Enlaces accesibilidad

Cumbre de Versalles

Los cuatro grandes de la UE apuestan por renacer tras el 'Brexit' en una unión "de varias velocidades"

  • Francia, Alemania, Italia y España tratan en Versalles el futuro de la UE
  • El acto precede a la conmemoración del 60 aniversario del Tratado de Roma
  • Los mandatarios han coincidido en la necesidad de "varias velocidades"
  • Las prioridades: política migratoria, seguridad y economía

Por
Los 'cuatro grandes' de la UE defienden una Europa unida pero a varias velocidades

"Debemos ser capaces de vivir con solo 27 estados miembros, después del Brexit", ha afirmado categórico este lunes el presidente francés, François Hollande, en Versalles, París. Allí se han reunido los jefes de gobierno de Francia, Alemania, España e Italia en una cumbre informal que tiene como objetivo impulsar el proyecto europeo. La cita precede a los actos conmemorativos del 60 aniversario del Tratado de Roma, que marca el nacimiento de la UE.

En una rueda de prensa antes del comienzo de la cumbre, Hollande, la canciller alemana Ángela Merkel, el presidente español Mariano Rajoy y el primer ministro italiano Paolo Gentiloni han coincidido en la viabilidad del "proyecto europeo", que pasa por reconocer la "necesidad de una Unión de varias velocidades". Merkel ha subrayado: "Tenemos que tener el valor de aceptar que algunos países puedan ir a diferente velocidad".

La cita busca analizar el futuro de la Unión Europea tras la salida del Reino Unido, días antes del Consejo Europeo de los próximos 9 y 10 de marzo y de la cumbre extraordinaria que el día 25 celebrará en la capital italiana el 60 aniversario del Tratado de Roma, que dio origen a la Europa común.

Los otros dos retos a abordar que los líderes reunidos han señalado son la política migratoria, en el marco de la crisis de los refugiados y la seguridad, interior y exterior, así como el terrorismo, en el marco de los cambios que puedan producirse en la OTAN. Los convocados también han señalado el peligro de los "nacionalismos desintegradores" que agitan el seno del viejo continente.

Merkel y Hollande apuestan por la UE de "varias velocidades" para el futuro post-Brexit

Libre circulación, estado del bienestar e inmigración

Del encuentro de este lunes no saldrá una declaración conjunta porque, según fuentes oficiales francesas mencionadas por Efe, se quiere evitar la sensación de que una minoría de integrantes del bloque comunitario impone un camino al resto.

No obstante, de los cinco escenarios propuestos por la Comisión Europea en su Libro Blanco sobre el futuro europeo, estos cuatro países, los más poblados de la UE, se decantan en principio por el de una Europa a varias velocidades que permita avanzar a aquellos que quieran mayor colaboración en ciertos ámbitos prioritarios. Merkel ha apostado por el "libre comercio" una UE que sea "un actor firme frente a otros actores".

El italiano Gentiloni ha desaconsejado "un exceso de soberanía" y ha hecho hincapié en la necesidad de "no renunciar a la libre circulación de personas" en el territorio de la Unión. El vínculo de esta fuerza de trabajo es la base de la apuesta por "más y mejor integración", ha afirmado Mariano Rajoy, así como del "crecimiento, empleo, pensiones y sanidad", como elementos del bienestar en uno de los "mejores lugares para vivir", ha defendido el mandatario español.

Inmigración y seguridad

"No creo en los miedos a la inmigración", ha apuntado Paolo Gentiloni. "El problema es la regulación que debe hacerse de modo conjunto", ha añadido. En este sentido, Rajoy ha reivindicado las acciones "en origen", y Hollande ha recordado la necesidad de "cooperar con África en políticas de desarrollo".

La seguridad, interior y exterior, ha sido otra de las procupaciones mencionadas por los cuatro líderes. Un asunto que queda estrechamente vinculado a la política migratoria en las fronteras exteriores, y la estrategia frente al terrorismo en el interior. Merkel ha recordado las obligaciones en materia de "Defensa" por parte de los miembros de la Unión.

En la misma línea, Gentiloni ha apostado por una "Defensa común", y ha afirmado:"Europa no es una fuente de problemas, sino de soluciones".

Hollande: "Unidad no significa uniformidad"

En definitiva, los cuatro líderes han subrayado con claridad la necesidad de respetar "diferentes velocidades". Merkel ha insistido en que "hay países que deben poder avanzar más rápido".

Para la mandataria, "se debe proteger la diversidad regional, que debe ser además nuestra fuerza". Hollande también ha sido claro en este sentido: "Unidad no significa uniformidad".

No obstante, el jefe de Gobierno francés ha indicado que sí hay que contar con la "unidad monetaria" y la "armonización fiscal"".

Antes de dar comienzo a las reuniones, los cuatro mandatarios han sido unánimes en la confianza en el proyecto europeo: "Vamos a seguir avanzando en la construcción de la UE", ha insistido Merkel, "una historia de éxito", en palabras del presidente Mariano Rajoy.

Noticias

anterior siguiente