescripción médica: preguntas y respuestas claves

  • Se estima que en España hay entre 140.000 y 145.000 personas con VIH
  • Sin embargo, el 18% no lo sabe y el 48% de los diagnósticos se hace tarde
  • El test se vende por unos 29 euros y permite saber el resultado en 15 minutos
  • El resultado no es fiable si no han pasado tres meses de la posible infección

Por
Las pruebas de autodiagnóstico de VIH permiten saber si se tiene el virus con una gota de sangre
Las pruebas de autodiagnóstico de VIH permiten saber si se tiene el virus con una gota de sangre THINKSTOCK

Las pruebas para el autodiagnóstico del VIH se pueden comprar ya en las farmacias sin prescripción médica desde este lunes 22 de enero. El pasado mes de diciembre el Consejo de Ministros modificó la legislación para que estos test pudieran dispensarse sin pasar previamente por una consulta. El que se está comercializando en España es de la farmacéutica Mylan, se está vendiendo por alrededor de 29 euros y permite conocer el resultado en 15 minutos.

El Ministerio de Sanidad estima que en España hay entre 140.000 y 145.000 personas con el virus del sida, pero que el 18% de ellas no lo sabe. El 46% de los diagnósticos que se hacen de VIH-sida son, además, tardíos.

Con la venta en farmacias del test para el autodiagnóstico del VIH, Sanidad busca aumentar el diagnóstico precoz en España para reducir, precisamente, el número de personas que tienen el virus pero no lo saben y los diagnósticos tardíos pensando en aquellas personas que no se atreven a acudir a su centro médico o a las ONG que hacen la prueba y que prefieren la intimidad de su casa para realizar el análisis. No obstante, un positivo deberá confirmarse siempre después con un diagnóstico convencional.

Un diagnóstico precoz permite a la persona infectada por VIH acceder al tratamiento cuanto antes y reducir el riesgo de transmisión a otras personas, según resalta el Ministerio de Sanidad y el Consejo General de Colegios Oficiales de Farmacéuticos en guía de actuación dirigida a los farmacéuticos para la dispensación de las pruebas de autodiagnóstico [.pdf]. Consulta diez cuestiones y respuestas claves que RTVE.es ha elaborado a partir de esta documentación y de las preguntas frecuentes [.pdf] que ha preparado el Ministerio de Sanidad también para los ciudadanos.

1. ¿Quién debería hacerse la prueba del VIH?

Se recomienda hacerse la prueba del VIH si se han mantenido relaciones sexuales con penetración (anal, vaginal u oral) sin preservativo con una persona infectada por el virus o de la que se desconoce si lo está o no; si se ha compartido material de punción; si se ha padecido alguna infección de transmisión sexual, tuberculosis o hepatitis; si se tiene una pareja estable y se quiere dejar de usar el preservativo con ella.

El VIH también puede transmitirse de madre a hijo durante el embarazo, el parto o la lactancia si la mujer está infectada y no está tomando tratamiento, por lo que si se está en estado o si se piensa estarlo también se recomienda hacerse la prueba, según recoge Cruz Roja en su portal específico sobre el virus del sida. [Consulta las preguntas frecuentes]

2. ¿Me la puedo hacer nada más tener una relación de riesgo? La importancia del "periodo ventana"

La prueba que se está comercializando no es fiable si no han pasado tres meses del posible contagio. Es lo que se conoce como "periodo ventana", el tiempo transcurrido entre la infección y la aparición de anticuerpos detectables. Sanidad explica que "generalmente el cuerpo tarda entre 2 y 8 semanas tras la infección en desarrollar anticuerpos detectables" y de que "casi todas las personas los han generado a los tres meses de la práctica de riesgo".

Existen pruebas para el diagnóstico del VIH que son capaces de reducir el periodo ventana a 6 semanas y otras que son capaces incluso de detectar el virus directamente -en lugar de los anticuerpos- en un periodo aún inferior de tiempo, pero las que se han comenzado a comercializar en farmacias (las llamadas de 3ª generación) solo son fiables transcurridos los tres meses.

Sin embargo, eso no quiere decir que se deba esperar sin hacer nada. Desde Cruz Roja recomiendan que, si se tiene una práctica de riesgo, se acuda ya al médico o a un centro especializado en enfermedades de transmisión sexual para que valoren el caso, indiquen qué prueba es la adecuada y valoren si se debe repetir y cuándo. En este sentido, Sanidad insiste, de hecho, en la importancia de "acudir a un servicio médico de urgencia lo antes posible, siempre antes de las 72 horas y si es posible en las seis primeras tras el contacto de riesgo, para poder recibir la profilaxis post-exposición".

3. ¿En qué consiste la prueba de autodiagnóstico?

Los expertos que han presentado la prueba de autodiagnóstico este martes en Madrid -el presidente de Cesida, Ramón Espacio, el jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Santiago Moreno, y el director de la Fundación Mylan, Javier Anitua- han subrayado que su uso es "tan sencillo como el test de embarazo".

"Hay una plaquita del test donde están los anticuerpos frente al virus, que si pones una gotita de sangre infectada, los anticuerpos se unen a él, y aparece la interpretación. Se basa en una reacción inmunológica", ha expuesto el doctor Moreno según recoge Efe.

El kit de venta en farmacias incluye, entre otros elementos, el material necesario para realizarse una punción en la yema del dedo y un dispositivo aparte con una punta para llenarla con una gota de sangre. Este dispositivo se introduce después en un soporte donde se ha colocado un tapón con la solución amortiguadora que es la que hará que reaccione. En 15 minutos se tiene el resultado. [Leer las instrucciones de uso del autotest .pdf]

La autoprueba debe conservarse en la caja original entre 8 y 30 grados centígrados. Cuando se vaya a hacer la prueba la temperatura debe estar entre 18 y 30 grados. No se puede reutilizar y una vez usada debe ser desechada a través de puntos de recogida específicos habilitados en establecimientos sanitarios.

4. ¿Es fiable la prueba?

En la guía para farmacéuticos, Sanidad advierte de que "ninguna prueba de diagnóstico rápido es fiable al 100%". Añade que "generalmente un resultado negativo suele indicar que se está libre de infección" y subraya que "cualquier resultado positivo exige ser confirmado mediante técnicas más específicas realizadas en laboratorios clínicos", por lo que hay que acudir al médico para confirmarlo.

En general, en estos test de autodiagnóstico la probabilidad de que para un sujeto infectado por VIH se obtenga en la prueba un resultado positivo (valores de sensibilidad) es superior al 99,5%. Mientras que la probabilidad de que para un sujeto sano se obtenga un resultado negativo (especificidad) se encuentra en torno al 99,9% siempre que se haya respetado el "periodo ventana" de tres meses.

Según el prospecto de la prueba que se está comercializando en España desde el 22 de enero, la sensibilidad es en este caso del 100% con un intervalo de confianza entre el 99,1% y el 100%, es decir, no se observaron falsos negativos en gente que tuviera el VIH. La especificidad se sitúa en el 99,8% con un intervalo de confianza entre el 99,5 y el 100%, es decir, el 0,2% de las personas no infectadas por VIH obtuvieron un falso positivo.

5. ¿Qué significa un resultado negativo?

Si el resultado es negativo, significa que la prueba de autodiagnóstico no ha detectado anticuerpos frente al VIH-1 y al VIH-2. Si el test se ha realizado después de tres meses sin comportamientos de riesgo, significa que la persona no está infectada. Si no ha pasado este "periodo ventana", la persona sí puede estar infectada con el VIH y la prueba deberá repetirse. Un resultado negativo, recuerda Sanidad, no implica que no haya que seguir usando preservativo en las relaciones sexuales para evitar otras infecciones.

6. ¿Y si el resultado no es concluyente?

Si el resultado obtenido no es interpretable, se aconseja repetir la prueba para obtener un resultado negativo o positivo.

7. ¿Qué significa si el resultado de la prueba es positivo?

El resultado que arroja un test de autodiagnóstico es un resultado provisional y tiene que ser confirmado por pruebas de laboratorio. "Para ello, la persona que obtiene este resultado deber dirigirse a un centro sanitario para poder realizar las pruebas oportunas de confirmación, y si fuese pertinente, recibir el asesoramiento médico necesario sobre el nuevo estado de salud", recuerda Sanidad. La posibilidad de obtener un falso positivo, como se contaba en el punto 4, es del 0,2%.

El "único pero" de estas pruebas, según ha señalado en la presentación jefe de servicio de Enfermedades Infecciosas del Hospital Ramón y Cajal de Madrid, Santiago Moreno, es cómo atender el posible impacto psicológico que pueda tener un caso positivo, para lo que el test ofrece un teléfono gratuito (900 102 803) atendido por Cesida al que se puede llamar en el momento de hacerse la prueba, informa Europa Press.

8. ¿Por qué debería hacerme la prueba?

Un diagnóstico precoz de la infección por VIH permite a la persona afectada acceder a los medicamentos que mejorarán su calidad de vida y contribuye también a reducir el riesgo de transmisión a otras personas.

"Los tratamientos son altamente eficaces y permiten que la esperanza de vida y la calidad sean ya similares a la población general, pero para usarlos primero hay que diagnosticar la enfermedad", ha sentenciado el doctor Moreno en la rueda de prensa, según recoge esta misma agencia de noticias.

9. ¿Puedo comprar el test en internet?

Sanidad explica que los productos sanitarios de autodiagnóstico se venden a través de oficinas de farmacia de forma exclusiva pero añade que, al eliminarse la exigencia de la prescripción, las farmacias los podrán poner a disposición a través de internet.

10. ¿Para qué no sirve esta prueba?

Sanidad incluye esta pregunta en el documento que ha preparado con las dudas frecuentes. El test de autodiagnóstico, señala, no sirve para detectar una posible infección por el VIH inmediatamente después de mantener una relación sexual de riesgo, ni para decidir si usar preservativo en una relación sexual, ni para detectar otras enfermedades de transmisión sexual, como hepatitis, sífilis, gonorrea o clamidias ni para realizar cambios en el tratamiento de una persona ya diagnosticada.

Noticias

anterior siguiente