Enlaces accesibilidad

Moscovici niega que el euro vaya a colapsar: "Decepcionaremos a quienes nos ven muertos"

  • El comisario europeo: El euro no colapsará "ni en 18 meses, ni en 10 años o 20"
  • Dijsselbloem advierte de peligros internos y externos para la eurozona
  • El Eurogrupo pide que Grecia y su acreedores intensifiquen las negociaciones

Por
El comisario de Asuntos Económicos de la UE, Pierre Moscovici
El comisario de Asuntos Económicos de la UE, Pierre Moscovici. EFE Yannis Kolesidis

El comisario de Asuntos Económicos y Monetarios, Pierre Moscivici, ha negado este jueves que el euro vaya a colapsar "ni en 18 meses, ni en 10 años o  20" y ha asegurado que los países de la moneda única decepcionarán a aquellos que piensan que el euro desaparecerá en un futuro.

"Decepcionaremos a aquellos que nos ven ya muertos" ha declarado Moscovici  a su llegada a la reunión de ministros de Economía y Finanzas de la zona euro (Eurogrupo), donde ha recurrido a las palabras de Mark Twain para justificar su reacción: "'Las noticias sobre mi muerte han sido enormemente exageradas'", ha manifestado

El socialdemócrata francés ha sido preguntado por las declaraciones a la BBC de Ted Malloch, conocido como el embajador de Donald Trump en la UE, quien dijo que el euro "podría colapsar" en 18 meses.

Moscovici ha defendido que la moneda única es un "importante factor de unidad" y que es necesario fortalecer, completar y profundizar la zona euro, una cuestión que abordará el Ejecutivo comunitario en el Libro Blanco que elaborará con motivo del 60 aniversario del Tratado de Roma.

"Quedarse a solas" puede ser una oportunidad

Por su parte, el presidente del Eurogrupo y ministro de finanzas neerlandés, Jeroen Dijsselbloem, ha comenzado la rueda de prensa posterior al encuentro de ministros resumiendo las amenazas internas y externas que se ciernen sobre la economía europea.

"Nos enfrentamos a un periodo de inestabilidadad política" en el interior y en el exterior ha dicho Dijsselbloem, en referencia a las próximas elecciones en Holanda, Francia y Alemania, en el primer caso; y al Brexit y la nueva política económica de Trump en EE.UU., en el segundo.  

Ante esta última amenaza. el presidente del Eurogrupo ha considerado a su llegada a Bruselas que "quedarse a solas" puede ser una oportunidad para la Unión Europea. "Me he hecho a la idea de que en los próximos años estaremos a solas, quizás esto es lo que necesita Europa para trabajar mejor, ser mejor y más productiva, para resolver sus problemas, en defensa, en su equilibrio económico", ha dicho Dijsselbloem.

En la misma línea, Moscovici ha explicado que el "complicado contexto geoestratégico" actual "incita a tener una Europa más unida a 27, capaz de resolver sus grandes desafíos, en seguridad, protección, inmigración, y también unidos a nivel de la eurozona".

Sin acuerdo sobre Grecia

En cuanto a la segunda revisión del cumplimiento por parte de Grecia de las condiciones asociadas a su tercer rescate, los países de la eurozona han urgido al país heleno, a sus acreedores europeos (CE, Banco Central Europeo y Mecanismo Europeo de Estabilidad) y al Fondo Monetario Internacional (FMI) a intensificar las negociaciones

"Las instituciones y las autoridades griegas mantienen una discusión constructiva para resolver los temas pendientes. Les hemos animado a acelerar esto, de modo que la misión vuelva rápido a Atenas y se llegue a un acuerdo a nivel técnico", ha explicado Dijsselbloem en rueda de prensa.

"Grecia no ha tenido un papel muy importante en la reunión del Eurogrupo de hoy", ha explicado el ministro de Finanzas griego, Euclid Tsakalotos, que ha señalado que los líderes económicos de la zona euro han coincidio en que el crecimiento de Grecia es mayor de lo esperado, "contra las predicciones en negativo para 2016". "Dada esta recuperación, todos hemos coincidido en que es importante que lleguemos a un acuerdo sobre la segunda revisión", ha explicado Tsakalotos a su salida de la reunión. 

La conclusión de la segunda revisión sigue en suspenso por la falta de acuerdo entra Atenas y las instituciones sobre las reformas en el mercado laboral y energético, así como sobre la trayectoria fiscal para el país a partir de 2018 y el mecanismo de contingencia que sería necesario en caso de que el país se desvíe de la misma.

Esto dificulta también que el FMI decida si participa o no en el rescate, una presencia reclamada con insistencia por socios importantes, como Alemania, y con la que sigue contando la UE. "El FMI quiere un paquete de reformas creíble, una trayectoria fiscal factible y económicamente viable y una deuda sostenible", ha sintetizado Dijsselbloem.

Noticias

anterior siguiente