Enlaces accesibilidad

Tsipras asegura que habrá una reestructuración de la deuda de Grecia en noviembre

  • Advierte de que, hasta entonces, el Grexit seguirá encima de la mesa
  • Sin el acuerdo del 13 de julio los depósitos habrían desaparecido
  • "Sin mayoría parlamentaria, me veré obligado a convocar elecciones"

Por
El primer ministro griego, Alexis Tsipras, durante una entrevista radiofónica
El primer ministro griego, Alexis Tsipras. EFE ORESTIS PANAGIOTOU

El primer ministro griego, Alexis Tsipras, ha defendido el acuerdo alcanzado con los socios del euro para negociar el tercer tercer rescate al país -si bien no reconoce la propiedad del programa- porque la alternativa hubiera sido la quiebra inmediata del país y ha asegurado que Grecia tendrá una reestructuración de la deuda en noviembre, algo que había convertido desde el principio en una de sus principales demandas.

"Lo que es crucial es que tenemos un compromiso para el alivio de la deuda, que tendrá lugar después de la primera revisión del programa, en noviembre", ha afirmado Tsipras en una entrevista concedida este miércoles a la emisora de radio Sto Kokkino, próxima a Syriza.

En ella, el primer ministro heleno ha advertido de que la salida de Grecia del euro -objetivo por lo que, asegura, aún presionan algunos sectores conservadores europeos- seguirá encima de la mesa hasta que no se firme el rescate y haya un acuerdo sobre la deuda.

En este sentido, la directora gerente del Fondo Monetario Internacional (FMI), Christine Lagarde, ha calificado la deuda griega de "insostenible" y ha añadido que "para que cualquier programa funcione debería tener lugar una significativa reestructuración". Lagarde ha señalado que con una deuda que "podría llegar al 200%, con el historial del país es inevitable que haya cierta reestructuración".

Tsipras defiende su actuación durante las negociaciones

Por otra parte, el primer ministro de Grecia ha defendido su actuación durante las negociaciones porque "por primera vez hubo un Gobierno griego que plantó cara". "No tengo remordimientos por lo ocurrido en los últimos cinco meses. El daño económico producido es reversible", ha asegurado.

Sobre la convocatoria del referéndum, Tsipras ha insistido en que tenía como objetivo "conseguir un mejor acuerdo para el país" y fortalecer la posición del Ejecutivo, pero en ningún caso "la salida de Grecia del euro".

Tras la convocatoria de la consulta, y el rechazo de los ministros de Finanzas de la eurozona de no conceder a Grecia la prórroga del rescate por unas semanas, el Gobierno griego se vio obligado a cerrar sus bancos e imponer controles de capital el 28 de junio. Los bancos reabrieron la semana pasada, pero el corralito no ha acabado.

Sin el acuerdo del 13 de julio se habrían perdido los depósitos

Sobre las negociaciones, Tsipras ha afirmado que al comienzo (hace seis meses) los acreedores solo estaban dispuestos a desembolsar el dinero del segundo rescate que quedaba pendiente. Sobre todo "los países del norte", quienes "no querían dar ni un solo euro fresco" a los "vagos" griegos.

"Las tesis en el Eurogrupo eran que Grecia debía cumplir el programa anterior, el de (Andonis) Samarás", con una serie de compromisos, que son "exactamente los mismos" que ahora, solo que con la diferencia de que el dinero disponible era de unos 12.000 millones de euros para un total de cinco meses, ha asegurado Tsipras. "Ahora hemos pasado a 86.000 millones para tres años", ha recordado.

El primer ministro griego ha asegurado que el acuerdo del pasado 13 de julio es una "victoria pírrica" para la eurozona y una "gran victoria moral" para Grecia que va a compañado de un "doloroso" compromiso económico.

Eso sí, Tsipras ha reconocido que sin el pacto los bancos habrían colapsado en 48 horas. "Si hubiera hecho lo que me pedía mi corazón durante esa negociación de 17 horas y hubiera dejado las conversaciones" se habría producido una serie de acontecimientos que hubieran llevado a la pérdida de todos los depósitos bancarios, ha destacado en la entrevista.

Habrá elecciones anticipadas si no recupera la mayoría parlamentaria

Además, el primer ministro griego ha reconocido que se verá obligado a convocar elecciones anticipadas si no recupera la mayoría parlamentaria perdida en las dos últimas votaciones en el Parlamento, en las que se aprobaron las primeras reformas exigidas por los acreedores para empezar a negociar el tercer rescate.

"Si no tenemos una mayoría parlamentaria, estaremos obligados a celebrar elecciones", ha señalado Tsipras antes de asegurar que aún tiene la esperanza de convencer a los diputados de su formación -más de una treintenaque entonces no respaldaron las medidas de que apoyen las futuras reformas que tendrán que ser aprobadas en el Parlamento.

Además, Tsipras ha calificado como "cortos de mente" a los que creen que se puede hacer "la revolución con el asalto al Palacio de Invierno". "Los compromisos son también una parte de la táctica revolucionaria", ha añadido.

El líder de Syriza, quien ha reconocido que la formación no está unida, ha señalado que espera que a comienzos de septiembre se celebre un congreso extraordinario en el que se defina cuál va a ser el programa y cuáles los pasos a seguir. Eso sí, entre sus ideas no está la de convertir a Syriza en un partido socialdemócrata.

Noticias

anterior siguiente