Enlaces accesibilidad

Elecciones en Holanda | Análisis

La debacle socialdemócrata y otras tres claves del resultado electoral en Holanda

  • Expertos consultados por RTVE.es destacan la derrota histórica de los laboristas
  • Conservadores y democristianos han adoptado parte del discurso de Wilders
  • Un líder joven y movilización, fórmula ganadora para Los Verdes
  • Especial: Elecciones en Holanda

Por
Cabinas de votación en La Haya, durante las elecciones en Holanda
Cabinas de votación en La Haya, durante las elecciones en Holanda AFP PHOTO / JOHN THYS

Las cancillerías europeas respiran más tranquilas tras las elecciones en Holanda. De París a Berlín, de Madrid a Bruselas, los primeros ministros y jefes de Estado han saludado el triunfo de Mark Rutte como el de la Europa moderada frente al "populismo" y a la extrema derecha. Pero, según expertos consultados por RTVE.es, de la jornada electoral cabe extraer otras conclusiones.

1. Holanda gira a la derecha

Rutte ha impedido que el xenófobo Geert Wilders se convierta en el candidato más votado, pero a costa de asimilar parte de su discurso. Así lo entienden Walter Jansen, experto en Educación e Innovación de la Universidad de Maastricht, y analista de la realidad política de su país; y Carme Colomina, investigadora asociada del Barcelona Center for International Affairs (CIDOB).

Rutte ha adoptado la retórica populista sobre la inmigración y la Unión Europea en su propio programa

"Holanda se ha movido hacia un gobierno más conservador. Rutte ha adoptado la retórica populista sobre la inmigración y la Unión Europea en su propio programa", asegura Jansen, en conversación telefónica con RTVE.es

Colomina destaca que una de las fuerzas que más ha subido es la democracia cristiana (CDA), "con un discurso más duro en inmigración, y euroescéptico".

A pesar de no haber cumplido su objetivo, la larga sombra de Wilders seguirá proyectándose sobre la política holandesa. "No lo veo moderándose, no es el típico líder de la extrema derecha que busca una pátina de respetabilidad, como Marine Le Pen. Su misión es seguir influyendo en las políticas", advierte Colomina.

El líder xenófobo holandés Geert Wilders habla ante la prensa en La Haya durante la noche electoral

El líder xenófobo holandés Geert Wilders habla ante la prensa en La Haya durante la noche electoral AFP PHOTO / ANP / Remko de Waal

2. Derrota histórica de la socialdemocracia

El partido más perjudicado por los electores ha sido el laborista (PvdA), que ha perdido nada menos que 29 escaños, que se han ido en parte a los ecologistas y al partido DENK. Se trata de una derrota histórica y sin precedentes.

Jansen apunta dos razones. En primer lugar, muchos votantes que en 2012 eligieron al PvdA para que no gobernara el VVD se sintieron traicionados por su entrada en la "Gran Coalición" con los conservadores. Por otro lado, durante estos cuatros años el gobierno de Rutte ha puesto en marcha recortes presupuestarios contrarios al programa social de los laboristas.

Para Colomina, la debacle del partido de la rosa holandés es una señal de alarma para sus partidos hermanos en Europa. "Es una crisis de la socialdemocracia en general. Tienen por delante un trabajo de redefinición".

La investigadora del CIDOB recuerda que actualmente las figuras holandesas más destacadas en las instituciones europeas provienen del PvdA, como el presidente del Eurogrupo, Jeroen Dijsselbloem y el vicepresidente de la Comisión Europea, Hans Timmermans.

Ambos podrían tener que abandonar sus puestos y la posición de los socialdemócratas, que no presiden ya ninguna de las principales instituciones comunitarias, se vería aún más debilitada.

El líder de Los Verdes holandeses, Jesse Klaver, en un mitin en Amsterdam

El líder de Los Verdes holandeses, Jesse Klaver, en un mitin en Amsterdam REUTERS/Francois Lenoir

3. El éxito de Los Verdes y de la política de movilización

Un líder joven y carismático (Jesse Klaver); una campaña basada en la movilización, con activismo en redes sociales y grupos de base; y un programa con amplias medidas sociales y no sólo medioambientales. Esta ha sido la fórmula de éxito para Groenlink (Los Verdes), que casi han triplicado su representación y se ha convertido en la primera fuerza de la izquierda, absorbiendo buena parte del voto joven socialdemócrata.

Jansen destaca que Los Verdes ya no son la fuerza contestataria de los años 60 del pasado siglo, se han moderado y no se cierran a pactar con otros partidos, aunque sus diferencias con Rutte parecen insalvables.

"Veremos qué ocurre, si el nuevo gobierno es transversal y qué papel juegan Los Verdes, porque la legislatura es muy larga", subraya por su parte Carme Coromina.

4. Fragmentación identitaria

El Parlamento holandés salido de estas elecciones será muy diverso: 13 partidos, de los 28 que se presentaban, han obtenido representación.

Junto a los diputados de las grandes formaciones tradicionales se sentarán los animalistas, cristianos, calvinistas, los jubilados y los tres miembros de DENK ("Piensa"), un partido creado por exdiputados laboristas de origen turco, y que ha robado al PvdA una parte de su tradicional voto inmigrante.

"Es un fenómeno muy holandés", asegura Walter Jansen, quien no ve un "castigo" a los partidos tradicionales en esta dispersión del voto, salvo en el caso del PvdA.

Para Colomina, en cambio, el escenario apunta a una fragmentación sobre bases identitarias, ya sea por motivos religiosos, de origen étnico o de intereses particulares. Una tendencia que podría reflejarse en otros países europeos.

Las respuestas políticas se van fracturando, más allá del eje derecha-izquierda

"Las respuestas políticas se van fracturando, más allá del eje derecha-izquierda", explica la experta del CIDOB.

Queda por ver cuáles de estas tendencias tienen su reflejo en Europa y en las elecciones que están a la vista en el continente: las de Francia en abril las de Alemania en septiembre.

Noticias

anterior siguiente