Anterior Egipto debate un proyecto de ley que criminaliza por primera vez la homosexualidad en el país Siguiente Los restos mortales de José Manuel Maza serán repatriados previsiblemente este lunes Arriba Ir arriba
Estados Unidos afirma en la ONU que Corea del Norte está "implorando una guerra"

EE.UU. quiere sanciones más duras contra Corea del Norte en la ONU pese a las reticencias de China y Rusia

  • El Consejo de Seguridad analiza de urgencia el ensayo de una bomba H

  • Washington avisa de que Kim Jong-un está "implorando una guerra"

  • Propondrá un nuevo borrador de sanciones para votarlo en una semana

  • China y Rusia abogan por el diálogo para desactivar la tensión en la zona

|

El Consejo de Seguridad de Naciones Unidas ha vuelto a reflejar este lunes las diferencias existentes en la comunidad internacional a la hora de afrontar los ensayos nucleares de Corea del Norte: mientras Estados Unidos avisaba de que el régimen de Kim Jong-un está "implorando una guerra" y reclamaba sanciones más duras para frenarle, China y Rusia pedían mantener la "cabeza fría" y, aunque han condenado la deriva norcoreana, apostaban por el diálogo para desactivar la tensión en la península.

En cualquier caso, la sensación de alarma ha sido palpable en la reunión de urgencia convocada en Nueva York para abordar la última prueba nuclear de Pyongyang, tal como ha expresado el secretario general adjunto de la ONU para Asuntos Políticos, Jeffrey Feltman, que ha calificado de "peligrosa provocación" el ensayo este domingo de lo que el régimen norcoreano ha asegurado que fue una bomba termonuclear o de hidrógeno, su sexta prueba nuclear y la más potente hasta ahora.

El representante de la ONU ha argumentado al comienzo de la reunión que el ensayo atómico es "profundamente desestabilizador para la seguridad regional e internacional", por lo que ha reclamado una "respuesta completa" de la comunidad internacional para evitar que las pruebas armamentísticas norcoreanas.

Corea del Norte asegura que ha probado "con éxito" una bomba de hidrógeno

Estados Unidos reclama sanciones más fuertes

La embajadora de Estados Unidos, Nikki Haley, ha recogido inmediatamente el guante y ha advertido de que "ha llegado el momento" de "agotar todas las vías diplomáticas" con Corea del Norte, que a su juicio, está "implorando una guerra". Así, ha abogado por imponer "rápidamente" las sanciones "lo más fuerte posibles" al régimen de Pyongyang, de forma que Washington distribuirá un borrador de resolución con nuevas sanciones para que se vote el próximo lunes.

Aunque no ha precisado los detalles de la propuesta, la embajadora ha urgido a cerrar las negociaciones previas durante los próximos días, señalando que hay informes que apuntan a que el régimen de Pyongyang tiene intención de efectuar en las próximas horas un nuevo ensayo balístico.

La posibilidad de que se aprueben nuevas sanciones ya había sido evocada por varios embajadores antes de la reunión. En principio, Estados Unidos cuenta con el respaldo de Francia y de Reino Unido, ambos miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU, así como de Japón, que actualmente es uno de los doce miembros no permanentes; su embajador, Koro Bessho, también se ha inclinado por impulsar una "resolución fuerte" que se apruebe "muy rápidamente".

La comunidad internacional pide más sanciones contra Corea del Norte tras el nuevo ensayo nuclear

Washington ya no quiere dialogar

En cualquier caso, la representante estadounidense ha dado por finiquitada, como ya hizo el presidente Donald Trump hace unos días, la posibilidad de un diálogo con Pyongyang. De hecho, Haley ha criticado los 24 años de "medidas a medias y conversaciones fallidas" entre Naciones Unidas y el país asiático, ya que ha argumentado que, "a pesar de nuestros esfuerzos, el programa nuclear norcoreano está más avanzado y es más peligroso que nunca".

La guerra es algo que Estados Unidos nunca desea. Pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada

Así, Haley ha señalado que "esta crisis va más allá de las Naciones Unidas" y ha recalcado que Washington considerará a los países que hagan negocios con Corea del Norte como entes que "prestan ayuda a las temerarias y peligrosas intenciones nucleares" de Pyongyang, tal como ya había avanzado el propio Trump.

La embajadora ha llegado a decir que Corea del Norte "está abofeteando en la cara" a la comunidad internacional, que ha reclamado desde hace años al régimen de Pyongyang que cese en las pruebas nucleares y balísticas que inició en 2006. "La guerra es algo que Estados Unidos nunca desea. No la queremos ahora. Pero la paciencia de nuestro país no es ilimitada", ha avisado.

La condena internacional a la prueba nuclear de Corea del Norte ha sido unánime

China y Rusia reclaman calma

Sin embargo, China y Rusia, que este domingo coincidían en condenar el ensayo norcoreano, han vuelto a mostrar sus reticencias a alimentar el enfrentamiento con nuevas sanciones, si bien no han precisado su postura definitiva. El embajador ruso, Vassily Nebenzia, ha mencionado “la necesidad urgente de mantener la cabeza fría y contenerse de cualquier acción que pueda elevar las tensiones".

China, el principal aliado del régimen norcoreano y su mejor socio comerical -recibe el 90% de sus exportaciones-, ha reprendido a Pyongyang, exigiendo que "detenga sus acciones incorrectas, que deterioran la situación y no casan con sus propios intereses ni con un retorno a la vía de resolver el conflicto mediante el diálogo", tal como lo ha calificado el embajador chino ante la ONU, Liu Jieyi.

Sin embargo, el representante de Pekín ha pedido al resto de países del Consejo de Seguridad que "consideren seriamente" la propuesta para supender el programa armamentístico norcoreano, por un lado, y las maniobras que Corea del Sur lleva a cabo junto a Estados Unidos en la península de Corea, por otro, con el objetivo de desactivar las tensiones en la región.

Más contenidos de Noticias

anterior siguiente