Anterior Imanol Rojo, trigésimo quinto los 50 kilómetros clásico de esquí fondo Siguiente La derecha de Berlusconi y el Movimiento Cinco Estrellas buscan aprovechar el desgaste de la izquierda en Italia Arriba Ir arriba
Varias mujeres trabajando en una fábrica de dulces de Ávila
El 10% más rico de la población española concentra ya más de la mitad de la riqueza total (53,8%). REUTERS/ RAÚL SANCHIDRIÁN

La recuperación económica en España ha favorecido cuatro veces más a los más ricos, según Oxfam Intermón

  • El 1% más rico obtuvo el 40% de la riqueza generada entre 2016 y 2017

  • Los salarios más bajos se redujeron un 15% entre 2008 y 2016

  • Las retribuciones más altas subieron ese mismo porcentaje durante ese período

  • Un empleado medio tiene que trabajar 29 años para cobrar lo mismo que un directivo en un año

|

La recuperación económica en España ha favorecido cuatro veces más a los ricos que al resto de la población, según el último informe de Oxfam Intermón. Como muestra, la ONG destaca que, entre 2016 y 2017, el 1% más rico capturó el 40% de toda la riqueza creada, mientras que el 50% más pobre apenas consiguió repartirse un 7% de este incremento.

A nivel mundial, el 1% de la población más rica concentró el 82% de la riqueza generada el año pasado, mientras que la renta del 50% más pobre no aumentó lo más mínimo, según esa organización no gubernamental. (Ver resumen del documento general en pdf)

Estos son algunos de los datos ofrecidos por Oxfam Intermón en su informe "¿Realidad o ficción? La recuperación económica, en manos de una minoría", publicado este lunes como previo de la apertura del Foro Económico Mundial en Davos. En el análisis, insiste en el aumento de la desigualdad registrado en España, convertido en el tercer país más desigual de toda la UE, sólo por detrás de Rumanía y Bulgaria. (Ver documento sobre España en pdf)

"Durante el segundo semestre de 2017, la economía española recuperó el nivel de Producto Interior Bruto previo a la crisis", señala ese análisis, que advierte sin embargo que "esta recuperación no ha servido para reducir la brecha de desigualdad que la crisis económica agrandó", ya que "los beneficios de la recuperación económica se están distribuyendo injustamente: pese a ser una de las economías de la Unión Europea con mayor crecimiento, la mayor parte de los incrementos de renta se están quedando en manos de unos pocos".

Los trabajadores no han recuperado el nivel salarial previo a la crisis

Esa "injusta distribución" de la riqueza en España ha llevado a que, en la actualidad, el 1% de la población más rica concentra una cuarta parte de la riqueza (25,1%), casi lo mismo que el 70% de la población (32,1%).

Ampliando el foco, el análisis de la organización no gubernamental subraya que el 10% más rico de la población española concentra ya más de la mitad de la riqueza total (53,8%), más que el otro 90% restante.

En cuanto a los salarios, los más bajos en España se redujeron un 15% entre 2008 y 2016, mientras que los sueldos más altos crecieron un 15,2% durante ese mismo período.

Así, el estudio de Oxfam Intermón refleja que, mientras que la remuneración de los trabajadores no ha recuperado todavía los niveles de 2009, los beneficios empresariales ya lo consiguieron dos años antes y se situaron, en el segundo trimestre de 2017, un 8,3% por encima de lo registrado en el primer trimestre de 2009.

Esto significa, continúa la ONG, que desde el primer trimestre de 2012 la productividad por hora trabajada ha crecido diez veces más que el salario promedio por hora trabajada.

Casi 30 años de trabajo para cobrar lo mismo que gana un alto ejecutivo en un año

La distribución salarial premia a quienes disfrutan de los salarios más altos, según Oxfam Intermón, que recoge datos de la Agencia Tributaria que muestran que el salario medio del 0,03% de la población con rentas más altas fue de 29,4 veces el salario medio nacional. En 2011, ese sueldo era 25,5 veces más alto.

Esto supone que una persona trabajadora con salario medio en España debería trabajar más de 29 años para lograr el mismo salario que obtienen en un año quienes se sitúan en el tramo más alto. Un trabajador que cobre el salario mínimo necesitaría trabajar 71 años.

Esas diferencias son más dramáticas si cabe dentro de las grandes empresas que integran el Ibex 35, y se han ampliado durante la recuperación económica. Así, mientras que en 2014 un trabajador medio de una empresa del Ibex tenía que trabajar 84 años para igualar el salario anual del primer ejecutivo de esa misma compañía, en 2016 esta cifra se elevó hasta los 112 años. La cifra sube hasta los 207 años si se compara con el salario mínimo promedio de las compañías del Ibex 35.

Así, sólo en el último año, cuatro nuevos multimillonarios españoles entraron a formar parte de la lista de la revista Forbes, que ya incluye 25 multimillonarios españoles entre las mayores fortunas mundiales.

La población española es muy consciente de esas desigualdades, tal y como muestra una encuesta incluida en el informe sobre España. Así, un 73% está de acuerdo en qué la distancia entre ricos y pobres es demasiado grande, y un 68% considera que es imposible o difícil que los ingresos se incrementen cuando se trabaja duro, por lo que un porcentaje similar (67%) aboga por actuar contra la desigualdad de manera urgente o muy urgente.

El sistema tributario contribuye a generar desigualdad

El informe denuncia que el sistema fiscal español también contribuye a generar desigualdad, entre otras razones, porque son los asalariados los que soportan principalmente el sistema tributario.

En concreto, el 83% de la recaudación fiscal en 2016 provino del IVA, el IRPF y otros impuestos pagados fundamentalmente por familias, mientras que el Impuesto de Sociedades aportó el 12% de la recaudación total, diez puntos menos que en 2007.

La organización indica que el sistema fiscal español es uno de los sistemas con peor capacidad de redistribuir de la Unión Europea, situándose el cuarto por la cola, después de Bulgaria, Letonia y Lituania, y muy lejos del promedio europeo. En España, los impuestos y transferencias reducen la desigualdad del mercado en un 30%, mientras que el promedio de la Unión Europea se sitúa en el 40%.

En términos globales, la capacidad de los impuestos para reducir la desigualdad de la renta bruta disponible de los hogares se sitúa en un 2,97%. El IRPF es el único impuesto que aparece como reductor de las desigualdades (en torno al 8%), mientras que el resto de impuestos supone un incremento de las desigualdades de un 5%.

"Esta injusta situación se debe al peso de los impuestos indirectos, que castigan desproporcionadamente a los más pobres frente a los ricos, los cuales tienen capacidad de ahorro y cuyo consumo es, en términos proporcionales, menor", subraya Oxfam Intermón.

Peor para las mujeres

La desigualdad golpea especialmente a las mujeressiete de cada diez personas con los salarios más bajos son mujeres, según el informe.

"Son las mujeres las que ocupan la mayor parte de los empleos a tiempo parcial (en torno al 75% según la EPA del tercer trimestre de 2017), las que tienen vidas laborales más cortas (trabajan menos tiempo que los hombres por dedicarse en mayor medida a tareas de cuidados y por tener mayores niveles de temporalidad en el empleo), y son las que se concentran en los sectores con menor valor añadido y con menor reconocimiento social y, por tanto, con salarios más bajos", explica el informe.

Los datos revelan que las mujeres son el 73,9% de la población trabajadora que recibe los salarios más bajos, mientras que sólo representan el 34,5% de las personas trabajadoras que reciben los salarios más altos. "A medida que ascendemos en la escala salarial, nos encontramos con menos mujeres", concluye.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente